Sanidad

La cirugía robótica llega al Puerta del Mar

  • El hospital gaditano está realizando unas jornadas de formación dirigidas a los profesionales que trabajarán con el nuevo robot Da Vinci, que se incorporará en el centro el primer trimestre de 2019

  • Con este sistema, el cirujano no opera directamente sobre el paciente, sino sentado en una consola

Pruebas con el robot 'Da Vinci' en el Puerta del Mar.

Comentarios 0

El Hospital Puerta del Mar incorporará el primer trimestre de 2019 la cirugía robótica con la instalación de un equipo Da Vinci para intervenciones complejas y maniobras quirúrgicas de exactitud.

Con el objetivo de que los profesionales del centro se familiaricen con este sistema robótico y aprendan su manejo, el hospital gaditano está realizando esta semana unas Jornadas de Cirugía Robótica destinadas a la formación del personal que trabajará con el nuevo equipo. Estas jornadas contemplan talleres prácticos, para los que se ha instalado temporalmente un Da Vinci en un quirófano que se usa para formación.

El delegado territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Manuel Herrera, acudió este jueves al quirófano donde se está impartiendo la formación para conocer el funcionamiento del Da Vinci, junto al gerente del hospital, Fernando Forja, y los responsables de las unidades de Urología y Ginecología, José Luis Álvarez Ossorio y Rafael Torrejón, respectivamente.

Precisamente, estas dos unidades serán las primeras que comenzarán a usar este nuevo sistema, a las que se irán incorporando progresivamente Cirugía General y Aparato Digestivo, Otorrinolaringología, Cirugía Maxilofacial, Cirugía Torácica y Cirugía Cardíaca.

El gerente del hospital anunció que el Puerta del Mar contará con el modelo más avanzado de robot quirúrgico que existe en el mercado: la sexta generación de Da Vinci, lo que supone “un salto cualitativo importante” para el centro.

Manuel Herrera, por su parte, destacó las ventajas que supondrá la aplicación de la cirugía rotóbica, tanto para los pacientes como para los cirujanos, ya que mejora la seguridad en las intervenciones.

El gerente del hospital junto al sistema robótico Da Vinci en el quirófano que se está usando para la formación. El gerente del hospital junto al sistema robótico Da Vinci en el quirófano que se está usando para la formación.

El gerente del hospital junto al sistema robótico Da Vinci en el quirófano que se está usando para la formación. / Jesús Marín

Cabe señalar que el robot Da Vinci se compone de tres elementos: consola quirúrgica, carro del paciente y torre de visión. La consola es desde donde el cirujano dirige la intervención mediante manipuladores y pedales; el carro es el lugar donde se coloca al paciente y cuenta con cuatro brazos móviles e intercambiables, y la torre de visión consiste principalmente en una pantalla en la que se obtiene una visión en tres dimensiones real. Así, con este sistema, el cirujano no opera directamente sobre el paciente, sino que lo hace sentado en la consola desde donde maneja virtualmente unas pinzas. El robot traduce los movimientos de las manos del médico en impulsos que son transmitidos de forma literal a los brazos robóticos.

Fernando forja apuntó que esta nueva tecnología permite al profesional llegar de forma mucho más precisa a las zonas quirúrgicas de difícil acceso. “Para ello cuenta con la consola, que permite una visión en tres dimensiones y además una ampliación de hasta diez veces el campo quirúrgico, con lo cual, eso hace que cirujano que está trabajando en zonas muy delicadas tenga un alto grado de precisión. Esto supone una mejoría en la seguridad del paciente y, además, hacer una cirugía mínimamente invasiva, por lo que el periodo de recuperación del paciente es mucho menor”.

Tanto José Luis Alvarez Ossorio como Rafael Torrejón se mostraron encantados de la llegada de la cirugía robótica al Hospital Puerta del Mar.

El responsable de la Unidad de Urología insistió en el “salto tremendo de calidad en la cirugía que vamos a ofrecer a nuestros pacientes, que se van a beneficiar de una mayor seguridad y de una mayor radicalidad oncológica”.

Álvarez Ossorio explicó que esta nueva tecnología se aplicará principalmente “en cirugías donde hay una parte funcional”. Puso como ejemplo la prostatectomia radical (extirpación de toda la próstata y parte del tejido que le rodea) en el cáncer de próstata. Dijo que en estos casos, los pacientes tienen riesgos de quedar con incontinencia urinaria y de perder la potencia sexual, pero “este tipo de cirugía mejora de forma muy notable la continencia y la potencia sexual en los pacientes”.

Asimismo, destacó la posibilidad de la visión 3D, la eliminación del temblor fisiológico o movimientos involuntarios del cirujano y la ventaja de que los brazos robóticos permiten una mejor movilidad que los instrumentos que se utilizan para la cirugía laparoscópica.

Por su parte, Rafael Torrejón incidió en la mayor seguridad para el paciente que supone la cirugía robótica, ya que el profesional realiza los procedimientos quirúrgicos con mucha más precisión y disminuye el cansancio postural del cirujano tras largas horas de intervención, al estar sentado en la consola, desde donde puede “manejar él mismo la cámara directamente y puede disecar perfectamente los tejidos”.

Destacó también que esta nueva tecnología facilita el aprendizaje de procedimientos complejos. “Es decir, con la cirugía robótica, los cirujanos pueden formarse en procedimientos muy difíciles con mayor seguridad, mayor rapidez, mayor precisión”, argumentó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios