Retrasos en el pago de la ayuda municipal al alquiler en Cádiz “Tranquila mamá, no me rendiré”

Denuncia en el pleno de Cádiz por el impago del ayuda del alquiler

“Le acompañamos en el duelo por el fallecimiento de su madre, señor Pedemonte. Corregiremos con la máxima celeridad la anormalidad que le ha tocado”. Con estas palabras despedía el alcalde de Cádiz, José María González ‘Kichi’ al gaditano de 47 Fernando Pedemonte Saavedra, después de intervenir en el turno de palabra de los ciudadanos a pocos minutos de finalizar el Pleno municipal que tuvo lugar el viernes pasado.

Podría haberse liado a gritos como hizo la joven Nazaret en una concentración que protagonizó junto a varios miembros de la asociación Las Desamparadas. Pero prefirió ponerse ante las cámaras de Onda Cádiz y, tras finalizar el largo pleno, tomó la palabra para contar su historia.

Al igual que Nazaret, el Ayuntamiento le ingresó el último mes de la ayuda al alquiler a finales del pasado verano.

Fernando y su hermano, ambos con discapacidad, viven con 175 euros y comida de Cruz Roja

Fernando Pedemonte acabó con una promesa destinada a su madre:“Tranquila mamá, no me rendiré”. Su es bien distinta a la de Nazaret, pero tiene también como telón de fondo que el Ayuntamiento lleva ya varios meses sin ingresarle las ayudas con las que poder pagar la mensualidad.

Fernando Pedemonte, a sus 47 años, vivía con su madre y su hermano, con un alto nivel de discapacidad, hasta que, a principios de diciembre, su madre falleció.

Fernando Pedemonte Saavedra. Fernando Pedemonte Saavedra.

Fernando Pedemonte Saavedra. / D.C. (Cádiz)

En su casa entraba la pensión de su madre y la de su hermano. Entre los dos ingresos sumaban unos mil euros. Pero su madre falleció hace un par de meses y, con ella, se fueron sus ingresos. A día de hoy viven con poco menos de 400 euros y tienen que pagar de alquiler 225 euros.

Cuando el Ayuntamiento les ingresa el 60% de esa cuantía, tal y como se comprometieron, todo puede ir más o menos bien. Pero sin la aportación de Asuntos Sociales, Fernando y su hermano tienen que vivir con 175 euros y la solidaridad y ayuda de la Cruz Roja, que es la que diariamente les da casi de comer.

La justificación que le da la asistenta social, “que casualmente se ha puesto en contacto conmigo hace dos días cuando se enteraron de que iba a intervenir ante las cámaras tras el Pleno”, le indica que no le ingresan la ayuda porque no justifica el pago del alquiler mensualmente.

Fernando demuestra no sólo con su palabra sino con papeles que sí los justifica y por triplicado cada mes vía e-mail.

Fernando termina su último contrato de la casa de aquí a dos días. Confía en llegar a un acuerdo con el propietario de la vivienda de la calle Hércules, pero necesita también que el Ayuntamiento cumpla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios