Blanco cumple un año al frente de la APBC

Hacienda exige al puerto de Cádiz un pago adicional

  • La Autoridad Portuaria tendrá que ingresarle el 1% del presupuesto de la obra de la futura terminal de contenedores Las ayudas siguen sin llegar

Hace unos días, la Autoridad Portuaria se daba de bruces con el hallazgo de lo que parece ser un tercer pecio en la zona de obra de la futura terminal de contenedores del puerto de la Bahía de Cádiz. Y la calculadora de su presidente, José Luis Blanco, comenzó a hacer cuentas a sabiendas de que los dos pecios anteriores le han supuesto un coste añadido de 2,5 millones de euros.

El sobrecoste en tiempo y en dinero que supondrá este tercer buque sumergido es aún difícil de cuantificar aunque su ubicación es realmente mucho menos "molesta" para la obra y no obligará a ninguna interrupción ni a ningún cambio de planes, al menos de momento.

Pero sí sabe Blanco que el hallazgo le puede salir por un nuevo pico que supondrá un nuevo agujero en las arcas más que vacías y endeudadas del puerto de Cádiz. Pero a esto se le suma que el presidente de la APBC recibía en días pasados un escrito procedente del Ministerio de Hacienda en el que se le notificaba que los puertos españoles están ahora obligados a consignar el 1% de sus presupuestos para obras a fines culturales.

Esto es aún difícil de cuantificar puesto que todavía no se sabe si será el 1% de las obras que están aún por iniciarse o cuentan también las ya en curso. De esta manera, si la primera opción es la válida, le significaría al puerto la obligación de ingresarle a Hacienda en torno a un millón de euros que no tiene. Si la opción fuera la segunda, sólo afectaría de lleno a la construcción del acceso subterráneo a la futura dársena bajo el suelo de Navantia. Esta obra costará unos 30 millones de euros, de manera que tendería que ingresar a Hacienda el 1% de esa cantidad. Sería, según Blanco "un mal menor".

Nada de esto tendría apenas trascendencia si no fuera porque el puerto anda ya encomendado a todos los santos a la espera de alguna noticia que aclare si llegan los 120 millones de euros en ayudas y préstamos desde Bruselas y el Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Pero como no ha sido así y Bruselas sigue sin decir ni pío. El presidente del puerto de Cádiz ha dejado ya de cruzar los dedos cuando se le sacaba este tema para trazar un plan B que incluso ha pasado ya por proponer al consejo de administración de la APBC si se paraba la obra o no, a la espera de noticias de la Unión Europea.

El resultado de esta consulta fue un "no" rotundo y una sentencia de Blanco: "Terminaremos la obra adjudicada contra viento y marea".

Pero, ojo, "la obra adjudicada". Eso quiere decir, según confirma el propio José Luis Blanco, que se terminaría el terraplén pero ni si siquiera se asfaltaría. Si no llegaran las ayudas Feder de la UE y consecuentemente el préstamo del BEI, el puerto se encontraría con un puerto "fantasma" que no valdría para nada, a no ser que llegara alguna empresa, ya sea naviera o lo que sea, y quisiera hacerse cargo de esa lengua de terreno para actividades particulares o para sus transbordos.

Eso, evidentemente, ubicándose en la peor de los casos, lo que obligaría a, según Blanco, a terminar la obra ya adjudicada y a no "adquirir ningún compromiso financiero más".

Pero preguntado una vez más por una fecha límite, Blanco habla del 15 de abril, es decir dentro de dos semanas. ¿Y por qué el 15 de abril?: "Porque ya está bien de esperar. Habrá que pedir respuestas a Madrid, donde buscaré soluciones y alternativas", insiste el presidente del puerto de Cádiz. "No buscaré culpables sino soluciones".

Sobre la búsqueda de culpables, el presidente Blanco tiene ya su propia tesis, sobre lo que afirma que el fallo ha sido de los interlocutores, es decir de Puertos del Estado y del Gobierno de España. Así comenta que "el interlocutor ante Bruselas es el Estado y el Estado es el Gobierno, y algo ha fallado en esa interlocución porque si no, ¿por qué nos tienen con esta incertidumbre desde hace año y medio?", se pregunta el máximo responsable del puerto de Cádiz y ex parlamentario andaluz por el PSOE.

Acerca de ese PlanB que Blanco guarda bajo la manga, el presidente de la APBC dijo estar seguro de que Puertos del Estado no tiene capacidad para cubrir los 120 millones de euros que costaría finalizar la obra al completo. "Lo que sí han manifestado es que no dejarían al pairo al puerto de la Bahía de Cádiz".

La alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, ya adelantó hace unos días esta posibilidad, aunque Blanco matiza que lo que sí podría hacer Puertos del Estado sería conceder un crédito al menos para acabar lo que ahora se está haciendo. A esto, Blanco le añade la posibilidad de que Fomento "asumiera como propia la inversión a través de fondos no reintegrables" .

Y mientras tanto, el puerto de Cádiz aguanta la respiración y mantiene ralentizado, que no paralizado, según Blanco, el concurso para licitar la obra del subterráneo a través del cual circularán los vehículos que metan o saquen sus mercancías del nuevo muelle de contenedores.

Y eso a expensas de que los nuevos hallazgos arqueológicas no supongan otra traba que la paralización del dragado en un área muy limitada de la zona de reviro de los buques que, algún día, si la UE así lo permite, carguen y descarguen sus contenedores en esta nueva infraestructura, considera vital para el futuro del puerto de Cádiz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios