Cádiz

La Junta afronta la recta final de la eliminación de la infravivienda

  • Desarrolla un novedoso programa en Andalucía de colaboración con la propiedad privadal Veinte años después del inicio del Plan de Rehabilitación quedan 17 fincas por actuar

Una finca con infravivienda en una imagen de 2011. Una finca con infravivienda en una imagen de 2011.

Una finca con infravivienda en una imagen de 2011. / lourdes de vicente

Comentarios 1

En apenas unos meses se cumplirán veinte años desde la publicación del decreto de la Junta de Andalucía por el que asumía las políticas de vivienda en la ciudad de Cádiz, dejando a un lado al propio Ayuntamiento de la capital.

El decreto daba paso al nacimiento de la Oficina de Rehabilitación del Casco Antiguo, un mecanismo novedoso que se copiará, más adelante, en otras poblaciones de la comunidad. La Oficina afrontará, con barra libre en cuanto a la financiación económica, la eliminación de la infravivienda, una de las grandes lacras históricas de la ciudad y la recuperación de buena parte del parque inmobiliario de la capital. Al Ayuntamiento, entonces gobernado por Teófila Martínez, se le dejará las migajas con 94 actuaciones que, en todo caso, ejecutará la administración local con gran rapidez.

A mitad de camino el plan se topó con la crisis económica y la paralización de las inversiones públicas. El ritmo frenético en materia de obras se paró dejando actuaciones a medio ejecutar y demasiadas fincas y solares vacíos.

Ahora que lo más duro de la crisis ha pasado, pero aún sin favorecer el retorno de las grandes inversiones públicas, la Junta en Cádiz ha puesto sobre la mesa una serie de actuaciones que buscan reactivar la eliminación de las infraviviendas.

A modo de una tormenta de ideas, desde la Delegación Provincial de Fomento se han planteado alternativas ante los presupuestos exiguos que maneja, ideas que se han traslado a la Consejería donde ha sido necesario emprender una ardua labor de 'venta' de los nuevos productos. Y aquí, de nuevo, Cádiz vuelve a convertirse en un ejemplo en materia de rehabilitación.

Aunque a un ritmo ostensiblemente inferior al logrado en los primeros años del Plan, algo comienza a moverse en el casco antiguo de la ciudad. Hasta tal punto que el propio Federico Fernández, delegado provincial de Fomento, asume como propia la frase de que "la problemática de la infravivienda en Cádiz tiene los días contados".

La Junta trabaja sobre los datos aportados por el propio Ayuntamiento de Cádiz, que hace unos meses fijaba en 30 las fincas con infravivienda en la ciudad. Muy lejos de las 300 localizadas en 1999, pero siempre demasiadas ante el derecho constitucional de tener una vivienda digna.

Esta cifra, sin embargo, se ha ido depurando. La Junta plantea una lógica: hay infravivienda si la casa está habitada. Si la finca está vacía, no lo hay. De este modo se ha ido rebajando la cifra atendiendo a este concepto y, también, a que en este tiempo se han resuelto algunos casos (incluso algún propietario ha transformado el inmueble en apartamentos turísticos), hasta quedar en 17 inmuebles con infravivienda, según considera la administración regional.

Con esta cifra sobre la mesa, Fomento ha puesto en marcha su última idea: cerrar acuerdos con los propietarios para afrontar de forma conjunta la rehabilitación del edificio afectado. Un porcentaje de los pisos seguiría en manos privadas y el resto pasaría a incrementar el parque público de vivienda en Cádiz.

Los técnicos de la Junta entraron en contacto con los diecisiete propietarios vía correo. Finalmente sólo cinco han concurrido a este proyecto.

La cifra, cinco, podría parecer en un principio muy reducida. La Junta tiene otra visión. "Lo peor hubiera sido que a esta convocatoria se hubieran presentado más de veinte fincas, lo que hubiera dejado en evidencia los número de infravivienda que manejamos en la ciudad. Sobre un total de 17, es un buen número para empezar".

Sobre todo cuando hay que tener en cuenta que el presupuesto que dispone la Delegación de Fomento para esta operación se limita a 680.000 euros, que sólo alcanza para actuar en uno de los edificios.

Federico Fernández asume la cortedad de la cifra, pero a la vez traslada el mensaje que se ha dado el primer paso en un plan novedoso para la propia Consejería y que si concluye bien, como se espera, abra la posibilidad a nuevas aportaciones. Todo, paso a paso.

La previsión de Fomento es tener seleccionado el inmueble sobre el que se quiere actuar en el plazo de dos o tres semanas. Ahora le toca el turno a los técnicos, que están visitando los cinco edificios para ver su estado y para estimar el coste de la posible operación a realizar. En su momento se fijará el número definitivo de viviendas. La idea es que la Junta se quede con cerca de la mitad de ellas.

Destaca Fernández el importante avance que supone activar este proyecto. "El propio consejero de Fomento (Felipe López) nos ha puesto como ejemplo. A ello unimos ahora el desarrollo del nuevo Plan Estatal de Vivienda y el nuevo escenario político (con el gobierno socialista en Moncloa)" que debería de facilitar más inversiones en materia de lucha contra la infravivienda.

"El expediente que se inicia ahora para esta actuación supone abrir un nuevo camino. Hemos solventado los problemas de financiación y, también, los posibles inconvenientes administrativos", destaca Federico Fernández, que incide que la prioridad actual de la Junta es la de erradicar de forma definitiva con la infravivienda.

Durante la primera etapa del Plan de Rehabilitación, la Junta se topó con las dificultad de localizar a los propietarios de determinadas fincas. En esta ocasión, el proceso ha sido más sencillo. Uno de los inmuebles con infravivienda es propiedad de dos arquitectos, otro de un veterano promotor de la ciudad, otro fue adquirido mediante un proceso de contraventa. Una cuarta finca es propiedad de un grupo de familiares con escasos recursos pero que están dispuestos a afrontar las inversiones de recuperación de la casa si su inmueble es el elegido por la Junta, mientras que la quinta también es de varios propietarios. Los edificios afectados se encuentran en las calles Soledad, Cristóbal Colón, Garaicoechea, Paco Alba y Mesón.

Una vez la operación esté en marcha, a través de la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía, se valorará las virtudes de este nuevo proyecto para intentar más partidas económicas en los siguientes presupuestos autonómicos, a fin de actuar sobre todas las fincas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios