Cádiz

Peatonalización a medias

  • Argüelles estrena su nueva imagen

  • El tráfico seguirá circulando y aparcando por la plaza hasta Conde O'Reilly y el autobús turístico y otros vehículos podrán llegar a la Plaza de España

Nuevos bancos que se han instalado en la plaza de Argüelles, abierta desde ayer al tráfico y a los peatones tras las obras de reurbanización. Nuevos bancos que se han instalado en la plaza de Argüelles, abierta desde ayer al tráfico y a los peatones tras las obras de reurbanización.

Nuevos bancos que se han instalado en la plaza de Argüelles, abierta desde ayer al tráfico y a los peatones tras las obras de reurbanización. / julio gonzález

Definitivamente se confirma: Cádiz no sabe sacar partido a la reurbanización de sus calles y plazas. Los anuncios de transformación de enclaves de importancia terminan cediendo en lo estético, y en lo práctico, a los errores o problemas que tenía antes de las obras, y el resultado final son transformaciones poco ambiciosas o apenas notorias. Esto que se ha dado tiempo atrás en puntos como San Juan de Dios (que mantiene los carriles habilitados para el tráfico en la configuración de la plaza, o la parada de taxis, o el cruce de vehículos hacia la avenida Cuatro de Diciembre) o Plaza de Mina (que mantuvo el acerado o el aparcamiento hoy eliminado para las motos) se repite en el presente en Argüelles. La plaza estrenó ayer su nueva imagen, tras los reiterados anuncios de peatonalización y transformación; pero la realidad es que el proyecto liderado por el Ayuntamiento se ha quedado, cuanto menos, a medias.

La nueva imagen de Argüelles no difiere mucho de la anterior. La calzada sigue presente en el dibujo del adoquinado, al igual que los espacios reservados al estacionamiento de vehículos; sigue habiendo señales de tráfico, pasos de peatones, bordillos... De hecho, la plaza seguirá estando abierta al tráfico en el tramo entre la Alameda y la calle Conde O'Reilly, limitando la peatonalización al tramo entre esta calle y la Plaza de España. Una peatonalización que tampoco será total, ya que el concejal de Urbanismo, Martín Vila, anunció ayer que el autobús turístico podrá seguir circulando por allí, al igual que lo harán los vehículos de emergencia "o aquellos de vecinos con movilidad reducida que lo necesiten"; un listado al que también se quieren sumar, según han anunciado ya, los taxistas.

Pese a ello, tanto Vila como el alcalde, José María González, que ayer acudieron a retirar las vallas de obra e inaugurar así la nueva Argüelles (acompañados también de la concejal de Cultura y Vivienda, Eva Tubío), destacaron que estas obras son el primer paso de ese paradigma que defiende el equipo de gobierno de "ciudad que pone al peatón en el centro". "Hoy Argüelles presenta al fin un aspecto de plaza. Hasta ahora era un espacio relegado al aparcamiento y a la carga y descarga. Hoy se hace palpable y visible este proyecto de ciudad. Sólo falta ser habitado por los vecinos", afirmaba el alcalde, que valoraba que este giro en la política municipal "nos sitúa en la senda en la que caminan todas las ciudades europeas actualmente".

La clave, según expuso Martín Vila, es eliminar el tráfico rodado -salvo las excepciones antes mencionadas- entre la Alameda y la Plaza de España, entendiéndose que por Argüelles ya sólo transitará un tráfico residual que al llegar a Conde O'Reilly tendrá que bajar esa calle y tomar Costa Rica para incorporarse a Honduras, en cualquiera de sus dos sentidos. Ese será el primer paso para en un futuro restringir también el tráfico por la plaza de España, hoy especialmente saturado por los coches "pese a que el trayecto por la calle Honduras es más rápido y directo", comentaba el concejal que recientemente asumía las responsabilidades de la delegación de Tráfico.

Los representantes municipales estuvieron acompañados ayer en la puesta de largo de la plaza de Argüelles por vecinos (de la asociación Cádiz Centro, por ejemplo), comerciantes (también de Cádiz Centro, encabezados por su presidente, Manuel Queiruga), o minusválidos (de la asociación Fegadi o de la fundación Once). Todos ellos simbolizaron el fin de las obras con la retirada de las vallas. Y a los minutos de celebrarse este acto, al mediodía, uno de los laterales del primer tramo de la plaza ya estaba ocupado por vehículos estacionados (ya que en ese emplazamiento se ha dispuesto una zona reservada a la carga y descarga).

Frente a estos aparcamientos, en una de las fachadas de la casa de las Cuatro Torres, es donde más se deja notar la reurbanización acometida. Allí sí se han eliminado los acerados y el estacionamiento en batería; y en su lugar se han dispuesto varios juegos de bancos y un par de farolas que dan más amabilidad a esa antesala de la Central Lechera. Tres farolas y una quincena de bancos conforman el nuevo mobiliario de la plaza de Argüelles, que desde ayer está abierta a los peatones... y al tráfico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios