Cádiz

San Rafael tiembla mientras Pascual y el SAS negocian un nuevo concierto

  • La inquietud reina entre los trabajadores del hospital de Cádiz después de que el pasado 31 de octubre venciera el actual

Llegó el temido 31 de octubre, fecha en la que el acuerdo entre la empresa José Manuel Pascual Pascual y el SAS expiraba, tras una prórroga de siete meses decretada en marzo. 72 horas después de ese vencimiento, la incertidumbre reina entre los trabajadores de las clínicas que el empresario gaditano tiene a lo largo y ancho de la provincia de Cádiz, que barajan cada vez más seriamente la posibilidad de que hospitales tan señeros como el de San Rafael queden fuera de un potencial concierto entre Pascual y la Junta de Andalucía.

Y tras ese 31 de octubre, a día de hoy, el concurso sigue desierto. En el cuadrilátero, de una parte, el Servicio Andaluz de Salud que quiere sí o sí concertar tan sólo con los tres hospitales de Pascual que mantienen un servicio de Urgencias abierto al público. Estos son el de Virgen del Puerto, en El Puerto, el de Virgen del Camino, en Sanlúcar, y el Virgen de las Montañas, en la localidad serrana de Villamartín.

La Junta de Andalucía cree cubrir así sus requerimientos más perentorios sin necesidad de cerrar con Pascual ninguna prórroga más de un concierto que incluyera el hospital de San Rafael, del que dependen muchos trabajadores que tienen a día de hoy puesta su mirada en lo que ocurra en los próximos días entre Pascual y el SAS.

Mientras tanto, una vez pasado el 31 de octubre, la realidad es que San Rafael ya no recibe enfermos de la sanidad pública, lo que ha dejado en desuso buena parte de sus habitaciones y casi plantas enteras, lo que acrecienta el temor de sus plantillas a que sean ellas las víctimas de este desencuentro entre el empresario gaditano y la Junta de Andalucía.

Por contra, el empresario Pascual quiere, entre otras cuestiones, que el concierto incluya sus seis hospitales andaluces y no sólo los tres de Cádiz que mantienen abierta al público una puerta de Urgencias. Y es precisamente eso a lo que la Junta no quiere comprometerse, y ahora menos que cuenta con una planta ya abierta en el hospital de San Carlos de San Fernando y que está a marchas forzadas parar abrir otra en este centro hospitalario isleño.

Así, la Junta considera que tiene cubiertas sus necesidades en buena parte de la Bahía pero olvida que centenares de trabajadores de San Rafael miran al futuro con desconcierto.

Esta situación se repite años tras año, cada vez que la Junta se sienta con Pascual para renegociar conciertos o ampliar sus vigencias. Y cada vez que pasa un año, las condiciones que pretende imponer sobre la mesa el SAS son mucho más duras y menos interesantes para el empresario, que cubre a poblaciones como las de la Sierra de Cádiz, Sanlúcar o buena parte de El Puerto de Santa María que sin él no podrían tener atención sanitaria pública cercana.

En años anteriores, el empresario gaditano se llegó incluso a ofrecer para poner en funcionamiento en dos o tres meses el hospital de la Janda, más conocido como el Chare de Vejer, pero la Junta no vio nunca este con buenos ojos. La realidad es, a este respecto, que el centro sanitario jandeño sigue a día de hoy cerrado al público a pesar de las expectativas vendidas por la Junta a bombo y platillo.

Mientras tanto, representantes de Pascual y de la Junta siguen a día de hoy, incluso ya fuera de plazo, sentados negociando un nuevo concierto del que depende una buena parte de sus trabajadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios