El futuro del alcalde de Cádiz

Kichi revienta el escenario

  • El anuncio contra todo pronóstico del alcalde de presentarse de nuevo en 2023 tumba la única certeza que había de cara a las próximas elecciones y tambalea la vida política de la ciudad

El alcalde de Cádiz, en su comparecencia del jueves. El alcalde de Cádiz, en su comparecencia del jueves.

El alcalde de Cádiz, en su comparecencia del jueves. / Julio González

Las elecciones municipales de 2023 eran hasta el jueves toda una incógnita. ¿Qué iba a pasar? ¿Quién se iba a presentar por cada partido? ¿Quién iba a ser el candidato sustituto del actual alcalde? Prácticamente todo estaba por responder, a falta de dos años y medio para esa cita con las urnas que ya cobraba un especial interés. La única certeza hasta el jueves era que José María González no estaría en esas listas, que el alcalde no repetiría candidatura, lo que abría aún más los posibles resultados y barruntaba una intensa campaña para hacerse con la Alcaldía. Pero el jueves reapareció Kichi y trajo la incertidumbre respecto a lo único que estaba claro. Reapareció sólo por unas horas, para volver a su baja paternal hasta pasado el puente de la Inmaculada; pero ese tiempo le bastó para, como los grandes artistas en sus conciertos y espectáculos, reventar el escenario.

Reventar el escenario en el que a buen seguro estaban trabajando, o al menos contemplaban, todos los partidos con intereses en el Ayuntamiento. A nadie se le escapa que sin Kichi de candidato, el camino a la Alcaldía se abría a muchas posibilidades. Entre otras cosas, porque detrás de Kichi no hay nadie que despunte en Adelante Cádiz, como no lo había tampoco en Por Cádiz Sí Se Puede, lo cual debilitaba a esta fuerza que lleva gobernando desde 2015. Por eso, las elecciones de 2023 se habían convertido en una oportunidad de oro para que los partidos tradicionales recuperaran el peso que de manera tan notable han perdido en las dos últimas citas con las urnas, y también para que despuntara alguno de esos nuevos partidos como Ciudadanos.

Por todo ello, andaban los partidos planteando qué candidato podía ser el idóneo, con qué estrategia podrían tener a mano la Alcaldía, qué perfiles iban a buscar para presentarse en 2023, cuando llegó Kichi y puso todo patas abajo. “Ahora no descarto volver a presentarme”, vino a decir el jueves el alcalde, dejando seguramente de piedra a toda la oposición y a más de uno que sin estar en la oposición veía opciones de entrar en San Juan de Dios dentro de dos años y medio.

El anuncio del alcalde ha destrozado de un plumazo la única certeza de las próximas elecciones y revienta el escenario que hasta el jueves se preveía. Su opción de volver a ser cabeza de lista, junto a la polémica expulsión de Teresa Rodríguez del grupo de Adelante Andalucía en el Parlamento autonómico abre, pues, una serie de claves o incógnitas.

El equipo de gobierno

La primera de ellas gira en torno a cómo se comportará de aquí a 2023 un equipo de gobierno que es un auténtico Frankestein. Está formado por Podemos, por los Anticapitalistas liderados por Kichi, por la Izquierda Unida de Martín Vila y por Ganar Cádiz, donde se integra la propia IU antes de formar parte de Adelante Cádiz (algo así como una versión política de las matrioskas rusas). Un cóctel que en el momento actual puede reventar por cualquier lado, pese a que el alcalde diga que ha hablado con Vila y Vila con el alcalde y pese al optimismo de Ganar Cádiz que no quiere oír hablar de una ruptura del gobierno. En este escenario, conviene no perder de vista que ya de por sí había tensiones y rupturas en el gobierno municipal antes incluso de que Izquierda Unida moviera ficha para expulsar a Teresa Rodríguez. Dos años y medio en política es mucho tiempo para un gobierno tan plural y con tantos frentes internos.

La candidatura de Kichi

Por otro lado, el anuncio de Kichi de repetir como candidato a la Alcaldía plantea la duda respecto a esa candidatura. ¿Candidato de qué o de quién? ¿Y con quién? Parece lógico pensar que en caso de que Adelante Cádiz consiga llegar con su actual configuración al final del mandato, no se repita la coalición con Podemos ni mucho menos con los Anticapitalistas; y esto puede provocar que la candidatura que en 2019 lideró González quede fragmentada de cara a 2023 entre Podemos, Izquierda Unida, Ganar Cádiz, y el lugar que ocupe el actual alcalde, que puede liderar un nuevo partido (ese que parece que quiere crear junto a Teresa Rodríguez) o presentarse por esa Izquierda Anticapitalista.

Unido a esto, dependiendo del partido bajo el que se presente se despejará también el interrogante de quién o quiénes formarán esa candidatura que lidere José María González. Martín Vila ha dicho ya que no repetirá (aunque claro, decir eso ahora no parece que tenga mucha credibilidad después del cambio de parecer de Kichi), y los concejales de Ganar Cádiz optarán por seguir en esa coalición, a priori. ¿Tendrá que buscar González nuevos rostros que lo acompañen en 2023? ¿Estará la propia Teresa Rodríguez para reforzar esa posible nueva candidatura?

La oposición

Otra de las claves derivadas del anuncio de Kichi está en la oposición, a la que cogió con el pie cambiado. Es cierto que poco se sabía o se había movido hasta ahora respecto a las próximas elecciones, pero todos contaban con que Kichi no estaría en el juego. Y ahora todo cambia, porque enfrentarse al actual alcalde pinta un escenario bien distinto. Habrá que ver ahora cómo reaccionan un PP donde Juancho Ortiz no parece muy dispuesto a seguir, un PSOE que tendrá que resolver algún proceso interno antes de ver si Mara Rodríguez encabeza o no la lista, y un Ciudadanos que ha demostrado que es imprevisible y que incluso navega contra sus propios intereses, como hizo en 2019. Se abre la veda para la búsqueda de candidatos que compitan con Kichi.

Lo que resta de mandato

Siguiendo con la oposición, sin duda el anuncio de un alcalde que se venía presentando con las maletas hechas y esperando su salida como agua de mayo de 2023 y que ahora dice que quiere seguir va a provocar un cambio en las políticas desarrolladas hasta ahora. Primero porque es de esperar que el propio Kichi cambie y regrese tras su baja en diciembre con las pilas cargadas y dispuesto a lograr revulsivos que vuelvan a generar confianza en una población cada vez más desencantada con su gobierno, y segundo porque la guerra electoral es de esperar que se recrudezca desde ahora. Todo ello puede generar un escenario mucho más intenso, bélico incluso, que al que nos tenían acostumbrados hasta ahora.

¿Una plataforma ciudadana?

En medio de todas estas incógnitas y claves que deja la más que posible repetición de Kichi como candidato a la Alcaldía cabe preguntarse qué será de esa plataforma ciudadana que tímidamente estaba intentando formarse para presentar a las elecciones una propuesta de gestión y de trabajo por la ciudad ajena a cualquier sigla política. Mucho se viene hablando de este intento ciudadano en el que hay políticos que ya tienen experiencia en San Juan de Dios, profesionales libres conocidos de la ciudad y gaditanos desencantados con la política que se viene haciendo en el Ayuntamiento y con la falta de empuje, de exigencia y de ilusión que parece adolecer últimamente una ciudad demasiado pendiente en exigir a terceras administraciones en lugar de actuar con lo que tiene, demasiado centrada en culpar en lugar de asumir, en llorar en vez de pelear, en esperar sentada y no tirar para adelante.

Todo era una incógnita para las próximas elecciones. Y Kichi interrumpió su baja paternal el jueves por unas horas para reaparecer en público y reventar por completo el escenario de 2023, en el que bajo una gran contradicción (que incumple el código ético y esos documentos que llegó a firmar ante notario hace año y medio) acaba de incorporarse el actual alcalde, con el que nadie contaba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios