Cádiz

Una agresión de un celador a otro del Puerta del Mar acaba en condena

  • La sentencia prohíbe la comunicación entre trabajadores durante dos meses

Entrada de Urgencias del Hospital Puerta del Mar. Entrada de Urgencias del Hospital Puerta del Mar.

Entrada de Urgencias del Hospital Puerta del Mar. / Jesús Marín

Comentarios 1

Una disputa entre dos celadores de Urgencias del Hospital Universitario Puerta del Mar ha finalizado con una sentencia del Juzgado de Instrucción número 4 de Cádiz por la que se condena a R. M. B. por un delito leve de lesiones, por el que se le impone una pena de un mes de multa a razón de seis euros diarios, además de una indemnización de 481,02 euros a J. A. G., el celador agredido, en concepto de responsabilidad civil, así como la prohibición de comunicarse durante dos meses por cualquier medio de comunicación verbal, escrito, informático o telemático.

Ésta última parte de la condena obliga al centro hospitalario a tomar medidas, ya que ambos trabajadores comparten lugar de trabajo, aunque cuentan con diferentes turnos, ya que el agredido tiene un turno rotatorio, mientras que el agresor trabaja sólo de noche.

Según se recoge en los hechos probados de la sentencia, a la que ha tenido acceso este medio, el incidente se produjo durante la noche del 7 de junio de 2017. La discusión tuvo lugar en el espacio que disfrutan estos celadores en el Puerta del Mar. Así, se indica que "R. M. B. le recriminó a J. A. G. que no hubiera atendido la petición que él le había realizado antes de subir a la planta en la que se encontraba para pasar a una enferma a la camilla", por lo que le dijo que "era una mala persona y mal compañero".

Ante esto, "la discusión subió de tono y R. dio un golpe en la cara a J. A., separándolo sus compañeros inmediatamente". Un incidente por el que, señala el fallo, "J.A. sufrió lesiones consistentes en contusiones sin que en la exploración de Urgencias se apreciaran restos aparentes".

El agredido ha expresado a este medio que desde que se produjo la agresión "para mí ha sido una odisea", ya que "llevo un año evitándole e incluso escondiéndome". "He tenido que cambiarme de vestuario para no coincidir con esta persona, aunque tarde o temprano te la tienes que cruzar", apunta, a la vez que añade que ha tenido que realizar cambios de turno con los compañeros para no compartir servicio en Urgencias, además de haber estado de baja por esta situación.

Ante lo sucedido, resalta la víctima que ha solicitado un cambio de servicio, pero "no me han hecho ni caso". Por ello, y a partir de la sentencia, que ha sido recurrida por las partes, lo ha pedido sin que sufra perjuicio económico. Una variación que pretende que sea permanente por lo sucedido.

Fuentes del Hospital Puerta del Mar señalaron sobre este caso que están a la espera de que el celador agredido decida si va a ser él o el agresor el que va a cambiar de servicio para cumplir con los dos meses de incomunicación decretados por la sentencia. Un dictamen que el centro "acata" por ese tiempo en concreto, a la espera de lo que se falle tras los recursos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios