Jorge Pardo · Músico de jazz y flamenco"

El flamenco no tiene fronteras"

  • El artista madrileño ofrecerá un concierto este sábado en el Alcázar de Jerez como parte de su gira 'Djinn'.

Jorge PardoMúsico de jazz y flamenco"El flamenco no tiene fronteras" Jorge PardoMúsico de jazz y flamenco"El flamenco no tiene fronteras"

Jorge PardoMúsico de jazz y flamenco"El flamenco no tiene fronteras"

El músico Jorge Pardo (Madrid, 1956) visitará Jerez el próximo 4 de agosto para actuar en el Alcázar, dentro del ciclo 'Noches de Bohemia' como parte de su gira 'Djinn'. Un último trabajo, 'Metaflamenco Djinn', que comparte la forma, la banda y el sonido de 'Historias De Radha y Krishna' pero se adentra en la esencia del flamenco por lo más grande del cante para llevarlo más allá de los confines de sus fronteras actuales.

-En Jerez tiene usted muchos amigos y además es un apasionado del flamenco.

-Pues la pura verdad es que me siento como en casa cuando voy a Jerez. Hay varios puntos en el planeta donde me siento como en casa y uno de ellos es Jerez.

-¿Qué ofrecerá este próximo sábado en el Alcázar?

-Pues mi último proyecto musical, que consiste en la misma esencia de los cantes del flamenco que yo interpreto con el saxo y la flauta, cantes del Talega, de El Borrico, Camarón, La Perla, en un concepto de música electrónica de bases creadas con instrumentos electrónicos, de interacción de la electrónica con músicos en el escenario, instrumentos acústicos y electrónicos juntos que permite la última tecnología musical. Los que ya me conocen saben que soy un músico-artista-curioso con todos los instrumentos que se pueden tener a mano. En definitiva, será improvisación, esencia del cante y música electrónica.

-¿Es posible llevar al flamenco más allá de lo que es?

-Bueno, eso suena un poco pretencioso. El flamenco no lo llevas más allá simplemente es que no tiene fronteras, así que gente como yo pues lo que hacemos es tirar un poco del chicle a nuevos paisajes sonoros, por así decirlo.

-Los más puristas dirán que esto no es flamenco.

-Bueno, eso es una cuestión que siempre ha existido. Siempre han tenido esas reacciones con las cosas que son nuevas y yo siempre he vivido en esa especie de polémica. Recuerdo cuando se hizo 'La leyenda del tiempo' de Camarón o el primer disco de Paco de Lucía, que ahora es tan alabado, pues fue muy denostado en aquella época. Ha existido y existirá siempre, no tengo mucho que decir al respecto. Me parece bien que existan porque tiene que haber opiniones de todo, siempre que se hagan sin acritud.

-¿Le acompañará alguien especial en el escenario, habrá sorpresas?

-Pues seguramente porque conociendo cómo sois en Jerez y con la cantidad de amigos que tengo, pues es probable que haya alguna variación. Seguramente se subirán artistas jerezanos.

-¿Qué espera ver en el público, más amantes del flamenco o del jazz?

-Creo que la música en general va dirigida a toda persona que quiera disfrutar de ella. En ese sentido, si empezamos a poner etiquetas a los oyentes pues mal vamos. Seguramente estará el flamenco curioso que quiera saber qué está pasando con lo que hago últimamente, y de los jazzistas lo mismo. El personal que me sigue desde hace unos años ya sabe que se va a llevar alguna sorpresa.

-Tras 30 años en la profesión, ¿cómo le llegan ideas nuevas?

-Siempre es un día a día, cada día sale el sol y el sol es viejo pero siempre cada día es nuevo. Pues con la música pasa lo mismo, van pasando los años y vas acumulando experiencias, pero cada día te sorprendes a ti mismo con una nueva melodía o con un nuevo reto rítmico o con unos sonidos que no tenías en la maleta.

-Su música parece de cuento, de un viaje de Rudyard Kipling. ¿Le inspiran la literatura, los viajes?

-Sin duda, claro, todo es inspirador. Y un artista, un músico, no deja de contar, al fin y al cabo, el mundo a su alrededor cómo uno lo ve y lo siente. Así que para mí también, cualquier cosa que cae en mis manos, un paisaje, una sesión en Bangkok, o un músico que conoces en Perú son inspiradores. La literatura, la pintura, todo lo que te rodea es inspirador. Yo no me voy a dar por una persona muy culta porque no tengo esa capacidad de acopio de las cosas, pero sí que soy muy atento y curioso y me gusta beber de todas las fuentes, así que por ahí, siempre es inspirador todo.

-¿Tiene algún trabajo a la vista con el que sorprender de nuevo?

-Pues siempre estoy preparando material lo que pasa que ahora estoy un poco más volcado en una productora francesa que me está haciendo una película y que viene a rodar precisamente a Jerez, donde estarán acompañándome. Llevan unos seis meses y le quedan otros cuantos de filmarme en todos los sitios a los que voy. Van a editar una película que se va a llamar 'Trance' y que seguramente verá la luz a finales de 2019. También estoy en guiones, música para la película...

-Que le hagan una película ya es lo máximo.

-(Risas). Es una película que va a ser sobre mis cosas pero también tendrá un guión un poco ficción. Va a estar interesante. Estoy muy ilusionado con ello.

-Dígame algunos de los mejores solos de jazz.

-Mmmm, es muy difícil... Bueno venga, me voy a arriesgar. Voy a decir tres: de John Coltrane en 'A love supreme', alguno de Miles Davis en cualquiera de sus discos y algún otro que no he escuchado de un intérprete desconocido.

-¿Qué es lo que más le emociona de actuar ante el público?

-Bueno, siempre el reto de ponerse delante del público, esa ceremonia... Como dicen los físicos cuánticos, el observador 'altera' el experimento. En el caso de la música también es así: una cosa es lo que produces en el estudio de tu casa, pero cuando el experimento sale del estudio se convierte en otra cosa, ya hay gente y todo influye y esa energía que se produce entre los músicos y el público en un escenario es único. Así que siempre enganchado a esas variaciones que te ofrece la música en vivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios