Cádiz

De la Fuente deja en el aire su restitución al frente de Cádiz 2000

  • El ex presidente de la sociedad municipal asegura que está "en buenas manos" con Martínez de Pinillos, su actual presidente, pero que si se diera el caso retomaría su actividad

El ex presidente de Cádiz 2000, Álvaro de la Fuente, en un Pleno del Ayuntamiento. El ex presidente de Cádiz 2000, Álvaro de la Fuente, en un Pleno del Ayuntamiento.

El ex presidente de Cádiz 2000, Álvaro de la Fuente, en un Pleno del Ayuntamiento. / lourdes de vicente

Comentarios 3

El dictamen del Tribunal de Cuentas que ha archivado la denuncia presentada por el PP contra Álvaro de la Fuente ha supuesto un balón de oxígeno para el ex presidente de la sociedad municipal Cádiz 2000 por su actuación al frente del proceso de municipalización de los servicios de playa. Puesto en entredicho por la oposición al aprobar la Junta General de esta entidad el inicio de acciones judiciales de reclamación patrimonial, el edil de Medio Ambiente dejó ayer en el aire la posibilidad de volver a este cargo. No fue tajante en este asunto, aunque sí defendió de forma clara su gestión en la internalización del socorrismo, la limpieza de la arena y el mantenimiento de los módulos: "Si se diera ese caso de que volviera a estar al frente del Consejo de Administración, lo retomaría por donde lo dejó mi compañero -por Adrián Martínez de Pinillos, el actual presidente- y seguiríamos trabajando por el buen funcionamiento de los servicios que tiene encomendados la sociedad, que son los servicios de playas y la gestión del Palacio de Congresos".

De fondo está la situación provocada por la aprobación de la puesta en marcha de la acción de responsabilidad social contra De la Fuente, de la que el propio afectado dijo que se ha realizado "injustamente" y que, tras la resolución del Tribunal de Cuentas, "ya ha caído por su propio peso", aunque para ello "tendrá que tomarse una decisión por parte del Consejo y de la Junta General". Aun así, no le dio demasiada importancia a este asunto al defender "el buen trabajo desarrollado" por Martínez de Pinillos al frente de Cádiz 2000, que ha permitido "una Semana Santa con los servicios en orden y todo a punto". Por ello, dio mayor relevancia a las "ideas a llevar a cabo" al frente de Cádiz 2000 que a la persona que la dirija. "La sociedad municipal está, afortunadamente, en buenas manos y el servicio se está pudiendo dar con éxito", sentenció.

Con todo, la rueda de prensa que De la Fuente ofreció ayer le sirvió para salir al ataque tras las continuas acusaciones que ha recibido por parte del PP sobre las supuestas irregularidades que había cometido en la dirección del proceso de municipalización desde el pasado verano. Así, señaló que en la denuncia "de manera flagrante se falsea la realidad", por lo que defendió, a partir de lo que dice el dictamen, que "no es cierto que se tomen decisiones a espaldas" del Consejo de Administración, así como que el Tribunal de Cuentas "no aprecia ningún tipo de responsabilidad contable", lo que finalmente provocó su salida al frente de Cádiz 2000 tras acordarse el inicio de acciones judiciales.

De la Fuente criticó el "comportamiento desleal" de los consejeros del PP en Cádiz 2000 por torpedear la internalización de los servicios al intentar que "las playas este año no funcionen", por lo que anunció que están estudiando "las consecuencias que pudieran tener este actuar constante contrario a los intereses de la empresa". Un comportamiento del que declaró que lo están haciendo "aun representando esto un riesgo y un perjuicio para la empresa" al posicionarse en contra de las decisiones necesarias para la puesta en marcha de los servicios de playa.

El ex presidente de la sociedad municipal que ha asumido los servicios de playas se congratuló por que el PP "ha fracasado" en el intento de frenar la municipalización. De hecho, remarcó que la actuación de los populares "produjo una paralización que afortunadamente no ha tenido consecuencias en la ejecución del servicio". Un fracaso que también subrayó que se ha producido tras una actuación "de una forma tan increíblemente dañina" dirigida a causar "daños personales".

Con todo, aunque de una forma velada, no se olvidó del PSOE -aunque no lo citó expresamente- al asegurar que al "ponerse de perfil -los socialistas se abstuvieron a la propuesta del PP para iniciar acciones judiciales en la Junta General de Cádiz 2000-" provocó su destitución.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios