Cádiz

Piden 450 euros de multa para el tío de un alumno que agredió al ex director de Salesianos

  • Javier López Luna llegó ayer a los Juzgados como parte acusadora y se encontró con las protestas de algunos familiares de afectados

Javier López Luna, el ex director de Salesianos, volvió ayer a los Juzgados pero esta vez en una condición distinta a lo que la ha hecho en las últimas veces donde estuvo como imputado. En el día de ayer se juzgaba a los dos familiares de uno de los alumnos del colegio por un delito de injurias y amenazas contra el propio Javier López Luna.

Los hechos se remontan cuando un día antes de la detención de Javier López Luna, acudieron al despacho del ex director del colegio San Ignacio de los Salesianos el tío y la madre de uno de los afectados por los presuntos delitos contra la integridad moral e indemnidad sexual por los que está imputado. En ese mes de julio los demandados fueron a pedirle explicaciones por el contenido de una conversación en la aplicación WhatsApp para dispositivos móviles entre el director y el joven.

En el juicio el tío del alumno reconoció lo que dijo en su declaración ante la Policía e incluso en los medios de comunicación y es que le había dado una bofetada a Javier López Luna fruto, según aseguró, del estado de nerviosismo que tenía, aunque negó en todo momento que amenazara al religioso.

Finalmente el Ministerio Fiscal ha pedido una multa de 450 euros contra el tío del alumno por una falta de lesiones, injurias y amenazas leves, aunque pidió la absolución para la madre.

Javier López Luna llegó a San José acompañado de su padre, un hermano y un sobrino. Era un día que concitaba una gran presencia informativa en el edificio judicial ya que para en ese mismo momento se estaba celebrando el juicio contra la junta de gobierno del Nazareno de Santa María y se esperaba la llegada del ya ex secretario provincial, Salvador Mera. Eso no le libró a López Luna de las reacciones de algunos familiares de las presuntas víctimas que han denunciado al ex director de Salesianos y al que gritaron a la entrada. Una de ellas incluso intentó acceder al interior del edificio y se produjo un forcejeo.

Más tarde acudieron un par de alumnos de Salesianos que preguntaron si Javier López Luna había accedido al interior. Estuvieron un rato esperando a ver si salía, pero como eso no ocurría tuvieron que volverse por la reanudación de las clases.

Una vez que concluyó el juicio, Javier López Luna abandonó los juzgados por la puerta lateral del de guardia, donde evitó de esta manera tanto a los medios que seguían allí como a los familiares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios