Cádiz

Peatonalización al ralentí

  • La falta de señales obliga a retrasar el inicio del corte de tráfico en el casco hasta hoy

Un Policía Local se dirige hacia un taxi estacionado ayer en la Plaza del Palillero. Un Policía Local se dirige hacia un taxi estacionado ayer en la Plaza del Palillero.

Un Policía Local se dirige hacia un taxi estacionado ayer en la Plaza del Palillero. / lourdes de vicente

Comentarios 4

Aunque en el apartado puramente navideño hay que mencionar la pista de hielo, el centenar de actividades o el incremento del alumbrado -que son aspectos a favor de la campaña que oferta este año la ciudad-, la peatonalización de las calles del interior del casco histórico va a suponer uno de los grandes aspectos de estas fiestas de Navidad. La ambiciosa medida que ha decidido poner en marcha de manera experimental el Ayuntamiento para favorecer el tránsito de personas por las calles durante estas fechas y, a su vez, para calibrar el impacto de cara a una posible peatonalización permanente, se venía anunciando desde noviembre y se iba a activar en el día de ayer. Pero el inicio de esta peatonalización se topó con inconvenientes de última hora que han obligado al Ayuntamiento a retrasar la puesta en marcha hasta la jornada de hoy.

La ausencia de la señalética de tráfico apropiada para anunciar esas interrupciones del tráfico impidió ayer a la Policía Local activar esas interrupciones del tráfico rodado. Pese a la esperada puesta en marcha de la peatonalización, el tránsito de vehículos privados por San Agustín, San Pedro, Cervantes o Palillero -por citar cuatro ejemplos- fueron una constante durante todo el día.

La parada de taxis de la Catedral sí se trasladó a la calle Arquitecto Acero

Conviene recordar que el corte de tráfico se activaría en el acceso al interior del casco por las calles Beato Diego (hacia San Pedro, Cánovas del Castillo y Plaza de Mina), Rubio y Díaz (hacia San Agustín, Feduchy, Vargas Ponce, Candelaria o Palillero) y Cervantes (hacia Gaspar del Pino, Alcalá Galiano y Cruz Verde), además de un tramo de la plaza de San Antonio. Todo ello hasta la jornada del 6 de enero.

Tampoco se activó en su totalidad ayer la anunciada reforma de las paradas de taxis. Sí se trasladó la de la plaza de la Catedral, que ha quedado establecida al final de la calle Arquitecto Acero, apenas unos metros al lado de la que tenían hasta ayer los taxistas, permitiendo así liberar completamente de tráfico esta céntrica plaza; y también desaparecieron del Palillero las señales que anunciaban la parada de taxis, aunque los vehículos siguieron estacionando a la espera de la llegada de viajeros. Por su parte, las de San Juan de Dios y San Antonio se mantuvieron en el lugar habitual (en teoría se van a trasladar hasta los bajos del edificio de El Fénix y delante de la iglesia de San Antonio, respectivamente).

Desde el Ayuntamiento se informaba ayer que ese primer día del plan especial de peatonalización se había dedicado a trasladar información por parte de los agentes de la Policía Local a los conductores. La previsión es que a lo largo de la tarde de ayer se iría colocando la señalética apropiada para que ya desde esta mañana -esta vez sí- no se pueda acceder a determinadas calles del interior del casco histórico (salvo usuarios de garaje, servicios públicos y emergencias).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios