crónicade san juan de dios

Al PP no le sale nada

  • En negativo. En las últimas semanas, el caso de Aguas de Cádiz, la absolución del alcalde o el apoyo a Soraya han ido en contra de los populares gaditanos

La bancada del PP en el pleno municipal del Ayuntamiento gaditano. La bancada del PP en el pleno municipal del Ayuntamiento gaditano.

La bancada del PP en el pleno municipal del Ayuntamiento gaditano. / lourdes de vicente

La política en los últimos tiempos parece ir por rachas. Los partidos tan pronto están en la cima de la pirámide de votos, como que empiezan a caer en picado, en una suerte de montaña rusa a la que nos están acostumbrando las encuestas que cada poco tiempo publican los medios. El último ejemplo se ha demostrado esta misma semana, con un PSOE relanzado como principal fuerza nacional cuando llegó a rondar la cuarta posición que ahora ostenta Podemos.

En Cádiz capital, estas curvas de los sondeos son más desconocidas, salvo contadas encuestas que los partidos dicen tener de puertas hacia adentro y de la que únicamente se desvelan datos en función interese a cada quién. Por eso todo es una incógnita. ¿Qué resultados ofrecería un sondeo electoral en la ciudad a día de hoy? A tenor de cómo sufren los partidos nacionales en las encuestas cuando se cometen errores o el viento sopla en contra, es previsible que los sondeos municipales no dejaran en muy buen lugar a día de hoy al Partido Popular, pues varios han sido los reveses que ha recibido en las últimas semanas, en una especie de espiral de malas noticias que acecha al principal grupo de la oposición.

Por un lado, está el caso de Aguas de Cádiz, que tiene a Ignacio Romaní y esos 42.000 euros de dudosa justificación en el punto de mira, a la espera de las diligencias que el Juzgado ya ha ordenado por presuntos delitos de malversación, falsedad, cohecho y prevaricación. Es el segundo mal trago que reciben los populares, y en concreto su portavoz municipal, que tras conocerse los hechos ahora han sido aceptados, en principio, por la Justicia.

En relación a Aguas de Cádiz, no han llegado tampoco buenas noticias esta semana, cuando se hacía pública la sentencia que absolvía al alcalde, a su jefe de Gabinete y al que fuera concejal de Medio Ambiente de los delitos de injurias y calumnias por los que habían sido demandados por los concejales populares que formaban el anterior equipo de gobierno (a excepción de José Blas Fernández, que posiblemente intuyendo el escaso futuro de esta causa decidió salirse de la misma). No está aquí todo dicho, puesto que el PP ya ha avisado que va a recurrir este fallo a la Audiencia Provincial y que seguirá con el caso "hasta donde haya que llegar", convencidos de que en las declaraciones que José María González, José Vicente Barcia y Manuel González Bauza realizaron a los medios de comunicación y a los vecinos de Loreto respecto al corte de agua del año 2014 hay injurias y calumnias.

Otro revés que ha recibido el PP local últimamente tiene su origen en el seno del propio partido. Desde Cádiz se hizo una campaña contundente de apoyo a la candidata a la presidencia del partido a nivel nacional, Soraya Sáenz de Santamaría. Como compromisarios de la formación acudieron a Madrid Teófila Martínez, Juan José Ortiz, Ignacio Romaní o Mercedes Colombo, concejales todos del Ayuntamiento. Y el resultado no pudo ser más negativo: Pablo Casado obtenía la victoria electoral y se convertía en presidente del PP. A diferencia de lo que Fran González hizo meses antes con Pedro Sánchez y el PSOE, los populares gaditanos apostaron a caballo perdedor. ¿Puede tener esto alguna respuesta en un futuro a corto o medio plazo? Ciertamente, militantes del PP creen que por el momento no ocurrirá nada, pero dan por hecho que una vez pasen las elecciones municipales y autonómicas, el partido sufrirá una amplia renovación, sobre todo en aquellos sectores que no fueron afines a Casado, como ocurre en Cádiz.

Para colmo, tampoco es que el PP esté encontrando en Cádiz el más mínimo apoyo en sus reivindicaciones y propuestas municipales. Últimamente, los populares se están distinguiendo por quedarse solos en aquellas decisiones que elevan en la política municipal. Como ejemplos, valga lo ocurrido con los presupuestos de 2018 (que únicamente votaron en contra los concejales del PP, a diferencia del PSOE y de Ciudadanos), o con la prórroga del contrato de limpieza (cuando los populares abandonaron el pleno y no participaron de la votación que sí manifestaron el resto de grupos representados en el Salón de Plenos).

Una cascada de malas noticias, por tanto, sacude en las últimas semanas al PP de Cádiz, que posiblemente esté sufriendo uno de los momentos más críticos de los últimos años, precisamente en un tiempo muy poco propicio, pues las elecciones están a la vuelta de la esquina y aquello que ocurra en estos meses puede marcar, y mucho, el resultado de mayo de 2019. ¿Qué dirían los sondeos a día de hoy?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios