NUEVAS INFRAESTRUCTURAS

El Mercado Gastronómico, para las navidades de 2018

  • La promotora inicia el proceso de comercialización del complejo tras solventar todos los problemas administrativos y técnicos que han retrasado la operación desde 2015

Así será la zona de terrazas en el exterior del futuro complejo gastronómico. Así será la zona de terrazas en el exterior del futuro complejo gastronómico.

Así será la zona de terrazas en el exterior del futuro complejo gastronómico.

Tras cerca de tres años de incertidumbres el proyecto del mercado gastronómico en la antigua estación ferroviaria de Cádiz da hoy un paso esencial, sin marcha atrás y que supone la principal garantía de que, a pesar de todos los problemas burocráticos y técnicos acumulados en este tiempo, va a ser una realidad en el plazo de unos meses.

La empresa promotora colgará a lo largo de la jornada de hoy grandes toldos informativos en los dos edificios de las antiguas oficinas de la terminal, ubicados en los extremos de la cabecera del histórico edificio. Será el pistoletazo de salida para el inicio del proceso de comercialización del complejo gastronómico. A partir de ahí se irá cerrando la oferta hostelera que va a dar sentido a este equipamiento que por su tamaño, unos 5.500 metros cuadrados de superficie, se va a convertir en uno de los mayores de España en este sector.

El inicio de la comercialización, a cargo de una firma gaditana, implica que ya se han logrado salvar los numerosos problemas que los promotores se han ido encontrando desde que a principios de 2015 Adif, la empresa pública ferroviaria propietaria del edificio, diese el visto bueno a este proyecto gastronómico. Desde entonces se ha chocado con las reticencias iniciales del gobierno municipal, temeroso de la incidencia que el mercado podía tener en el resto de la hostelería de la ciudad; a la vez, se han superado los problemas en materia de infraestructuras para hacer llegar la luz y la red de saneamiento a estas instalaciones, e incluso se ha avanzado en la urbanización del Plan Plaza de Sevilla, donde se integra este centro.

El inicio de la comercialización va parejo a una reorganización de la oferta de suelo que se va a incluir en la misma. Pendiente de concreción, se plantea una reducción de los pequeños locales, con una media de 9 metros cuadrados de superficie, reforzando la presencia de locales de mayor superficie. Igualmente se ha introducido una serie de modificaciones en la reordenación del centro a fin de mejorar su accesibilidad tanto desde el futuro jardín junto a la muralla de la Cuesta de las Calesas como desde la avenida de Astilleros.

Con todo, la previsión es que a lo largo del próximo mes de enero de 2018 se hayan cerrado acuerdos para el 60% del suelo disponible. Puede parecer un porcentaje elevado, sin embargo el evidente interés que desde un principio ha tenido este proyecto ha provocado que marcas hosteleras de cierto nivel, se mencionan cuatro o cinco, ya se hayan mostrado interesadas para estar presentes en la vieja estación ferroviaria de Cádiz. A la vez, conseguir este porcentaje y, sobre todo, conseguir que los locales de mayor tamaño cuenten con una oferta ya clara, garantiza la continuidad del proyecto, según las perspectivas de negocio que se manejan desde la promotora.

El concepto en todo caso sigue siendo el mismo. Por una parte, se quiere atraer una oferta internacional en materia gastronómica. Desde la comida italiana a la griega pasando por la árabe. Toda la variedad que sea posible será bienvenida. Igualmente se deja un amplio espacio para el impulso de pequeños promotores gaditanos, con una oferta de coste del suelo que se quiere sea muy competitiva. Y junto a ello, medianas superficie, entre ellas un mercado gourmet y otro de productos frescos que, según los primeros planteamientos, se podrán cocinar en la propia estación. El complejo contará, aprovechando la amplitud del espacio, con una plaza interior donde en determinadas fechas podrán celebrarse eventos de distinto tipo.

La nave central cuenta con 3.100 metros cuadrados de superficie. El potencial de este espacio ya se pudo comprobar durante los actos del Bicentenario y con motivo del almuerzo presidido por el rey Felipe VI con motivo del 150 aniversario de Diario de Cádiz. Quienes no conocían estas instalaciones, cerradas desde hace años al público, se quedaron simplemente maravillados.

En las naves laterales, donde irán los mercados y los restaurantes especializados, se cuenta con 1.800 metros cuadrados. Todo se completa con las dos pequeñas torres ubicadas en los laterales de la fachada principal, donde inicialmente se baraja la llegada de firmas que supongan una gran foco de atracción para el público joven.

Aunque los traspiés sufridos desde el principio podrían animar a no poner fecha para la apertura del complejo gastronómico (la primera se fijó para el verano de 2016), el mismo inicio de la comercialización sitúa para antes de las fiestas de Navidad de 2018 la inauguración del nuevo mercado. Ahora se trabaja en la elaboración del proyecto definitivo, que como todo el concepto de esta operación está en manos del estudio del gaditano Álvaro Linares. Aquí se incluyen las autorizaciones municipales, las catas geotécnicas en el terreno y, lo que será más costoso y complicado, la traída de las redes de agua, saneamiento y energía eléctrica. La previsión es que las obras para el acondicionamiento del interior de la estación, que recuperará la vieja imagen de una terminal ferroviaria, no pasen de los diez meses. Algo justo, pero dentro del calendario para que en la Navidad de 2018 Cádiz cuente con una más que atrayente oferta gastronómica que unir a la ya existente, de gran calidad, en el conjunto de la ciudad.

La cifras que inicialmente se barajaban en el proyecto del mercado gastronómico elevaban a dos millones de personas los hipotéticos clientes que podían pasar cada año por estas dependencias. Aquí se cuenta con la cercana conexión con el muelle marítimo y la cada vez más elevada llegada de turistas de cruceros; la vecina presencia de la nueva estación interurbana de autobuses y la propia existencia de la terminal ferroviaria, uno de cuyos accesos principales será, en su momento, por el propio mercado gastronómico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios