Cádiz

Valcárcel cumple un mes de su nueva vida

  • Los ocupantes celebran hoy 30 días tras su reapertura · El trabajo se centra en el adecentamiento y la programac

Comentarios 13

 El pasado 18 de junio un grupo de ciudadanos tomó el antiguo colegio Valcárcel ante el asombro de muchas personas y el apoyo de otras tantas. El movimiento ciudadano surgido del 15-M, y que en Cádiz tomó forma con la acampada en la plaza del Palillero, orquestaba una acción que dos días después daría sus frutos tras trabajar en la limpieza y habilitación de los espacios. 

Fue el lunes 20 cuando el viejo edificio, al que el abandono le ha pasado factura, abría de nuevo sus puertas. "Valcárcel recuperado para el pueblo" rezaba el cartel colgado en la fachada. Una reapertura que daba un golpe en un momento de indefinición política, con la salida del PSOE de Diputación en favor del PP y con la propietaria Zaragoza Urbana como mera espectadora. 

Hoy se cumple un mes de su nueva vida y la ilusión no ha decaído en este grupo tan diverso. Esta tarde celebrarán una merienda a partir de las 18:30 horas para conmemorar lo que para ellos fue "un día grande". 

Treinta días en los que han dotado de alma a su "casa del pueblo". Durante este tiempo, han organizado talleres sobre flamenco, yoga, creación artística o reciclaje. La idea es, como comentan desde la organización, que "la gente vaya haciendo propuestas de talleres y que vayan siendo itinerantes. Vamos dándole su sitio y lo único que pedimos es que sea sin ánimo de lucro. No hay nada fijo establecido, ni lo va a haber". Por su parte, en las zonas comunes se están estableciendo como zonas fijas un aula de estudios o una biblioteca. 

Además, otras iniciativas como las actuaciones carnavalescas o el llamado Cine Caleta Returns están atrayendo al público. De hecho, esta noche, a las 22:30, proyectan Dentro del laberinto. "Está viniendo mucha gente a ver las películas y está teniendo mucha aceptación. Nos sorprendió mucho cuando pusimos Gremlins 2, una de las últimas películas que se vieron en el Cine Caleta. Es un recuerdo que ha quedado en el barrio", cuentan. 

Una oferta de actividades que, para este movimiento, cuenta con "espectáculos culturales buenos y gratuitos. Como ya ha dicho un periodista, estamos dando la mejor programación cultural de Cádiz". 

En cuanto a los trabajos que se están realizando en el antiguo hospicio, actualmente siguen adecentando la planta baja. En estos momentos, aseguran desde el grupo de Logística, "estamos limpiando el gimnasio y hoy -por ayer- empezaremos a pintarlo. Cuando terminemos, empezaremos a trabajar en la limpieza de la primera planta". Unas obras en las que están siguiendo, según ellos mismos afirman, los consejos de "técnicos restauradores para conservar un edificio catalogado como BIC (Bien de Interés Cultural)". 

Un tema que siempre está presente es qué pasará si la propietaria o Diputación toman la decisión de desocupar el edificio. "Cuando nos citen, hablaremos. No hemos recibido nada de nadie y seguimos trabajando a lo nuestro, haciendo un trabajo que ellos deberían haber hecho antes", dicen. 

A pesar de cerca de una década de dejadez y abandono, el vínculo que tiene Valcárcel con su barrio parece no haber desaparecido, tal como indican con orgullo. "La gente de La Viña está muy contenta y con mucha ilusión. Cada vez viene más gente a verlo, sabiendo que el edificio estaba dejado de la mano de Dios. Las habladurías se van cayendo y los vecinos se están dando cuenta de lo que estamos haciendo", explican. 

Un vínculo, el del antiguo colegio, que es "muy fuerte" para aquellos que estudiaron entre sus paredes. "Aquí ha venido gente que se ha marchado llorando y dándonos las gracias por los que estamos haciendo. Muchos antiguos alumnos entran sólo para ver y recordar cuando estaban aquí", finalizan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios