Necrológica

Profesores y alumnos del colegio San Vicente de Paúl de Cádiz lloran la muerte de Fernando Vidal

  • "Don Fernando" impartió Física y Matemáticas a numerosas generaciones de alumnos y alumnas del centro educativo gaditano

Profesores y alumnos del colegio San Vicente de Paúl de Cádiz lloran la muerte de Fernando Vidal Profesores y alumnos del colegio San Vicente de Paúl de Cádiz  lloran la muerte de Fernando Vidal

Profesores y alumnos del colegio San Vicente de Paúl de Cádiz lloran la muerte de Fernando Vidal / D.C. (Cádiz)

Ayer nos dijo adiós Fernando Vidal, don Fernando. Porque en él el don no era solo distinción, era su propia esencia. Albaceteño militante y arraigado gaditano, fue profesor de Física y Matemáticas de numerosas generaciones de alumnos y alumnas del Colegio San Vicente de Paúl, que recibió de ellos el mismo respeto y cariño que él siembre supo darles. Hombre entrañable, bueno, en el sentido más profundamente machadiano, generoso, dedicado por entero a una profesión a la que amó apasionadamente. Faltaban horas a los días para dedicárselas a sus alumnos, plagando pizarras y cuadernos de tenaces enseñanzas. Compañero entregado y conversador divertido en sus mano a mano con Salvador Aguilar o sor Matilde Ortega.

Cristiano convencido, militar afable, de palabra justa y elegante, siempre comprometido con quienes necesitaron su ayuda. Humanista enamorado de la música y embriagado de la humanidad que sabía regalar a su familia, a sus amigos, a sus compañeros de tarima.

Faltarán sus clases, estarán ausentes sus cafés de cuando, ya jubilado, compartía momentos de recreos. Echaremos en falta su sosegada interpretación del presente y su siempre esperanzada visión del futuro; creyó en los jóvenes tanto como ellos confiaron en sus doctas palabras.

Ayer nos dijo adiós, Fernando Vidal, don Fernando. Calladamente, tal y como vivió, dejó entreabierta una página de nuestra historia, la de una raza de maestros, ejemplo de una generación enfrentada a los vertiginosos cambios de nuestro tiempo, sin desistir de su compromiso con la educación, la más hermosa de las tareas.

Allá donde inicie el nuevo curso, la Virgen Milagrosa seguirá guiando sus pasos. D.E.P.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios