Cádiz

Hablar a la Semana Santa con el lenguaje de la carga

  • El veterano Manuel Infante Pino se encargó ayer de pronunciar el Pregón del Cargador en el año en el que JCC celebra su 40 aniversario

Manuel Infante Pino, ayer, durante el Pregón del Cargador a la Semana Santa que organiza la asociación Jóvenes Cargadores Cofrades (JCC). Manuel Infante Pino, ayer, durante el Pregón del Cargador a la Semana Santa que organiza la asociación Jóvenes Cargadores Cofrades (JCC).

Manuel Infante Pino, ayer, durante el Pregón del Cargador a la Semana Santa que organiza la asociación Jóvenes Cargadores Cofrades (JCC). / ayuntamiento san fernando (elías pimentel)

MANUEL Intante Pino fue ayer tarde 'la voz' debajo del paso que, por encargo de la junta directiva de la asociación Jóvenes Cargadores Cofrades (JCC), habló a La Isla de su Semana Santa con el lenguaje de la carga. Lo hizo prestigiando a los cargadores y a las tradiciones isleñas y, por supuesto, reivindicando el más puro "espíritu JCC" en el año de su 40 aniversario. Aplaudió el pregonero el carácter único y pionero de este colectivo isleño que lleva ya cuatro décadas a sus espaldas, subrayó su entrega y ensalzó su activa faceta cultural en lo cofrade, en la que, en gran medida, fue "precursor" de la intensa Cuaresma que hoy disfruta la ciudad. "La Isla y el mundo cofrade nos debe algo", llegó a decir al lamentar lo poco que, a su juicio, se ha reconocido la labor de la asociación.

El pregón tuvo su parte de reconocimientos y homenajes: por su puesto, a la figura del cargador, a las familias que soportan a los que se enganchan la "bendita locura" de la carga", a las mujeres que "han roto los clichés" para meterse debajo de los pasos con envidiable valentía y decisión, a esa 'cuadrilla honoraria' que es la banda de la Cruz Roja, a las hermandades que siempre han confiando en la JCC durante toda su historia... Pero también tuvo su faceta crítica. Manuel Infante avisó antes de empezar a hablar: "Todo es como yo lo veo, lo siento y lo pienso". Y esa "visión individual" de este fundador de la JCC, uno de esos pocos jóvenes que tuvo el privilegio de estar bajo los palos del Cristo de la Expiración el Jueves Santo de 1978 que cambió la historia de la Semana Santa, fue el tono que marcó buena parte del pregón de los cargadores que cada Sábado de Pasión se encarga de abrir la puerta a la jornada del Domingo de Ramos. Ayer tarde lo hizo desde el salón de actos del colegio de la Compañía de María y, por supuesto, arropado por uno de los conciertos de marchas procesionales más antiguos que existen en La Isla, que estuvo a cargo de la banda de música Maestro Agripino Lozano (antigua Cruz Roja).

"Nuestra asociación -la JCC- es única en su concepción, en su espíritu, en su disponibilidad, en su labor de servicio, en su compromiso, en sus valores, única en tantas cosas que nunca han sido tenidas en cuenta", advirtió el pregonero, que no dudó en recordar, por ejemplo, que fue la primera en hacer ensayos, en editar un cartel (aparte del oficial) o en organizar un concierto de marchas... Eso sí, Manuel Infante también habló a los suyos -a los miembros de la JCC- para recordarles los errores cometidos. "No debemos enrocarnos en posturas cerradas unos y otros, recurrir a cuestiones personales y particulares que influyan en nuestra asociación. Debemos dialogar", apuntó.

También quiso reconocer a esas juntas de gobierno "que no se dejan llevar en sus decisiones por las modas del momento" o por esos "cambios" que se efectúan "porque algunos únicamente quieren tener su minuto de gloria", unas decisiones -recordó- que luego afectan no solo a los hermanos sino a los "sentimientos" de multitud de personas.

Aunque el pregón, en todo caso, estuvo muy lejos de dejarse llevar por un tono crítico. Las alusiones fueron claras y tajantes, pero también puntuales. Y el pregón más bien fue todo lo contrario gracias, sobre todo, a las anécdotas de la carga que Manuel Infante fue colando en su alocución y, sobre todo, a este tono desenfadado, propio de la camaradería que se vive debajo de los pasos, que imprimió además de gran sencillez a sus palabras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios