Cádiz

Los vecinos del centro celebran la resurrección del hospital San Rafael

  • Pascual abre sus Urgencias gratis, aún con pocos pacientes pero con la centralita casi al borde del colapso

  • La plantilla cree que es la Junta la que crea "miedo y confusión"

Comentarios 3

"Ya se sabe cómo somos los gaditanos. Hasta que no veamos que esto se convierte en algo normal no terminaremos de creérnoslo". Así de expectantes recibían los vecinos del entorno del hospital de San Rafael de Cádiz la puesta en marcha de la iniciativa de José Manuel Pascual de empezar ayer a atender gratis a los pacientes que necesiten sus Urgencias.

"Dimos botes de alegría cuando lo vimos en el Diario y es lo que necesita el barrio". Cristina Suárez, de la cafetería Casa Selu, a pocos metros de la puerta de Urgencias, confesaba ayer que no detectaba aún un movimiento de pacientes más allá de lo normal. "Es pronto y la gente aún no se atreve".

El centro ha reforzado su personal para hacer frente a los nuevos pacientes que lleguen

En esta misma línea se expresaba ayer también Reyes, que ayer regentaba la ventanilla de admisión de Urgencias. "Aquí la Junta es la única que está creando miedo y confusión entre los gaditanos". Y es que Reyes es la responsable de atender también el teléfono de las Urgencias, "y no paro de contestar a personas que preguntan que cómo es eso de las urgencias gratuitas y si es a partir de alguna hora en concreto". "Ahora me estoy acordando de los que dicen que aquí estamos de brazos cruzados", decía ayer Reyes algo ofuscada.

Desde que la Junta le firmó el último concierto al empresario gaditano, ha sido más que evidente la merma en sus plantillas. Tanto, que se calcula que ahora conviven en San Rafael más o menos la mitad de trabajadores que en época de bonanza. A este respecto, la Dirección de San Rafael confirmó ayer que ha reforzado su plantilla a la espera de ver cómo va todo.

Cayetano Moya y María Dolores García venden sus cupones de la ONCE a muy pocos metros de la entrada a las Urgencias del hospital de Pascual de Cádiz, y ayer decían que aún era "un día como otro cualquiera", pero que tenían muchas esperanzas de que la resurrección de San Rafael signifique también el resurgir del barrio. "Esto está muerto. Si no, que se lo digan a los bares de la zona y a los taxistas. Sólo ha sobrevivido el Ducal y poco más". Recuerdan Cayetano y María Dolores, que "antes del palo de la Junta, era normal ver por la zona a muchos familiares de los enfermos que salían del hospital a darse su vueltecilla. Ya compraban su numerito, se tomaban su cafelito o se leían su Diario. Ahora nada de nada". Y preguntados por si su clientela demuestra estar confusa, los cuponeros del lugar hablan de que "es muy fuerte que la Seguridad Social diga ahora que venir aquí puede ser peligroso cuando el peligro está en pasar horas y horas en las salas de Urgencias del Puerta del Mar esperando a que alguien te atienda".

Cierto es que ayer martes, el primer día de la puesta en marcha de esta iniciativa del empresario gaditano, los pacientes sin seguro privado eran aún pocos, "pero el primer día hacer números es aún poco orientativo", según la Dirección del centro.

"Parece que los vecinos están esperando a ver quién da el primer paso. Realmente la gente no se atreve, no vaya a ser que le llegue luego un facturón, pero el boca a boca pondrá pronto las cosas en su sitio y quedará claro que el barrio vuelve a tener un hospital cerca", así lo comentaban en la farmacia de la calle Solano.

Ayer era el rumor del entorno del Falla y así lo contaba Carmen Bragado, nacida en el Mora y residente en la calle Encarnación. "Estoy encantada con la idea, pero aún me quedan dudas. A ver, ¿si me mandan algún medicamento puedo pasarle la receta a la Seguridad Social?". "Lo que sí sé es que como le pase algo a alguien de mi familia, ya estoy yo aquí plantada", comentaba una señora que iba con Carmen, que recordaba que una nieta tuvo una vez un accidente "y me vine para San Rafael, mi hospital, y me llamaron de Vargas Ponce para preguntarme que por qué había tirado para San Rafael y no para la Seguridad Social. No lo dudé: "Este es el hospital de mi barrio y así quiero que siga siendo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios