Cádiz

Manuel Campos, el delegado del Estado desconocido

  • Apenas estuvo dos semanas al frente de la Zona Franca antes del inicio de la Guerra Civil y su forzado exilio a México

Una breve nota de pocas líneas informaba en la prensa que Manuel Campos Milán había sido nombrado delegado del Estado en la Zona Franca de Cádiz. El joven industrial gaditano, de 36 años edad, tomará posesión de su cargo el 5 de julio de 1936. A los pocos días viajará a Madrid para poner en marcha la gestión que le había sido encomendada. En la capital le cogió el golpe de estado del 18 de julio. Cádiz pasó rápidamente a manos de los golpistas mientras que la capital seguirá en manos de la República hasta el final del conflicto armado lo que, sin duda, le salvará la vida.

En Cádiz será rápidamente sustituido al frente de la Zona Franca por Manuel Samalea de Labra, vocal del Estado, que ocupará este cargo de manera interina durante largos años.

Manuel Campos, militante del Partido Radical Socialista y que llegó a ser teniente de alcalde del Ayuntamiento de Cádiz, lograría huir a Francia y desde allí, en 1939, tomar un barco rumbo a México donde en 1940 conseguirá la nacionalidad permitiéndosele realizar negocios relacionados con su profesión.

En Cádiz, mientras tanto, concluida la Guerra Civil los vencedores le juzgarán, en su ausencia, y le condenarán, en mayo de 1944, por "responsabilidades políticas", siendo inhabilitado de forma perpetua a ocupar cualquier cargo en la administración.

Hace unos meses se colocó en la galería de presidentes y delegados del Estado de la Zona Franca el retrato de José del Corripio, predecesor de Campos durante todo el periodo republicano. Pero nada se hizo sobre Manuel Campos simplemente porque se desconocía su existencia.

Será María del Tránsito Ramírez, la responsable del Departamento de Documento de la Zona Franca, la que 'descubra' que había un delegado del Estado desconocido por todos. El libro 'Historia de la Zona Franca', que se presenta hoy en el Consorcio (antes, a la una y media se homenajeará a José Ochoa, ingeniero autor del proyecto del recinto en 1948), saca por fin a la luz el retrato de Manuel Campos del que, por ahora, sólo queda una ficha de la Oficina de Inmigración de México.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios