Cádiz

La alcaldesa advierte que la Junta es la que tiene que recular en Aduana

  • Teófila Martínez se muestra dispuesta a sentarse con López Gil pero recuerda que fue la administración autonómica la que le obligó a cambiar el PGOU al querer proteger el edificio.

Comentarios 30

"A nosotros lo de Aduana nos lo impusieron". La alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, lo tiene muy claro. El Plan General de Ordenación Urbana de Cádiz (PGOU) planteaba la desaparición del edificio de Aduanas: "La Junta fue la que nos obligó a cambiarlo porque iba a proteger el edificio", a raíz de una recogida de firmas ciudadanas "y por un informe de unos expertos que de pronto sacó del cajón la entonces delegada provincial de Cultura", en referencia a Yolanda Peinado.

Cabe recordar que el delegado del Gobierno de la Junta en Cádiz, Fernando López Gil, quiere sentarse con el Ayuntamiento de Cádiz para tratar el tema de aduanas y abrír una puerta para la revocación de la protección del edificio.

Teófila Martínez señala que está dispuesta a sentarse lo que sea necesario pero que su postura ha sido la misma desde el principio hasta al final y que la pelota se encuentra en el tejado de la Junta de Andalucía.

Martínez sigue defendiendo la idea de que sería "importantísimo" que se derribara la Aduana y se volviera a la idea del proyecto original realizado por el arquitecto César Portela donde la gran fachada de la zona sería la antigua Estación de 1905.

Una de las primeras medidas puede ser la del derribo de la trasera del edificio, que es un añadido a la construcción original.

Martínez también cree que cuando se lleve a cabo la nueva carretera industrial y se reurbanice toda la zona "se va a pedir a gritos quitar los edificios que se encuentran en la curva" tales, como por ejemplo el del Instituto Social de la Marina.

La Aduana vuelve a entrar en escena precisamente en el momento en el que se ha anunciado la apertura de un mercado gastronómico en la antigua estación de 1905 una vez que se ha adjudicado la explotación del mismo a la empresa Driblo, propiedad de dos empresarios sanluqueños y se espera que pueda estar funcionando en el año 2016.

Teófila Martínez lanzó también una crítica a la Junta "porque esto podía haber pasado en 2007 o 2008 cuando todavía no teníamos el peso de la crisis económica" ya que la petición de la administración autonómica de modificar la línea divisoria entre los sistemas generales con el resto de los terrenos. En este sentido, la alcaldesa recordó que cuando se presentó la misma "la Junta dijo que no y eso ha retrasado mucho la operación de la plaza de Sevilla".

Con la adjudicación y lo que se empieza a vislumbrar de un proyecto muy ambicioso del mercado gastronómico, la alcaldesa considera que ésta es la prueba de que "el Ayuntamiento siempre ha tenido la razón en este tema y sabíamos que en cuanto se empezara a ver que la actuación de las tres administraciones implicadas empezara a salir, la estación vieja iba a ser un espacio muy atractivo".

Teófila Martínez afirma que a la ciudad "le interesa tener una importante oferta de ocio que es de gran envergadura y que está en un sitio de entronque de comunicaciones". Asimismo, cree que va a servir para toda la Bahía porque está en un lugar donde se une la estación de trenes y el tranvía cuando llegue, la estación de autobuses, un aparcamiento subterráneo de más de 200 plazas al lado y el catamarán por mar.

Asimismo, recordó que con la nueva avenida de Astilleros va a haber un paseo muy atractivo que unirá el casco histórico con el barrio de Astilleros, que no tendrá nada que ver con lo que existe en la actualidad.

La alcaldesa reconoció que ahora viene otro esfuerzo mayor porque hay que buscar los recursos económicos para acometer toda la zona ajardinada".

Por último toda la zona va a ser un enclave importante desde el punto de vista de fuerzas de seguridad, según Teófila Martínez, porque coinciden en pocos metros la Guardia Civil, Bomberos y la futurible nueva comisaría provincial de la Policía Nacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios