Cádiz

Roban y causan varios daños en la parroquia de La Merced

  • Se trata del cuarto robo que se produce en este templo en los últimos meses

La parroquia de la Merced ha sido objeto de un asalto que ha provocado varios daños en las dependencias del templo además del robo de dinero. Los hechos se produjeron en la madrugada del lunes, cuando los asaltantes forzaron una de las puertas de acceso a la parroquia por la plaza de la Merced y accedieron a su interior. A primera hora del lunes, un vecino alertó al vicario parroquial, Pedro José Rodríguez, de que la puerta estaba abierta. Y al acceder a su interior, el vicario comprobó que se habían causado varios destrozos y se había robado el dinero existente en las dependencias anexas.

Pedro Rodríguez informaba ayer de que la iglesia no había sufrido daños, salvo varios cepillos que habían sido forzados. Las imágenes, enseres y altares del interior del templo no sufrieron alteración alguna; sí fueron abiertos dos cepillos, sustrayendo el dinero existente en ese momento, y forzado sin éxito un tercero.

Peor suerte corrieron las dependencias. Así, la puerta del despacho parroquial fue destrozada y el mobiliario totalmente revuelto. Y también fue forzada la puerta del despacho de Cáritas parroquial, sin mayores consecuencias.

El balance de estos hechos ha sido el de la sustracción del dinero de los dos cepillos abiertos en la iglesia, además de las colectas recogidas el pasado fin de semana -que iban a ser destinadas a la colaboración con los damnificados por el terremoto de Lorca- y otros donativos que se encontraban en el despacho parroquial. "No es mucho dinero, porque las colectas son muy escasas en este templo", indicaba al respecto el vicario parroquial. Junto a esto, también ha desaparecido un reloj de pared y dos portaviáticos -utilizados para llevar la comunión a los enfermos- que estaban en el interior de la sacristía.

Lo más alarmante de lo ocurrido en la madrugada del lunes es que se trata del cuarto robo que se comete en la Merced desde que el Obispado se hizo cargo de la parroquia el pasado año. "No sé qué buscan aquí", se preguntaba ayer José Rodríguez, quien aseguraba que a raíz de estos asaltos se han ido tomando medidas preventivas en los últimos tiempos. Así, se han reforzado los lampararios, cada pocos días se procede a retirar el dinero o se ha dispuesto que siempre haya una persona vigilando el templo cuando esté abierto. El vicario parroquial anuncia también que en breve será ocupada la casa parroquial, cuyas obras de rehabilitación acaban de concluir.

Los hechos han sido denunciados a la Policía, que se ha hecho cargo (a través de la Policía Científica) del suceso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios