Cádiz

Sorprendidos dos jóvenes dañando mobiliario urbano durante la madrugada

  • Un ciudadano alertó por teléfono a los policías locales

Dos jóvenes de 18 y 21 años de edad, respectivamente, J.A.R., natural de Madrid, y F.V.T., de Valencia, fueron interceptados sobre las cuatro y media de la madrugada del domingo por agentes de la Policía Local, tras ser alertados por un ciudadano a través de un teléfono móvil de que estaban dañando mobiliario urbano en la zona del Paseo Marítimo.

Concretamente ambos habían tirado todas las papeleras del tramo comprendido entre la calle García Agulló y Cortadura, además de romper y arrancar una señal de tráfico en la calle Villa de Paradas, que arrojaron posteriormente a la arena de la playa.

La llamada del ciudadano, que facilitó a los agentes la descripción de los jóvenes, permitió su localización, lo que pone de manifiesto la importancia de la colaboración ciudadana para sorprender in fraganti a los que realizan actos vandálicos contra el mobiliario público.

Al respecto el Ayuntamiento aprobó recientemente una ordenanza contra el vandalismo después de calcular que el pasado año hubo que invertir 200.000 euros, desde el mes de enero al de mayo, para eliminar pintadas de fechadas, así como en monumentos y estatuas de la ciudad.

La última de estas acciones han sido las pintadas aparecidas en los últimos días en la recién estrenada plataforma Entre Catedrales, cuya construcción ha costado 450.000 euros, lo que obligó a utilizar una máquina quita pintadas del servicio de limpieza, equipada con chorro a presión de agua y detergente.

Las acciones vandálicas, que además de al Ayuntamiento preocupan a comerciantes y colectivos vecinales, están penadas con entre 100 y 750 euros cuando se consideran como una falta leve, y en caso de reincidencia la cuantía aumenta y se sitúa entre los 751 y los 1.500 euros, que pueden llegar hasta los 3.000 en el caso de reiterada reincidencia.

La ordenanza contempla también la reeducación y la restitución del daño causado, una medida dirigida sobre todo a los menores de edad y a mayores con dificultades económicas.

En concreto se recoge cambiar cada 50 euros de multa por cinco horas de trabajo durante un día. Asimismo, cabe la posibilidad de realizar talleres, cursos o otras actividades destinadas a la formación sobre materias relacionadas con la norma vulnerada.

También se pueden intercambiar por trabajos a beneficio de la comunidad, como actividades de interés social en dependencias municipales o en entidades sin ánimo de lucro.

Otro sucesos

Por otra parte, en la tarde del pasado sábado, siguiendo los habituales controles sobre la venta ambulante ilegal en las calles del casco histórico, agentes de la Policía Local realizaron otras dos actuaciones.

En concreto en la calle Columela se incautaron de numerosos abalorios y en Obispo Urquinaona requisaron un centenar de cinturones. En ambos casos los vendedores se dieron a la fuga.

En cuanto a las habituales concentraciones de jóvenes durante los fines de semana en la Punta de San Felipe, en la madrugada del domingo reunió a unas 700 personas, sin incidencia alguna.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios