Coronavirus en Cádiz

La atención a las personas más vulnerables se adapta en Cádiz al coronavirus

  • Las restricciones decretadas por el estado de alarma no evita que se siga prestando la ayuda a domicilio o se siga atendiendo a las personas sin hogar

Una persona traslada a otra en una silla de ruedas. Una persona traslada a otra en una silla de ruedas.

Una persona traslada a otra en una silla de ruedas. / Julio González

La expansión del coronavirus está provocando una importante alteración de la vida de los ciudadanos de una forma que antes del decreto del estado de alarma no se podía imaginar. Calles casi vacías, negocios cerrados, confinamiento en los hogares excepto para realizar actividades de primera necesidad… Un mundo muy diferente al que conocíamos y del que no sabemos cuándo podremos escapar de él.

Si en condiciones normales uno ve alterada su rutina, el cambio es mucho más drástico para los colectivos más vulnerables, aquellos que necesitan de la ayuda de otras personas para poder mantener en pie su día a día. Las personas sin hogar o las personas con movilidad reducida que necesitan una atención domiciliaria se han visto afectadas por la restricción de movimientos, reduciéndose en parte los cuidados que reciben. A pesar de esto, son muchas las entidades que han conseguido adaptar sus labores para que estas personas, a pesar del confinamiento, no queden desatendidas. 

Antes de decretarse el estado de alarma para frenar la propagación del Covid-19, la entidad Calor en la Noche, perteneciente a la obra social de La Salle Cádiz, estaba acostumbrada a trabajar con las personas sin hogar para ofrecerles ayuda y comida. Lo hacía tanto en plena calle con su salida semanal nocturna como en su sede, en donde a diario dispensaban el desayuno a este colectivo. Sin embargo, ha tenido que redefinir sus actividades tras quedar paralizadas por la restricción de movimientos en las calles. Su presidenta, María de la Palma Mení, explica que "nosotros cerramos las puertas del local el sábado 14 de marzo y ya el día anterior decidimos no salir a la calle al ver cómo se estaba poniendo la cosa". 

Esto ha obligado al colectivo lasaliano a cesar en su actividad, ya que "en el local puede haber unas 50 personas a la vez entre voluntarios y usuarios. De lunes a viernes, los voluntarios que tenemos son personas de avanzada edad. El que menos puede tener 65 años, por lo que forman parte del colectivo más vulnerable. Veíamos que era algo irresponsable que siguiera abierto el local al haber tantas personas". 

Sin embargo, Calor en la Noche se ha adaptado a esta situación, por lo que no ha dejado de prestar su ayuda a las personas sin hogar. Para ello, está aportando toda la materia prima para los desayunos que se están dando a las personas sin hogar en el albergue provisional que ha montado el Ayuntamiento de Cádiz, en colaboración con la Armada, en el Centro Náutico Elcano. "Les proporcionamos el pan diariamente y todo lo que conlleva el desayuno, como la mantequilla, la leche o el café. De esta forma, se sigue dando el desayuno, aunque en vez de en nuestro local, se les da en Elcano, aunque sin nuestros voluntarios", apunta Mení, que añade que el desayuno está siendo ofrecido por el personal que está trabajando en el Centro Náutico.

A pesar de esto, esta asociación no está parada, por lo que está a disposición del Ayuntamiento para cualquier necesidad, moviéndose los integrantes de esta entidad para conseguir cualquier elemento que falte en el Centro Náutico Elcano. Con todo, Mení señala que "hasta que no pase todo esto no volveremos a lo de siempre, por lo que seguiremos colaborando con el Consistorio. En aquello que nos pidan, allí estaremos". Aun así, la presidenta de Calor en la Noche alerta sobre la situación que se puede producir una vez que se levante el estado de alarma: "Esto va a dejar bastante mella. En las primeras semanas de apertura de los comedores podemos tener alguna sorpresa". 

Otra entidad que ha tenido que readaptar su actividad dentro de la crisis por el coronavirus ha sido Cruz Roja, que ha alterado todos los frentes de atención social que tiene abiertos. Para ello, ha puesto en marcha un plan especial para atender las necesidades de las personas más vulnerables en relación a los efectos provocados por el Covid-19. Bajo el nombre de Cruz Roja Responde, engloba una serie de acciones que abarca diferentes ámbitos de actuación. Los deportistas Rafa Nadal y Pau Gasol están sirviendo de imagen para recaudar fondos para la lucha contra esta enfermedad.

Dentro de las acciones que ha desarrollado Cruz Roja en la provincia de Cádiz, ya se han realizado llamadas telefónicas a más de 8.800 personas vulnerables que forman parte de la base de datos de esta ONG para informarles sobre el Covid-19, explicarles la necesidad de quedarse en casa, indicarles las medidas de seguridad e higiene que deben tomar para evitar su contagio y conocer sus necesidades durante esta crisis. 

Así, la entidad ya ha cubierto 565 demandas de productos de primera necesidad, especialmente personas con la movilidad reducida. Incluso, en algunas localidades como Chiclana, algunos voluntarios están ayudando a estas personas bajándoles la basura. Para ello, la premisa que ha marcado Cruz Roja como medida de seguridad es no prestar ayuda doméstica dentro de los domicilios, evitando así una posible propagación del coronavirus. 

La organización también está mediando con supermercados y establecimientos para que realicen los servicios de entrega a domicilio a estas personas con movilidad reducida. De hecho, Cruz Roja está informando a sus usuarios de los lugares en donde pueden comprar los productos que necesiten y median para poder conseguirlos. Un asunto que sí dejan claro desde esta entidad es que "no se está recogiendo dinero en los domicilios para realizar la compra".

Varias personas sin hogar entran en el Centro Náutico Elcano bajo la atenta mirada de la Policía Naval. Varias personas sin hogar entran en el Centro Náutico Elcano bajo la atenta mirada de la Policía Naval.

Varias personas sin hogar entran en el Centro Náutico Elcano bajo la atenta mirada de la Policía Naval. / Lourdes de Vicente

En cuanto a la atención a las personas sin hogar, en ciudades como Cádiz y Algeciras se están manteniendo las salidas para atender a las personas que están en la calle con la entrega de productos de primera necesidad y alimentos, mientras que en Jerez la atención se está realizando en la sede de Cruz Roja. Asimismo, se ha colaborado con ayuntamientos como los de Cádiz, San Fernando y Jerez con la entrega de camas y kits de higiene para los albergues que se han habilitado. Además, se sigue trabajando con los consistorios en la coordinación de muchas demandas de primera necesidad que se derivan a Cruz Roja. 

Por su parte, el Equipo de Respuesta Inmediata en Emergencias (ERIE), especializado en atención psicosocial, está realizando llamadas a personas que necesitan este tipo de refuerzo, así como está prestando apoyo al personal de Cruz Roja y voluntarios tras "unas semanas de mucho esfuerzo y presión". 

Por último, está colgando píldoras informativas en las redes sociales con consejos sencillos para sobrellevar el confinamiento por el coronavirus. Además, Cruz Roja Juventud está ofreciendo también en sus redes sociales vídeos con talleres de cocina, manualidades, cuentacuentos, baile, deportes o danza, entre otras actividades. 

La Asociación Albergue Hogar Despertares está prestando su ayuda de manera independiente a las personas que se encuentran en el Centro Náutico Elcano. Carlos Sánchez Grimaldi, su portavoz, relata que ha estado atendiendo peticiones que los sintechos les hacen por teléfono. "Como nos conocen muchísimo, los primeros días hablábamos por teléfono y nos decían que necesitaban de todo. No tenían ni toallas ni cuchillas de afeitar ni ropa interior y la comida era escasa. De hecho, no tenían ni mascarillas, por los que nos pusimos en contacto con el Comando Verde del Río San Pedro y nos han proporcionado 35 mascarillas para ellos". 

Para colaborar, Sánchez Grimaldi cuenta que "hemos cogido ropa de abrigo de nuestra ropería de la calle Cruz y un montón de cosas de aseo. Durante la primera semana hemos llevado prácticamente todo lo que podíamos". Para ello, está recibiendo donaciones de empresas, colectivos y particulares para entregarlas en Elcano. Incluso, hasta el grupo Rescate Animal les ha proporcionado comida y jaulas para perros y gatos que hacen compañía a las personas sin hogar.

El portavoz de este colectivo denuncia que "están desesperados allí. Han metido a gente enferma, toxicómanos o con problemas de alcohol de un tirón en el mismo centro sin tener una organización". 

Aunque Despertares ha dejado de realizar sus salidas semanales para atender a las personas que están en la calle, su portavoz resalta que, "aunque intento cumplir la ley y no salir, sí te puedo decir que en el transcurso de recoger cosas y moverme para Elcano sí he visto que sigue habiendo gente en las calles. Todo el mundo no quiere estar en Elcano por las condiciones, las trifulcas y las peleas".

Otro de los servicios que se ha visto alterado a causa del coronavirus ha sido el de la ayuda a domicilio. Óscar Miraut, delegado sindical de Autonomía Obrera en este servicio, reconoce que "tanto por parte de los usuarios como por parte de los trabajadores de la empresa, se ha vivido inicialmente miedo e incertidumbre". Y es que, según el representante de los trabajadores, "al principio teníamos varios problemas, como la falta de equipos de protección individual y la situación en la que nos podíamos ver si se implantaban unos servicios mínimos". Sin embargo, considera que este asunto "ha quedado más o menos zanjado" al solucionarse tanto la estabilidad de la plantilla durante la crisis como la toma de medidas de seguridad. 

El delegado sindical explica que los turnos y los servicios se han ido ampliando en función de los equipos de protección individual que se han puesto a disposición de la plantilla. Así, pone de ejemplo que "durante el primer turno dispusimos de mascarillas de papel, pero ya en el segundo, que entró el jueves de la pasada semana, tenemos mascarillas de algodón lavables de tres capas". A esto, se suma que cada trabajador dispone de una bata individual para cada domicilio que visita. 

De momento, no se está atendiendo a todos los usuarios de la ayuda a domicilio, por lo que se han establecido unos servicios mínimos y un orden de prioridades. Así, tienen preferencia las personas que no cuentan con una red de apoyo familiar o social. Posteriormente, se ha ido ampliando a los usuarios que cuentan con una red familiar, pero que no pueden ser atendidos por diferentes circunstancias. Así, expone Miraut que "en la primera semana se ha atendido a unos 100 usuarios, que son los más vulnerables. En la segunda semana, ya se ha atendido a unos 180 usuarios, lo que supone en torno a un 30% de los usuarios que continúan en activo". Esto también tiene incidencia en el número de trabajadores que ha formado parte de cada turno, ya que en el primero trabajaron unos 13 empleados y en el segundo ya hubo 27 empleados. 

En cuanto a las tareas que están desarrollado, apunta Miraut que "se está priorizando más la atención a las necesidades básicas de los usuarios, como son la movilización, la preparación de comidas o las compras. La limpieza ha quedado en un segundo plano, aunque se sigue haciendo al compatibilizarse las tareas". Con todo, señala que en los próximos días espera que "se sigan ampliando los servicios" para llegar a más usuarios durante esta crisis. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios