Cádiz

La capital 'alumbra' ya menos bebés que El Puerto y casi los mismos que Chiclana

  • El crecimiento vegetativo de Cádiz sigue en caída libre con sólo tres nacimientos al día durante el año pasado · La brecha negativa entre natalicios y defunciones fue la mayor del último quinquenio

Comentarios 25

7,6%

La capital envejece. No es nada nuevo, lo hace año tras año, pero los surcos de su vejez son cada vez más profundos. Cada vez son más los tajos mortales y menos las nuevas vidas que regeneran su población. El año pasado fueron 1.109 los niños que nacieron y se empadronaron en la ciudad, y 1.282 los fallecimientos. El saldo es de 173 gaditanos menos, sin contar el éxodo de aquellos vecinos que trasladan su lugar de residencia a otras localidades de la Bahía, de la provincia o del exterior.

Esta brecha es la más pronunciada del último lustro y deja como consecuencia el peor crecimiento vegetativo en este periodo. En otros años, la diferencia entre nacimientos y defunciones no superaba el centenar y sólo en 2005 se alcanzó un desnivel similar, con 168 muertos más.

Es un hito negativo que obedece en esta ocasión a una doble causa: el aumento de los decesos en un 6,5% y la bajada de los alumbramientos en un 3%. Anteriormente, el movimiento natural de la población había estado marcado sólo por uno de los dos factores o por la confluencia de ambos pero de forma más leve. Pero en el año 2007, Cádiz estuvo a punto de descender por debajo de la barrera psicológica de los 1.100 recién nacidos, lo que ha tenido ya una primera consecuencia con un efecto más psicológico que estadístico: El Puerto registra ya más nacimientos que la capital. Fueron 1.176, lo que convirtió a esta localidad en la cuarta de la provincia con más natalicios por detrás de Jerez (2.706), Algeciras (1.537) y San Fernando (1.264), según el Instituto de Estadística de Andalucía.

Pero, además, Chiclana, un municipio con casi 75.000 habitantes -50.000 menos que Cádiz-, estuvo a punto de igualar el censo de bebés de la capital con 1.081 inscritos en el Registro Civil. Y es que, aunque parezca increíble, sólo nacen en la ciudad gaditana 3,3 niños al día, lo que equivale a uno por cada 116 habitantes. Es una de las ratios más bajas de la provincia, donde el promedio es de uno por cada 83 ciudadanos.

La repercusión de este fenómeno es la paulatina pérdida de peso de la capital. Los nacimientos de Cádiz únicamente representan el 7,6% de los que se contabilizan en el conjunto de la provincia. Es un porcentaje inusitado e impropio de una ciudad cabecera provincial y, sobre todo, una antítesis de la mayoría de capitales, marcadas precisamente por la absorción y concentración de población procedente de las zonas rurales.

No obstante, hay que subrayar que la capital no fue la única donde se redujo el volumen de natalicios en 2007. En el conjunto de la provincia llegaron al mundo 14.498 niños, un 1,6% menos que el año anterior, y se despidieron 8.382, prácticamente el mismo número que en 2006. Pero a diferencia de la capital, el crecimiento vegetativo fue muy positivo, con 6.116 nuevos habitantes.

En este impulso poblacional destacó Chiclana, que por segundo año consecutivo superó el millar de recién nacidos y sólo tuvo que lamentar 228 muertes. El saldo es, por lo tanto, abrumador, 853 altas, y refleja la prosperidad de la que gozó en 2007.

También fue sobresaliente la evolución de El Puerto, donde los alumbramientos se dispararon un 12% y rozaron los 1.200. Los fallecimientos, en cambio, se estabilizaron en la centena de los 400, de modo que, al igual que Chiclana, el balance fue muy positivo (756).

Jerez, San Fernando o Algeciras, los tres municipios con más natalicios de la provincia, tuvieron un movimiento natural de su población similar al de 2006. Finalmente, Puerto Real y Rota, las otras dos localidades que completan la Bahía, destacaron no tanto por su aportación absoluta al crecimiento de la provincia sino por su buen comportamiento poblacional. En Rota hubo más del doble de nacimientos que de muertes (360 frente a 150) y en la villa puertorrealeña, los bebés quintuplicaron a los decesos, ya que solamente hubo 21 fallecidos y los recién nacidos llegaron a 112.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios