Cádiz

Verano infinito con los peques

  • Cultura, naturaleza, arte, historia, deporte y ocio en la guía más práctica para disfrutar en familia

El verano se presenta infinito para los pequeños de la casa. Más allá de las playas, que también las hay perfectas y en abundancia para disfrutar de grandes días en familia, la provincia de Cádiz ofrece cientos de iniciativas que permiten descubrir castillos, joyas de museo, rutas por paisajes naturales, subir al faro más alto de España, practicar todo tipo de deportes, viajar en barco o pasear por las calzadas que pisaron nuestros ancestros los romanos, por citar sólo algún ejemplo.

Planes de todo tipo y que la guía de verano Con los peques recoge a lo largo de las 60 páginas impresas en papel en un formato cómodo y manejable, cuya información tambien está disponible en digital. Lo más novedoso de esta edición es que dispone de contenidos permanentemente actualizados mediante códigos QR que directamente enlazan con la web de Con los peques, que es el resultado deun trabajo de colaboración entre la web www.conlospeques.com y Radio Cádiz-Cadena Ser, y que ha sido maquetada y diseñada por Paolal Martínez Cuevas.

La guía arranca con una serie de consejos útiles ofrecidos por la Policía Nacional y los servicios de emergencia para vivir un verano más seguro en las playas, piscinas y bajo el imbencible sol. Una lista a tener en cuenta antes de tomar las riendas de una guía que te conduce por playas, rutas naturales, museos y monumentos, deportes, cines, gastronomía, tiendas y otros planes y citas, según reza en el índice más viajero del Cádiz en familia, a lo largo y ancho de sus 44 municipios.

El apartado de playas es uno de los más infalibles, pues nunca defrauda tomar posición en la orilla del Atlántico, el mayor parque de la provincia, dice la guía con toda la razón, con 138 kilómetros de finas y doradas arenas. Entre todas propone una de las más extensas y completas, la de la Barrosa, idílica por su espíritu de fusión entre lo urbano y el gran ambiente de la zona de ocio, y lo natural, en el tramo que va hacia la Torre del Puerco. Bolonia es otro de los grandes referentes, por bella, divertida y singular. La corona el imponente conjunto arqueológico de Baelo Claudia, una visita ideal para hacer en familia antes de zambullirse en las aguas cristalinas de este paraíso gaditano.

La Cala del Aceite, entre las calas de Roche, tan coqueta paisajísticamente hablando e ideal para combatir el levante se codea en la guía con la magnífica playa gaditana de La Caleta, la más popular de la ciudad, junto al pintoresco barrio de la Viña. Valdelagrana, en El Puerto, la playa de Regla, en Chipionay la hermosa y concurrida Zahora, en Barbate, se proponen junto a la única playa que no le planta cara al mar, sino a la sierra: la Playa de Arroyomolinos. Un refrescante baño rodeado de chiringuitos y bares.

Y de la arena a la montaña en varias rutas entre las que no falla una de las más familiares, la del Río Majaceite, que une El Bosque y Benamahoma en un fresco recorrido serpenteado de chopos, fresnos y olmos, salpicado incluso con elementos de la antigua arquitectura que ofrecen los restos de molinos. La Punta del Boquerón, a pie de playa, se hace en un cómodo paseo que arranca a final de la playa de Camposoto para observar dos ecosistemas muy diversos: las dunas y marismas. Soprende al final la cercanía de Chiclana y el bello castillo de Sancti Petri, además de la batería de Urrutia, que se encuentra en el camino.

La Garganta de Puerto Oscuro, que sorprende con el nacimiento del río Barbate o restos de actividades tradicionales como ganadería, carbón o panadería, en Alcalá de los Gazules, es otra propuesta junto a la ruta del Cerro del Águila, que permite disfrutar de los tesoros de Doñana, en pleno paraje de la Algaida, en Sanlúcar; el Río de la Miel, cuyo sendero discurre entre restos arqueológicos y paisajes típicos del Parque de los Alcornocales o el Sendero del Tesorillo, situado en el área recreativa de Los Llanos del Campo y la histórica Calzada de Ubrique, cuyo camino se hace fácil, en ligero descenso, entre Benaocaz y Ubrique, son otras de las propuestas.

Entre los monumentos y museos, se oferta como primera parada el Museo de Cádiz, el de los imponentes y famosos sarcófagos fenicios, aparte del del Títere y el Espacio de la Cultura Contemporánea. También es muy curiosa la visita a la Torre Tavira y su cámara oscura, todo esto en la capital, el Museo Arqueológico de Jerez, el Museo de los Relojes, y el Museo de la Miel, en Jerez; el Molino de Agua de El Bosque, de las Mareas del Zaporito (San Fernando) y la Fundación NMAC, un bello parque para el arte contemporáneo por Vejer. El Teatro Romano de Cádiz, Gadir, Baelo Claudia y Carteia, figuran entre los principales y más atractivos yacimientos arqueológicos de la provincia, aparte del didáctico Centro de Interpretación de la Prehistoria de Benalup. Y un paseo que no falla es el que recorre nuestro sistema defensivo, como el Casillo de San Romualdo, de Sancti-Petri, Santa Catalina y San Sebastián (en Cádiz), Olvera, de Santiago en Sanlúcar, San Marcos de El Puerto o de Guzmán el Bueno de Tarifa. Un extenso paisaje cultural que se completa en el encanto de los municipios denominados pueblos blancos.

En el plano de la acción son múltiples los deportes que se pueden practicar en familia como ir en bici y caminar por la Ruta de la Vía Verde, Los Toruños o el sendero Salina Dolores. Para los más intrépidos la provincia dispone varios circuitos de karting y para los navengantes, las escuelas de vela, natación, kayak o surf, entre otros muchos deportes. Todo un derroche de sensaciones que se intensifican con todas las agendas de actos y actividades de todos los muncipios y que van desde mercadillos artesanales, actividades en las playas, cine en familia, conciertos para niños y todo lo que podamos imaginar. De todo en una provincia infinita impresa en la guía Con los peques, a la que se puede acceder en puntos de información turística y en establecimientos patrocinadores y hoteleros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios