Política

Igual que hace una década

  • En 2007, el presidente Chaves visitó a la alcaldesa y prometió prácticamente las mismas cosas que Susana Díaz el pasado miércoles.

Manuel Chaves y Teófila Martínez, con los entonces concejales detrás, ofrecen la rueda de prensa posterior a su encuentro hace ahora diez años. Manuel Chaves y Teófila Martínez, con los entonces concejales detrás, ofrecen la rueda de prensa posterior a su encuentro hace ahora diez años.

Manuel Chaves y Teófila Martínez, con los entonces concejales detrás, ofrecen la rueda de prensa posterior a su encuentro hace ahora diez años. / julio gonzález

Comentarios 4

La visita de Susana Díaz el pasado miércoles al Ayuntamiento ha dejado en la ciudad dos sensaciones fundamentales: el optimismo o la esperanza de que la Junta de Andalucía empiece a ejecutar en cascada todos los proyectos de calado que tiene pendientes, lo que traería consigo una mejora sustancial de la ciudad y un importante salto de calidad de cara al futuro; y el escepticismo o convencimiento de que lo anunciado por la presidenta de la administración autonómica no es más que un nuevo canto de sirena que se suma a tantos otros que se han realizado a lo largo de los últimos años.

No les falta razón, desgraciadamente, a quienes se han decantado por esta última sensación. Y es que pese a la contundencia con que Díaz se pronunció y anunció los proyectos y planes a ejecutar, en casi todos los casos se trataba de asuntos pendientes. Tan pendientes, que se va a cumplir precisamente una década desde que se produjo un escenario muy parecido.

En el año 2007 (en septiembre) visitó el Ayuntamiento el entonces presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, para entrevistarse con la entonces alcaldesa, Teófila Martínez. Y la hemeroteca de este periódico refleja unos parecidos espectaculares con lo que ocurrió el pasado miércoles. Casi idénticos. Desde las protestas que el presidente de la Junta se encontró en la puerta del Ayuntamiento (en ese caso por trabajadores de Delphi), a la duración de la reunión entre los dos responsables institucionales (más de una hora), pasando por las valoraciones del encuentro ("amable, agradable y positivo", decía Manuel Chaves en la rueda de prensa posterior, destacando Martínez también que había encontrado al presidente "receptivo" con las propuestas) o por el hecho de que ambos hubieran dejado a un lado su rivalidad política para sentarse a hablar sobre los intereses de Cádiz.

Pero lo peor de todo -para los escépticos- es la coincidencia en la mayor parte de los temas que se hablaron entonces y que una década después se han repetido en la reunión entre Susana Díaz y José María González.

La vivienda centró entonces buena parte del encuentro entre los mandatarios gaditana y andaluz, que finalizó con el compromiso de que las dos administraciones reanudaran "la colaboración en materia de vivienda en la capital", llegando a firmar dos convenios que iban a impulsar este trabajo en común. Diez años después, la presidenta y el alcalde hablaron el miércoles de crear una mesa común entre el consejero de Fomento y el alcalde para abordar la rehabilitación de viviendas.

El Museo del Carnaval fue uno de los proyectos pendientes que vino a desbloquear Chaves en 2007. En aquel tiempo, anunció que se iba a cerrar el acuerdo que diera vía libre a la construcción de este equipamiento en la plaza de la Reina. Ahora, Susana Díaz anuncia la inversión de un millón de euros para que el Museo del Carnaval pueda hacerse (ya no en la Plaza de la Reina, sino en el Palacio de Recaño, a priori).

También se habló entonces, como esta semana, de la Ciudad de la Justicia. Y si en 2007 se anunciaba que al año siguiente comenzaría la construcción del equipamiento en el solar de la calle Tolosa Latour, ahora se indica que se habilitará en los antiguos terrenos de Altadis en el barrio de Loreto.

Otra coincidencia: el nuevo hospital. Chaves anunciaba que a finales de año se quería firmar el convenio para poner en marcha la actuación. Ahora -y aquí sí ha cambiado el discurso- ni siquiera se hablan de obras, proyectos ni nada parecido con el futuro equipamiento, aunque se mantiene el interrogante al asegurar Susana Díaz que no se renuncia a construirlo.

El albergue juvenil era otro de los proyectos que vino a impulsar Manuel Chaves hace una década y que hoy sigue sin construirse y sin un futuro claro. También se habló de este asunto entre el alcalde y la presidenta, aunque no se concretó nada.

Un último asunto que se abordó hace diez años y que ha vuelto a tratarse esta semana ha sido el castillo de San Sebastián, en el que la Junta entonces iba a ayudar para sacar adelante el proyecto previsto, y que el Ayuntamiento propone ahora dedicar a la investigación y la difusión del entorno marino.

Dos encuentros casi idénticos. Una serie de promesas y objetivos similares. Y diez años de por medio es el balance que hasta ahora deja la visita institucional de la Junta al Ayuntamiento. Susana Díaz y José María González tienen ahora la oportunidad de dar un giro a la historia. Esperanza o escepticismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios