Cádiz

Preocupación municipal por las inspecciones a las agrupaciones

  • Romay anuncia que el Ayuntamiento será interlocutor entre los grupos y Trabajo

La concejala de Fiestas del Ayuntamiento de Cádiz, María Romay. La concejala de Fiestas del Ayuntamiento de Cádiz, María Romay.

La concejala de Fiestas del Ayuntamiento de Cádiz, María Romay. / julio gonzález

Las investigaciones realizadas por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social a las agrupaciones del Carnaval, que deberán pagar cotizaciones de sus componentes, lo que puede conllevar a la obligatoriedad, a partir de ahora, de darse de alta en cada actuación, fue calificado ayer por la edil de Fiestas, María Romay, como un tema que al Ayuntamiento de Cádiz "nos preocupa muchísimo". En el horizonte, todos los actos carnavalescos organizados por el Consistorio, empezando por la Batalla de Coplas en la noche del Trofeo Carranza el próximo sábado 11, y acabando por los tablaos y las galas de la semana grande del Carnaval. Romay anunciaba ayer que la Delegación de Fiestas será interlocutora entre los grupos y la Inspección una vez acabado el verano, aunque reconoció que ya ha mantenido contacto con algunos inspectores que "tienen poco conocimiento de lo que es el Carnaval. Hay muchos matices más allá del dinero. ¿Qué hacemos con un coro que lo que obtiene es para pagarse los gastos del año siguiente? Para cuatro o cinco contratos que tiene, ¿tienen que darse de alta 45 personas? ¿A cuánto les sale la actuación?".

En un asunto que "no tiene solución municipal" y "depende de estamentos superiores", la edil pidió "entender que las agrupaciones que tienen un volumen de ingresos elevados son las menos. El grueso no tiene apenas actuaciones y el Carnaval les cuesta el dinero. Se está vendiendo que en el Carnaval está el chocolate del loro, y esto no es así. Esto es, para la mayoría, un hobby, no un trabajo". Romay va a solicitar una reunión con el subdelegado del Gobierno en Cádiz, José Pacheco, "para buscar soluciones con las que mantener el Carnaval como lo conocemos. Peligra el Carnaval como tal y sobre todo la semana grande. Estamos hablando, si continúa esto, de cambiar el concepto del Carnaval. Tenemosn que estar muy pendientes".

Romay que incluso apuntó a "disparidad de criterios" entre los propios inspectores, apuntó que a algunos carnavaleros se les ha negado la compatibilidad, ya que bien son pensionistas, funcionarios o están cobrando alguna prestación. Puso como ejemplo a la Chirigota de los Viejos, formada por veteranos chirigoteros, jubilados, que con este nuevo escenario que propone Trabajo se verían obligados a no cantar ante la imposibilidad de darse de alta. "Estamos hablando de un grupo sin ánimo de lucro que se dedica a cantar en otros centros de pensionistas para alegrarles las fiestas. Eso no tiene ningún sentido", añadió Romay.

El presidente de la Asociación de Autores, Miguel Villanueva, que acompañó a Romay en la presentación de los Martes de Carnaval, señaló que "vamos todos de la mano ante esta voracidad que es un contrasentido. Pocas agrupaciones son profesionales. Nadie se ha hecho rico con el Carnaval". Concluyó que la actuación de Trabajo es "desproporcionada" y la calificó de "misil dirigido a la fiesta".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios