Carril bici

Hosteleros y vecinos del Paseo Marítimo se quejan de desinformación a una semana del inicio de las obras

  • Horeca tiene el compromiso verbal del Ayuntamiento de que no se reducirán las terrazas

  • El martes se reúne con la Junta para que le explique el calendario de los trabajos

Una de las terrazas con tarima añadidas en el Paseo Marítimo. Una de las terrazas con tarima añadidas en el Paseo Marítimo.

Una de las terrazas con tarima añadidas en el Paseo Marítimo. / Kiki (Cádiz)

Comentarios 3

Vecinos y hosteleros del tramo del Paseo Marítimo comprendido entre el hotel Playa Victoria y Cortadura viven con preocupación el inminente inicio de las obras del nuevo carril bici. En su mayoría coinciden en señalar que el proyecto, a largo plazo, será bueno, pero lamentan la improvisación y, sobre todo, la desinformación que tanto Junta de Andalucía como Ayuntamiento le están ofreciendo para afrontar los cambios, que serán muchos e importantes.

Vayamos por partes. La preocupación de los hosteleros es no perder mesas en sus terrazas. Tras el anuncio de que esa zona se convertiría en semipeatonal, muchos pensaron que podrían ganar unos centímetros vitales para sus negocios. Ese optimismo se tornó en preocupación cuando tuvieron conocimiento que las exigencias legales en torno a los pasos de peatones haría que muchos incluso perdieran parte de la ocupación de sus terrazas. Hay que tener en cuenta que el nuevo Paseo Marítimo estará a un mismo nivel, y que desde la balaustrada hasta las fachadas de los edificios debe haber sitio para el paso de vehículos de los vecinos, para paseo, para el carril bici y también para las terrazas de los locales.

Los hosteleros pedirán a la Junta que las obras paren durante el mes de diciembre

El pasado martes, Antonio de María, como presidente de Horeca, mantuvo una reunión con Martín Vila, concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Cádiz, y técnicos municipales, en la que, al menos, consiguió un compromiso verbal de que los hosteleros podrán mantener prácticamente el mismo espacio, gracias a que podrán acceder a esos 50 centímetros más que demandaban. De María ha recordado a este diario que habían solicitado ese aumento de medio metro “porque al hacerse una plataforma única queda un espacio claro y los viandantes podrán pasear por una zona mayor”. Indicó también que están satisfechos “con el mal menor”, porque “en principio pensamos que íbamos a disponer de más espacio al nivelarse el paseo y hacerse peatonal, y luego nos dijeron que íbamos a perderlo. Así que al menos nos quedamos como estamos”.

El próximo martes está previsto que Horeca mantenga un encuentro con responsables de la Junta de Andalucía para que les expliquen el calendario de las obras. “Les habíamos solicitado que cesaran las obras en el mes de diciembre, donde hay mucho movimiento con las comidas de empresas. Pero no sabemos si será posible”.

No todos los hosteleros están tan satisfechos como el presidente de la patronal. Para varios de ellos, que prefieren hablar con este diario sin que su nombre salga a la palestra, “a la larga será bueno, pero el primer año va a ser una auténtica ruina”, dice uno de ellos. “El Ayuntamiento no nos ha dicho nada de manera oficial, todo ha sido de palabra, así que hasta que no veamos cómo van los trabajos verdaderamente no sabremos cuánto espacio perdemos en nuestras terrazas”.

Otro hostelero consultado por este medio afirma que los pasos de peatones no tienen por qué ser un problema. “No tienen por qué ser tan anchos, con que cumplan el mínimo legal exigido está bien. Además hay que tener en cuenta que ahora los viandantes van a poder tener más espacio para recorrer el paseo. Sólo en las zonas en las que hay negocios de hostelería se van a encontrar con las terrazas”. También comentaba este empresario que el mes de diciembre puede ser complicado si no se paran las obras. “Es un mes de mucho trabajo y si está todo levantado puede ahuyentar clientes. Y no está la cosa como para perder muchos clientes”.

Un tercer hostelero reclama que se instale una zona naranja en la avenida para los vecinos o una zona azul, “porque se van a perder aparcamientos en el Paseo Marítimo, y si la gente tiene dificultades para estacionar sus vehículos se nota en los negocios”.

Los hosteleros de esta zona del Paseo Marítimo llevan tiempo reclamando al Ayuntamiento mejoras, tanto en la iluminación como en la oferta lúdica para poder reactivar el volúmen de sus negocios.

Los vecinos

Pero el carril bici no sólo afecta a los empresarios. Hay miles de vecinos afectados en ese tramo del Paseo Marítimo que lamentan la desinformación que están sufriendo. Uno de ellos, residente en los Delfines, comentaba que “las obras empiezan la semana que viene y no sabemos si vamos a poder pasar a nuestros garajes, si los residentes que no tienen garaje van a poder llevar su vehículo hasta su puerta para, por ejemplo, descargar la compra, o acercar a una persona con movilidad reducida. Nadie nos dice nada, parece que como aquí no tenemos una asociación de vecinos potente no contamos”.

Los vecinos consideran que ya es hora de que las administraciones les expliquen el sentido de las calles y cómo se va a ordenar todo el tráfico. “Somos partidarios de que las obras van a ser buenas, pero a la larga, porque a día de hoy todavía quedan muchas cosas en el aire”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios