Cádiz Un cambio que no gusta ni a peatones ni a conductores

  • El Ayuntamiento anuncia que se intensificarán los controles de tráfico en la plaza de Argüelles

  • Vecinos y comerciantes se quejan del peligro y de la nula efectividad de la peatonalización

Un coche circula por la plaza tras saltarse la señal de prohibido. Un coche circula por la plaza tras saltarse la señal de prohibido.

Un coche circula por la plaza tras saltarse la señal de prohibido. / Julio González

Comentarios 12

Quizá sea casualidad, quién sabe. Pero solo un día después de que se hicieran públicas las quejas de la AMPA del colegio José Celestino Mutis sobre la inseguridad vial en Argüelles, dos policías locales se apostaban en este lugar para evitar el paso de los vehículos hacia la plaza de España.

Los agentes vigilaban a los turismos para indicarles el desvío obligatorio hacia la calle Conde O’Reilly e incluso multaron a una furgoneta que estaba mal aparcada. No obstante, desde el Ayuntamiento señalan que este tipo de controles no son extraordinarios y que se van a intensificar en los próximos días. Además, anuncian que “se va a colocar en el acceso a la plaza una cámara que ya salió a licitación”.

Desde el Consistorio recuerdan que sólo se ha autorizado el paso de autobuses discrecionales y los de la concesión municipal del bus turístico City Sightseeing y que se trata de una medida provisional que viene motivada por las obras de la banda de rodadura del Campo del Sur, (que se están ejecutando actualmente), que impiden circunvalar el casco histórico si no es por Argüelles.

No obstante, parece que esta prohibición al resto del tráfico no se tiene en cuenta si no hay una sanción de por medio. Así al menos es la percepción de los comerciantes y vecinos de la zona. Uno de ellos comentaba que “la gente pasa como quiere, no se respetan las señales”. Por ello cree que sería una buena idea la implantación de una cámara porque “es imposible tener a un policía todo el día para vigilar”. Aún así, cree que el tráfico sí ha disminuido, pero no tanto como sería previsible en una zona peatonal.

El Consistorio instalará una cámara de vigilancia en el acceso a la plaza

Candi Benítez, que reside en una calle próxima a Argüelles, piensa que la peatonalización no tenía mucho sentido porque en esta parte de la ciudad “apenas hay negocios, pero ya que se ha hecho, al menos que se respete”. Denuncia que la nueva situación de la plaza hace que los peatones se confíen porque “no piensas que va a venir ningún coche, pero de repente se te aparece uno sin que te des cuenta”. Un problema que se agrava con la salida de los niños de los colegios próximos porque no hay paso de cebra ni ningún lugar seguro para cruzar.

La madre de un alumno del CEIP Celestino Mutis también incide en este aspecto porque subraya que el tráfico “nos afecta a todos, pero especialmente a los pequeños cuando llega la hora de entrada o salida del cole. Los coches que pasan suelen ir a bastante velocidad y sin mirar, creando situaciones de inseguridad... Ya hemos tenido algún que otro susto”. Por eso espera que la obra de peatonalización “sirva para algo, porque vaya pena de dinero que hemos pagado”.

Candi Benítez prosigue diciendo que ve cada día como coches y motocicletas acceden a la plaza de España sin respetar la señal de prohibido, y aunque reconoce que la plaza “ha quedado bien, en general no tiene mucha vida”.Otra comerciante de Argüelles es más tajante. Para ella la obra “no ha servido para nada. Ha quedado muy bonita pero al barrio lo ha dejado más aislado”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios