Cádiz

Médicos del hospital creen que Alonso podría estar engañado

Especialistas del Hospital Puerta del Mar han mostrado su indignación ante las declaraciones del consejero de Salud en comisión parlamentaria. Señalan que con las informaciones que se han publicado sobre el estudio que revela irregularidades en Cirugía General, "nadie atenta contra los profesionales de esa Unidad, porque precisamente son víctimas de un director y un gerente que hicieron oídos sordos al escrito presentado recientemente bajo la ley del miedo a través de los sindicatos", haciendo referencia a un escrito entregado a la Gerencia y Dirección Médica del hospital en el que los profesionales de la UGC de Cirugía General y Digestiva mostraban su malestar por "múltiples motivos muy graves" y ante una "situación insostenible". Pedían que se tomara declaración a los miembros de la unidad asegurando la confidencialidad para que pudieran tomar conciencia de esa situación "que no se puede aguantar más tiempo".

Profesionales del hospital señalan que los miembros de esta unidad "tuvieron la esperanza de ser amparados por la Gerencia para que se les tomara declaración individualmente y en vez de eso han sido abandonados por el consejero, quien ha dado su apoyo a una Gerencia que consiente y anima las prácticas de coacción laboral".

Estos especialistas aseguran que el estudio presentado por miembros de la Unidad de Anestesia y sus datos "son rigurosos, ya que se basan en los expedientes clínicos que se han aportado y que están ahí. Lo que no es riguroso es que apenas se haya declarado como tal el 40% de las reintervenciones, ni un gran número de dehiscencias y demás complicaciones. Porque se emplean códigos que nos son exactos u otros que son totalmente falsos o simplemente nada. No es riguroso que incluso después de abordar el problema en la Comisión de Seguridad, no se haya hecho nada útil por evitar que sigan sucediendo estas prácticas ni tampoco es riguroso que mientan sobre la situación de la unidad descaradamente".

Sostienen que el consejero "tiene los datos que le han facilitado los implicados en un tema que puede suponer una estafa y una malversación de fondos públicos. Tiene los datos que quiere tener, y se los dan mientras siguen cobrando suculentas productividades". Por este motivo, afirman que el consejero "debería ponerse al lado de los profesionales que están fuera de los despachos engordando cifras y que además se niegan a ser auditados. Cuídese del lado de quien se pone, porque no le están contando todo lo que sucede allí y al final lo mismo se arrepiente de haberse hecho esa foto con esos gestores".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios