Taller de escritura de letras de carnaval con perspectiva de género en la UCA Reescribiendo a 'la parienta'

  • La Facultad de Filosofía y Letras acogió un taller de escritura de letras de carnaval con perspectiva de género impartido por Susana Ginesta

Reescribiendo a 'la parienta'

“No nos creamos tan guays que aquí todos y todas somos machistas, ¿eh?”. Con esta advertencia, desde la más absoluta autoconciencia del tiempo y el lugar en la que nos tocó vivir, la jurista, experta en políticas de igualdad, género e identidades y carnavalera Susana Ginesta agita, invita y transforma a la veintena de alumnos que toman una de las aulas de la Facultad de Filosofía y Letras llevados “por la curiosidad” y “las ganas” de “mejorar” y “actualizar” (todas motivaciones argumentadas por los asistentes) sus coplas y romanceros desde otra perspectiva, la que proporciona acomodarse las gafas, mejor, el antifaz violeta antes de sentarse a crear.

Eso prometía el taller creativo de letras de Carnaval con perspectiva de género. Y eso ofreció Ginesta o, quizás, algo más...Y es que la formadora y autora de la chirigota Cadiwoman no sólo proporcionó a su auditorio, de forma cercana, divertida y con mucho sentido común, un rosario de conceptos y herramientas con los que luchar contra los estereotipos de género que se reproducen en las coplas de nuestra fiesta, sino que, además, ofreció distintas técnicas para estimular la creatividad de los participantes a la hora de crear tanto un personaje para el tipo de la agrupación o los temas del repertorio.

Métodos destinados a romper de una vez por todas con esas “creencias limitantes” (“en Carnaval está todo inventado...”, “si llevo 30 años escribiendo así, cómo voy a cambiar ahora...”, “ya no se va a poder decir ná...”) que sólo pueden desembocar en una actitud de sumisión ante lo mediocre.

“Crear, hacer algo diferente, significa arriesgar”, apuesta la conductora del taller que pone a hablar a algunos de sus alumnos durante un minuto sobre el tema que ella elige basándose en una conocida técnica de oratoria o que los hace escribir por parejas cuartetas para “un romancero exprés” que después deben exponer frente a la clase.

Eso sí, todo con perspectiva de género. Pero, ¿qué significa eso? Después de todo, es la madre del cordero de este curso. ¿Significa escribir desde la perspectiva de una mujer? o ¿significa escribir sobre una reivindicación feminista?

Pues tras las cinco horas del taller, al que acudieron carnavaleros y aficionados tanto de Cádiz como de Puerto Real y Rota, personas anónimas y conocidas en la fiesta (David Medina Tamayo, Soco López, Luis Rossi, Abraham Andrades...), hombres y mujeres y de una amplia horquilla de edad, quedó claro que la perspectiva de género no significa forzosamente ni una cosa ni la otra.

La formadora y carnavalera Susana Ginesta, durante el taller creativo de letras de Carnaval con perspectiva de género. La formadora y carnavalera Susana Ginesta, durante el taller creativo de letras de Carnaval con perspectiva de género.

La formadora y carnavalera Susana Ginesta, durante el taller creativo de letras de Carnaval con perspectiva de género. / Jesús Marín

Escribir coplas con perspectiva de género supone “ser consciente” del “enorme poder que tiene el Carnaval, como la música, como el cine, como la escuela, para generar y reproducir estructuras, buenas y malas” y, por tanto, “para cambiar realidades complejas y reírnos de la opresión”. Escribir coplas de Carnaval con perspectiva de género significa tener muy claro que el humor debe brotar “como una fuente, de abajo para arriba”, que reírse del débil no tiene gracia (“nos pasamos los días diciéndoselo a nuestros hijos, preocupados por el acoso y el bullying y llegamos a adultos y parece que se nos olvida...”). Escribir coplas de Carnaval con perspectiva de género significa “darle una vueltecita más”, rechazar la primera idea que nos viene a la cabeza, seguramente contaminada por los estereotipos que, queramos o no, tenemos interiorizados. Escribir coplas de Carnaval con perspectiva de género significa, obviamente, ser valiente, no arrugarse ante el machismo y no tener miedo de señalar “al sistema patriarcal” que “si nos despistamos, se cuela por cualquier grieta”.

Escribir coplas de Carnaval con perspectiva de género es tarea de ellas y de ellos que esto “no es una guerra de sexos, ni de géneros” ya que sólo se trata de construir una sociedad que busca “la igualdad de oportunidades”. Es más, escribir coplas de Carnaval con perspectiva de género puede ser, en sí mismo, una oportunidad para “abrir la mente” a otros temas, a otros remates, que no sean los que se ven venir desde que se da el tono (suegra/vecina que tiene dos cachas.../ “y al final tenía un mandao...”/ “por atrás ni el bigote de una gamba...”) y sorprender al respetable, al que en más de una ocasión se desprecia inconscientemente barajando que otro tipo de golpe “no se va a entender”.

Escribir letras de Carnaval con perspectiva de género es, al fin, comprender que la parienta conlleva una carga ofensiva. ¿O acaso lo escribiría para una letra-piropo?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios