POLÉMICA POR LA COMPRA DEL CHALÉ DE PABLO IGLESIAS

Silencio a la espera del plebiscito

  • Ni el aparato ni las bases de Podemos se quieren significar por la polémica del chalé de Iglesias

El alcalde de Cádiz, José María González, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, se abrazan en un acto en Cádiz. El alcalde de Cádiz, José María González, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, se abrazan en un acto en Cádiz.

El alcalde de Cádiz, José María González, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, se abrazan en un acto en Cádiz. / lourdes de vicente

Existe incomodidad dentro de Podemos para afrontar el lío en el que se han metido Pablo Iglesias e Irene Montero -y a su vez a la formación morada- por la compra de un chalé en Galapagar por más de 600.000 euros. Una decisión privada como la de adquirir una casa para desarrollar la vida familiar salta a la esfera pública debido al ideario político desarrollado durante el germen y posterior crecimiento del partido. Al final, los hechos se separan de las palabras, por lo que se rompe con las bases al no guardar la coherencia de lo defendido.

Desde que el pasado miércoles OK Diario publicara esta información, se ha abierto una brecha en el interior de Podemos. Una herida que ha sangrado aún más desde que el pasado viernes el alcalde de Cádiz, José María González, se mostrara como el primero de los críticos ante la actitud de Iglesias y Montero. Pero a partir de ahí, el silencio se ha apoderado del partido tanto a nivel oficial como en las bases en Cádiz, ya que en otros lugares sí que han comenzado a salir voces discrepantes.

Las críticas del alcalde el pasado viernes le han servido para volver a la primera plana

Por ser los primeros en sobresalir, las filas se aprietan ante una situación complicada de salvar por afectar a la línea de flotación del partido. Más si cabe con la decisión que se ha tomado este pasado fin de semana de someter a plebiscito la decisión de si siguen Iglesias y Montero al frente de Podemos, pasándole el problema a los militantes para corroborar su postura o descabezar la actual dirección, con el tinte personalista que Iglesias imprime al funcionamiento de este partido.

Aunque González no ha sido el único de los integrantes de Podemos que ha osado en criticar públicamente la decisión de la pareja, sí ha sido el primero que ha sacado los pies del tiesto en la formación, lo que le ha valido tanto para ser portada de los medios escritos como para obtener unos minutos de notoriedad en todos los informativos de televisión, volviendo a recuperar una primera plana a nivel nacional que había abandonado hace ya tiempo, ya que la actividad de una ciudad como Cádiz no ocupa tanto espacio en los grandes medios, excepto en determinadas cuestiones, sobre todo si están ligadas a la polémica.

Como miembro de Anticapitalistas, las críticas han escocido. Y es que afirmaciones como que "el código ético de Podemos no es una formalidad, es el compromiso de vivir como la gente corriente para poder representarla" o que "ni lo he pensado ni quiero dejar de vivir y criar a mis hijos en un piso de currante en el barrio de La Viña, que ya es bastante privilegio vivir en La Viña, en Cádiz y con Teresa" han hecho daño a las altas esferas del partido, aunque concuerden mucho más con los pensamientos de un electorado que quiere verse representado por personas que se alejan de la llamada "casta".

Sin embargo, la relevancia que ha adquirido este tema a nivel mediático ha llevado a que exista incomodidad por los cauces por donde el debate se está llevando. Tanta que se ha optado por el silencio, tanto a nivel local como a nivel provincial, para que todo vuelva a la normalidad una vez que se realice el referéndum, de cuyo resultado dependerá el futuro de Podemos.

Incluso, entre parte de las bases existe cierto temor, tal y como ha podido comprobar este medio, a significarse públicamente por el cariz que ha tomado esta cuestión. Especialmente por haber copado las portadas un tema de ámbito privado -aunque importante por lo que supone para la imagen por los mensajes que se han lanzado-, dejando en un segundo plano los temas que consideran relevantes a nivel social. De hecho, este pasado fin de semana los militantes de Podemos han recibido un correo en el que se critica la intromisión en la vida privada de Iglesias y Montero, además de crearse "polémica" por este asunto mientras que otros temas quedan ocultos.

Con todo, hoy a las 17 horas arranca el plebiscito para reafirmar o tumbar el liderazgo de Iglesias y Montero. Cerca de medio millón de inscritos están llamados a participar en esta consulta, que se cerrará el próximo domingo 27 a las 14 horas. Los resultados, que se podrían anunciar el lunes 28, servirán para romper el silencio que se ha autoimpuesto esta formación en Cádiz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios