Cádiz

Zona Franca capea la crisis y refuerza su expansión con 266 millones de inversión

  • El Plan Estratégico hasta 2015 apuesta por una mayor presencia del Consorcio en todos los grandes polígonos industriales así como en sectores emergentes

El objetivo de la Zona Franca de convertirse en una las patas del desarrollo económico de la provincia se está cumpliendo especialmente ahora, cuando la crisis toca de lleno a sectores como la construcción o la industria que en los últimos años despuntaban como grandes creadores de riqueza y empleo, uniéndose al carro siempre liderado por el turismo y el sector servicios.

Mientras que hay un proceso de reducción e incluso parón en las inversiones públicas y privadas el Consorcio mantiene pisado el acelerador allí donde se ubica e incluso prepara el desembarco con fuerza en nuevas plazas, como es Jerez de la Frontera, con un global que supera los 60 millones de euros.

El Plan de Inversiones 2008-2015, recientemente aprobado, abre la posibilidad de realizar inversiones en el conjunto de la provincia de aproximadamente 266 millones de euros. Será un desembolso productivo, si se ejecuta en su totalidad, pues además de crear riqueza allí donde se destine el dinero también podrá ser recuperado por la propia entidad en su gran mayoría, se calcula que unos 218 millones, ya que gran parte de estas inversiones se destinará a arrendamiento. La previsión es que el 50% de este gastos se realice durante los dos primeros años del plan.

Las actuaciones que ya tiene en marcha la Zona Franca están surtiendo un importante efecto dinamizador en el sector de la construcción, especialmente afectado por la crisis económica.

La ampliación de Harinera Vilafranquina, una de las grandes empresas exportadoras ubicadas en suelo franco, ha atraído como moscas a todas las grandes constructoras españolas, necesitadas como están por cerrar contratos millonarios. Las nuevas instalaciones de la Harinera, con silos y dependencias destinadas a repuestos y taller, va a suponer un inversión de 5.792.680 euros y las obras han sido adjudicadas la UTE formada por Proacon e Ingeniería Geotécnica. Al concurso se presentaron 36 grupos entre los que se encontraban los grandes del sector, como Corsan Corvian, Ferrovial, Tableros y Puentes, FCC, Sacyr, Martín Casillas, entre otros, lo que da a entender lo goloso del contrato y la necesidad de todas las compañías de aumentar su cartera de pedidos.

Si las obras de ampliación de Vilafranquina están a punto de iniciarse, en estado muy avanzada se encuentran las obras en la nueva planta de Caladero.

La firma integrada en el grupo Mercadona levanta en Cádiz uno de sus principales complejos de distribución de pescado a sus cada vez más numerosos centros comerciales. Las dos fases del proyecto, la primera a cargo de Todoriego y la segunda en manos de la UTE Tebycon-Sedesa Obras y Servicios, suponen una inversión global superior a los 10 millones de euros. El proyecto supone una edificación de 8.000 metros cuadrados. La capacidad de producción prevista para esta planta será de 30 Tn/día de cefalópodo; 17 Tn/día de pescado azul y 13 Tn/ día de mejillón y chirlas.

Una tercera gran operación se ejecuta en el parque de Las Salinas, en El Puerto de Santa María, en este caso con 1.638.105 euros en dependencias de Heineken. La inversión se destinará a naves y oficinas sobre una parcela de 10.354 metros cuadrados. La obra la ejecuta EJUCA.

Junto a estas operaciones, el Consorcio trabaja en el diseño de las futuras naves de realojo que completarán la urbanización, próxima al gaditano barrio de Puntales, del terreno que ocuparán también Vilafranquina y Caladero.

En este caso, serán 17 las naves las que se levantarán junto con un edificio de servicios, cuya altura está por definir. Las naves permitirán el paulatino desalojo de las empresas que actualmente están ubicadas en el polígono exterior de la Zona Franca y que se van a ver afectadas por una profunda remodelación de todo este suelo, según un plan diseñado por el Ayuntamiento de Cádiz. Las nuevas naves tendrán una superficie entre 192 y 312 metros cuadrados. La inversión total rondará los 8 millones de euros.

Una quinta operación en la que se encuentra inmerso el Consorcio en la Bahía es la construcción del nuevo estadio Ramón de Carranza, igualmente en colaboración con el Ayuntamiento de la capital. Se ultima la fase del Fondo Norte, con un coste cercano a los 15 millones de euros. La adecuación de los locales para comercios y oficinas le supone a la Zona Franca una inversión de 3,8 millones de euros. La operación incluye también 192 plazas de aparcamientos en dos plantas subterráneas.

Más allá de sus fronteras naturales, el Consorcio refuerza su expansión dentro de su objetivo de ser uno de los puntales de la economía gaditana.

Junto a su presencia en el desarrollo del polígono de Las Salinas en El Puerto, la Zona Franca también impulsa actuaciones en el centro de empresa de El Olivar, en Barbate, con una inversión para naves de cerca de dos millones de euros, así como en San José del Valle y Vejer en lo que se refiere a la Sierra y la Janda; en el Bajo de la Cabezuela, donde la entidad mantiene grandes expectativas de crecimiento, así como en operaciones dentro del propio término urbano de Puerto Real; y en el conjunto del Campo de Gibraltar, tanto en Algeciras como en la zona industrial de Los Barrios y Tahivilla. En la Bahía de Cádiz, junto a la capital, El Puerto y Puerto Real, San Fernando está también en el punto de mira del Consorcio gaditano que quiere entrar en la urbanización del Tiro Janer. Finalmente, se acaba de entrar en Jerez donde, en coordinación con el Ayuntamiento, se proyecta un edificio de usos administrativos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios