tiendas Iniciativa de Cádiz Centro

La Noche Abierta del Comercio se queda fría

  • El ambiente mejoró ostensiblemente con respecto a otros sábados pero la crisis se ha dejado notar con menos gente

Un empleado de la tienda Pepe Jeans lo expresaba de manera muy clara: "Para lo muerto que están los sábados por la tarde últimamente hoy hay ambiente y se ha hecho algo más de caja". Lo que se expresa en esta tienda lo simboliza el presidente de la asociación de comerciantes Cádiz Centro, Juan Tovar, entidad que organiza la Noche Abierta del Comercio: "si nos quedamos cruzados de brazos entonces no hay nada que hacer".

Todo esto se resume en que la cuarta edición de la noche abierta estuvo más fría que en otras ocasiones, pero consiguió reactivar la tendencia negativa de las jornadas sabatinas pero en tiempos de una crisis fortísima es muy difícil redondear una jornada como esta.

Frío en el ambiente y frío en la calle. Para que la gente entrara en calor en muchos de los establecimientos obsequiaban a los clientes bien con una copa de cava, vino y algún tipo de aperitivo.

En algunos escaparates se indicaba con carteles que había ofertas por la compra durante la Noche Abierta.

Son nuevas fórmulas que busca el comercio moderno, el de nuestros días que trata de capear la crisis. En el Centro Integral de la Mujer, en la plaza del Palillero, se pueden ver fotos de los que había hace muchos años, cuando las franquicias no copaban gran parte de los mejores locales del casco históricos. Son nombres que huelen a pasado: Mexia, Moral, Melchor, Bazar España, Faly, María Jesús Piel, Almacenes Amaya, La Industrial. Todos ellos y la figura de algunos de los comerciantes más importantes en los últimos 200 años se puede disfrutar en la exposición que ha montado José Álvarez Portillo llamada 'Dos siglos de sociedad, industria y comercio en Cádiz'.

Pero hoy corren nuevos tiempos y los comerciantes tienen muy claro que no pueden esperar a que los clientes entren en sus tiendas sino que tienen que idear fórmulas atractivas para ello.

En la plaza del Palillero el grupo brasileño D'Caipirinha a ritmo de bossanova con la voz de Mariló Rico regala los oídos a la gente con un pequeño concierto que sirve de banda sonora a la Noche Abierta. Este año la cosa está un poco más corta y en vez de sobre un tablao lo hacen sobre la misma plaza.

Por allí han pasado poco antes varios jóvenes perfectamente arreglados y peinados. Está claro que son modelos. Los ciudadanos pueden disfrutar un desfile interactivo e itinerante, porque se fue moviendo por diversas calles del casco antiguo.

Y si no había bossanova, había un pasacalles con una charanga o los zancudos que iban regalando algunos objetos.

El ambiente iba por calles. San Francisco no mejoraba la situación habitual que tenía. Entre algunos comercios cerrados, los bancos e incluso algún asociado de Cádiz Centro que también se encontraba cerrado, el ambiente en la calle entre San Agustín y Nueva era mínimo. Los establecimientos regentados con ciudadanos chinos sí se apuntaron a la Noche Abierta, aunque en ellos suele ser habitual todos los sábados.

En Columela ya mejoraba y se veía a más gente, aunque en ningún caso superaba lo que hubo en la primera edición, donde sí hubo mucha gente en la calle. En los establecimientos locales se veían los carteles con ofertas, mientras que todas las franquicias aprovechaban también que este sábado hubiera más gente que otros. En esta vía prácticamente todos los comercios estaban abiertos.

En Novena se seguía con la misma tónica que en Columela, pero en la paralela José del Toro se veía una calle oscura. La crisis económica se ha cebado con esta calle que se ha visto obligada a cerrar numerosos establecimientos en los últimos tiempos.

En la calle Ancha la librería Quorum parecía que se encontraba en un día de Navidad cualquiera, porque estaba llena.

En la plaza de Mina Guillermo Maqueda, propietario de la tienda Arte en Movimiento, participaba en la Noche Abierta como cualquier otro establecimiento pero lo curioso del caso es que había sido padre primerizo de una niña esa misma mañana.

Otros colaboradores de esta Noche Abierta repartían unos folletos rosas con el título Sabores de la Navidad, donde venía la relación de establecimientos hosteleros donde a las personas que participaran en la Noche Abierta se les ofertaba la bebida más una tapa a dos euros.

Juan Tovar, el presidente de Cádiz Centro, mientras tanto volvía a insistir en que la Noche Abierta no tiene otro objetivo que "promocionar el comercio" y veía con satisfacción que parte de la clientela viene de la provincia: "en todo nuestro entorno no hay ningún centro comercial como este donde hay una variedad de oferta de comercio tradicional, de moda, especializados y de franquicias".

Y si alguien quería completar la jornada y aprovechar para hacer visitas culturales, tuvo hasta la medianoche la posibilidad de visitar las muestras en el ECCO (Espacio de Creación Contemporánea), la Casa de Iberoamérica y el Museo de Las Cortes.

La Noche Abierta cerró sus puertas con el mensaje de que había que intentarlo, aunque las circunstancias no acompañen siempre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios