análisis político

Un buen matrimonio sólo de puertas afuera

  • Ganar Cádiz justifica sus posicionamientos en contra de Podemos en que "la coherencia da credibilidad"

  • En el partido del alcalde, sin embargo, se aparenta normalidad pero se ve con recelo al compañero de viaje

Eva Tubío y Martín Vila se hacen una foto el día que José María González fue investido como alcalde. Eva Tubío y Martín Vila se hacen una foto el día que José María González fue investido como alcalde.

Eva Tubío y Martín Vila se hacen una foto el día que José María González fue investido como alcalde. / joaquín pino

"La coherencia da la credibilidad". Tal vez esta frase resuma la actuación de Ganar Cádiz en los últimos días, cuando puso en entredicho la actuación de la concejalía de Servicios Sociales, en manos de Podemos, en un tema tan importante como el Plan de Zona. Y lo puso en entredicho de manera pública, lo que escuece aún más.

Este es el momento más tenso que se vive entre estos compañeros de viaje desde que se unieron tras las elecciones de 2015. La confluencia de entonces, la búsqueda de una única lista electoral para aquellas elecciones, no fue posible porque Podemos confiaba tanto en su propia marca, aunque fuera a través de Por Cádiz sí se Puede, que decidieron ir en solitario.

Sin embargo desde la misma noche electoral los dos concejales de Ganar Cádiz estaban entregados a la causa para entrar en un gobierno que se veía tan cerca y tan lejos, pendiente de que los socialistas deshojaran la margarita y decidieran abstenerse y darle la Alcaldía a Teófila Martínez, o votar a favor de José María González. Hicieron lo segundo y la entrada al Gobierno se hizo con una gran normalidad pero con cierta maestría en Ganar Cádiz a la hora de jugar sus cartas. Con el partido del alcalde tan necesitado de votos para sacar adelante sus decisiones, vinieron numerosas concesiones menos una: la de servicios sociales.

De aquel día inolvidable para las dos formaciones, con los dos concejales de Ganar Cádiz haciéndose un selfie en el balcón del Ayuntamiento, hoy dista mucho. Entonces sólo conocían la cara de la política. Ahora, también su lado oscuro.

"Siempre hemos considerado la labor del gobierno municipal como algo transversal, más allá de las concejalías que tenga cada grupo. Y por eso ante decisiones equivocadas nos hemos pronunciado". Así lo afirman fuentes de Ganar Cádiz, que consideran desproporcionada toda la polémica que ha ocupado esta semana y que ha acabado con la participación, también pública, que es lo que duele, de entidades sociales y sindicatos en favor o en contra de los protagonistas de esta historia.

"En estos tres años de gobierno han existido discrepancias políticas en temas como el de las barbacoas, la medalla a la Virgen o los chiringuitos y la necesidad de preservar nuestros recursos naturales. En Servicios Sociales también hemos dado nuestra opinión, pero siempre desde la lealtad", se insiste.

Sin embargo, tal y como ha ido creciendo la pelota, parece que en esta ocasión se ha traspasado, para algunos, la lógica de la discusión. Sobre todo, porque ha sido, insistimos, pública.

"En el caso del Plan de Zona en ningún momento salimos en contra de la concejala de Servicios Sociales (Ana Fernández), sino en defensa de los trabajadores, que se habían quedado en la calle y que necesitaban de un compromiso personal por nuestra parte". Se destaca desde Ganar Cádiz que "hace dos años avisamos de los problemas en el Plan de Zona y de la necesidad de adoptar unas decisiones políticas que iban unidas a unos plazos administrativos. Pero el tiempo ha pasado y llegado el momento no teníamos la certeza sobre el futuro de los trabajadores. Y por eso actuamos, porque ser parte del gobierno no es comulgar con rueda de molinos".

La cuestión es este problema de gestión ha acabado por convertirse en un problema político, dando visibilidad en divergencias internas que no parecen muy lógicas de airear a escasos meses de las elecciones locales. Este análisis, evidentemente, se rechaza desde Ganar Cádiz, que insiste: "Aquellos que tratan de envolver esta cuestión en un tema personal de Eva Tubío (contra Ana Fernández) es que tratan de eludir un debate político de fondo".

Desde Podemos públicamente se aparenta normalidad por una situación que definen más propia de los nuevos partidos, por lo que los golpes los reciben con cierto estoicismo. De puertas para adentro la situación es muy distinta. En las filas de los socios mayoritarios siempre ha habido gente que ha recelado mucho de sus compañeros de viaje y ahora están teniendo la excusa perfecta para plantearse el futuro. Estos mismos creen que electoralmente les supone más una rémora que una suma de cara a las municipales.

Hay quien maneja datos de que Podemos podría crecer electoralmente a base de canibalizar a sus propios compañeros de gobierno, que generalmente han sido unos desahuciados en las encuestas y, al final, siempre han sacado la cabeza.

En un momento en el que todo el mundo se intenta posicionar con vistas a lo que viene a mayo y donde el termómetro de lo paranoico se eleva más de lo normal, incluso no ha gustado nada que los concejales de Ganar Cádiz se hayan reunido con el PSOE y, especialmente, con su portavoz municipal, Fran González. Esto socava la estrategia que se está siguiendo desde Podemos para tratar de poner en el centro de todas las críticas a los socialistas. Nada más hay que ver lo que sucedió esta semana cuando tras un recurso desestimado presentado por una Subdelegación el Gobierno dirigida por el Partido Popular, el que se llevó gran parte de las críticas fue el PSOE.

El encuentro se produjo en Diputación y finalmente fue un secreto a voces. Primero porque a unos les interesó que se supiera y a los otros les venía bien extender la idea de que estos ya no son "uno de los nuestros", siguiendo el título de la excelente película de Martin Scorsese.

Con respecto a los encuentros que ha tenido Ganar Cádiz con el PSOE señalan que "somos una fuerza autónoma que entendemos la política como un medio para hacer cosas. En temas relacionados con nuestras delegaciones, necesitamos el apoyo de una tercera pata, que es el PSOE. En la última reunión que mantuvimos hablamos sobre diversas cuestiones y desde Podemos sabían de ello y nos gustaría que hubieran estado también".

Queda por saber si tanta marejada va a afectar a la 'confluencia' y a la presencia de una única lista electoral de Podemos-Ganar Cádiz de cara a los comicios locales del próximo año.

Desde Ganar Cádiz se pone en evidencia que fue el pasado julio cuando trasladaron a Podemos la necesidad de sentarse para definir este espacio común de la izquierda social y política de la ciudad "evitando lo que nos pasó en 2015 cuando hubo votantes molestos por la separación que decidieron no votarnos. Debemos plantearnos la unidad no por tacticismo sino por estrategia".

Pendiente de la llamada de Podemos, la mesa de diálogo sigue abierta. No obstante, Ganar Cádiz ya ha comenzado el proceso de redacción del programa electoral para 2019, teniendo en cuenta su carácter asambleario y la participación de muchos colectivos ciudadanos; a la vez también se analiza la futura candidatura. "Los votantes de la izquierda no entenderían que hubiera dos candidaturas diferentes otra vez".

De momento, hace tan solo unas horas salió una foto de Jerez donde se había llegado a un acuerdo entre Podemos e Izquierda Unida para ir juntos a las elecciones. En Cádiz todavía queda camino por recorrer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios