De andar por casa

Arte para decorar

  • La afición del dueño de la casa por las antigüedades es el origen de la decoración.

HALL. La simetría y la proporción juegan un papel importante en su decoración HALL. La simetría y la proporción juegan un papel importante en  su decoración

HALL. La simetría y la proporción juegan un papel importante en su decoración

La casa que hoy se muestra se encuentra ubicada en pleno corazón del centro de Cádiz, en la calle Ancha, una de las arterias más concurridas de la ciudad. Este espacio comprende una planta de una edificación del s.XVIII donde, en sus doscientos cincuenta metros, su propietario, Miguel, ha dirigido todo el proyecto de decoración del espacio. Gran parte de la superficie de la vivienda está destinada a zona de recibo, con dos grandes salones y un escritorio, a la que le acompañan dos dormitorios con sus baños, la cocina y un patio interior. Casi todas sus estancias están decoradas con obras de arte, en su mayoría cuadros y muebles de los siglos XVIII y XIX. Gran parte de las piezas han sido adquiridas en los anticuarios de Cádiz y algunas, en los numerosos viajes que el propietario de la casa está acostumbrado a hacer.

La casa está compuesta por un importante hall, rodeado de diferentes estancias. Para la decoración del hall la simetría juega un papel muy importante: con una mesa central en el centro, rodeada de pequeñas consolas de caoba sobre las que descansan guarniciones de relojes y bronces. A todo ello, le acompañan numerosos cuadros del XVIII y XIX, algunos de ellos, de la Escuela Sevillana. Las protagonistas del hall son sus vidrieras, que se han colocado en todas sus puertas y en el techo del reciente, y que representan el escudo familiar del propietario. Todas estas vidrieras han sido encargadas y realizadas cuidadosamente por el vidriero Paco Palacio. Una de las piezas más apreciadas en la casa se encuentra en este hall: un maravilloso reloj francés de bronce del siglo XVIII.

Un proporcionado escritorio chippendale preside el lugar de estudio, acompañado de retratos dieciochescos y un importante reloj. Este espacio es utilizado para trabajar y organizar las gestiones diarias.

El salón es la estancia a la que más mimo le ha puesto el propietario. Una pareja de venecianos junto a un importante cuadro mitológico del s.XVII preside este aposento. Todo ello, rodeado de espejos isabelinos, retratos decimonónicos y diferentes muebles de caoba. Destaca una importante escultura de caballos, que el propietario compró en uno de sus viajes al extranjero.

En los dormitorios destacan las telas, acompañadas, como el resto de la casa, por diferentes piezas de arte entre las que resaltan un maravilloso busto de mármol y diferentes cuadros de flores y naturaleza muerta.

La cocina es un espacio abierto y amplio donde también sus vidrieras son las piezas más importantes en la decoración. Combinándolas con otros materiales como la enea, para las sillas; o la cerámica, para el panel que la decora.

La cocina comunica a un patio interior, que es una de las zonas más frecuentadas por el titular de la vivienda. Su decoración está inspirada en el patio andaluz, para lo que se sirve del mueble de enea y numerosas plantas; muchas de ellas metidas en antiguos calderos de cobre y todo el espacio rodeado con un friso de azulejos. Estos elementos consiguen hacer de este patio una de las estancias mas agradable de la casa para recibir invitados en las noches de verano.

En cuanto a la decoración de sus baños, también puede observarse que ha sido muy cuidada. El mármol se ha utilizado tanto para suelos como para las paredes, mientras que las maderas se han destinado para los espejos, algunos de ellos, pintados, y utilizando como modelos los muebles filipinos lacados del siglo pasado. En todos sus espacios, se refleja el disfrute del propietario por la decoración y las antigüedades, destacando su gusto por los retratos y todo lo que evoque el pasado, al igual que su dedicación, en tiempo y esfuerzo, a la hora de decorar todo el espacio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios