Cádiz

"Parece que quieren que nos vayamos"

  • Los colectivos del Centro de Recursos para las Familias denuncian la "mala gestión" de la Delegación de Asuntos Sociales

Las representantes de las asociaciones ayer en el Centro de Recursos para las Familias. Las representantes de las asociaciones ayer en el Centro de Recursos para las Familias.

Las representantes de las asociaciones ayer en el Centro de Recursos para las Familias. / lourdes de vicente

Comentarios 8

"Ni cierran ni dan facilidades". Las cuatro asociaciones que residen en el Centro de Recursos para las Familias, de la calle Medina Sidonia, manifestaron ayer sus quejas ante la "mala gestión" que, a juicio de las mismas, está realizando el Ayuntamiento de unas dependencias inauguradas en 2012 por Teófila Martínez, siendo alcaldesa. La representantes de la Asociación Mujeres sin Fronteras, Labaranda Teatro, Asociación Gaditana Espina Bífida e Hidrocefalia y AGAFI (Asociación Gaditana de Fibromialgia), lamentaron no tener todavía "respuesta clara a un posible cierre de las instalaciones". Recordaron que desde la Delegación de Asuntos Sociales, nada más llegar el nuevo equipo de Gobierno al poder, se les avisó del elevado coste del alquiler anual del Centro y de la posibilidad de que se les buscara otra ubicación. "Había cinco asociaciones, pero a la Asociación Asperger de Cádiz le ofrecieron sitio en el edificio Hermanas Mirabal y se fueron allí. A las otras cuatro también nos lo han ofrecido pero no reúnen las condiciones", explicó Julia Sánchez, de Mujeres sin Fronteras. Según estos colectivos, el convenio con el Ayuntamiento no se ha renovado, "pero eso no es problema nuestro".

Las cuatro asociaciones, además de la indefinición de su situación en el Centro, calificaron como "el colmo" la última decisión tomada por Asuntos Sociales. "A nosotros nos están buscando locales y a una asociación de vecinos, la de Segunda Aguada, que tiene el suyo, le ofrecen estas instalaciones. Del 4 al 14 de octubre el Ayuntamiento les ha dado el salón de actos para que monten una exposición, en el lugar donde realizamos muchas de nuestras actividades para, entre otros usuarios, los afectados por espina bífida y fibromialgia. Sin consultarnos, por imposición. Les da igual que tengamos que suspender nuestras actividades", criticaban los colectivos.

Critican la cesión de las instalaciones a una asociación de vecinos "que tiene ya su sede"

"No tenemos problema alguno en irnos a otro local siempre que reúna las condiciones, pero aquí hay asociaciones que precisan de aulas específicas con montajes especiales para terapias", señalaban. La presidenta de Espina Bífida, Lucy Valderrama, apuntó que a su colectivo le ofrecieron un local en el edificio Dora Reyes, "pero está en bruto y acondicionarlo nos costaría un dineral que no tenemos. Malvivimos con las cuotas de los socios". La presidenta de AGAFI, María Eugenia Presa, destacó que la fibromialgia "es una enfermedad crónica que precisa de las actividades físicas que aquí realizamos para que los afectados tengan una mejor calidad de vida. No podemos permitirnos el lujo de prescindir de los espacios más grandes ni podemos realojarnos en cualquier sitio que no reúna las condiciones mínimas para ayudar a las personas afectadas".

El día a día tampoco es fácil para estas asociaciones. "Nosotras pagamos todo. La limpieza y la luz que nos cuesta 500 euros al mes entre las cuatro. Si se funde una bombilla, la tenemos que reponer nosotras", dijo Lucy Valderrama. También se quejaron del aire acondicionado, que "solo puede encenderse desde el edificio anexo de Cádiz Conecta. Cuando ellos lo encienden, tenemos aire. Pero son pocas las veces. El verano ha sido un infierno. Hemos tenido fisioterapeutas dando masajes a personas mayores a temperaturas enormes". Entre otras críticas, las cuatro asociaciones lamentan no tener contador de la luz propio, lo que les impide solicitar subvenciones para costear la electricidad.

Los colectivos tienen claras las intenciones municipales. "Parece que quieren que nos vayamos", decía Valderrama. Y esperan que "al menos los responsables de Asuntos Sociales vengan a ver las instalaciones, a hablar con nosotras y comprobar que necesitamos un espacio adecuado y no cualquier local".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios