Cádiz

Fallece el franciscano José Luis Salido a los 73 años de edad

  • Llevaba 35 años destinado en el convento de Cádiz, siendo Hijo Adoptivo

  • Las banderas del Ayuntamiento ondearán hoy a media asta

José Luis Salido, en una foto en el convento de San Francisco. José Luis Salido, en una foto en el convento de San Francisco.

José Luis Salido, en una foto en el convento de San Francisco.

Comentarios 1

La iglesia de San Francisco, el convento y la plaza lloran hoy la ausencia del que ha sido uno de sus vecinos más longevos. Desde hace 35 años llevaba el fraile franciscano José Luis Salido cruzando la plaza, saliendo y entrando del convento y transitando el monumental patio; y este mediodía se despedirá para siempre de la iglesia y de Cádiz. A los 73 años de edad fallecía ayer el sacerdote franciscano, después de combatir durante años, y sobrellevar en los últimos tiempos, una enfermedad.

Nacido en Jerez de la Frontera en 1943, José Luis Salido Mateos llegó a la capital gaditana en el año 1982. Arrastraba entonces una interesante trayectoria dentro de la orden franciscana desde que fuera ordenado sacerdote en 1966 (en una ceremonia oficiada por el entonces obispo auxiliar de Jerez, monseñor Cirarda Lachiondo, en el santuario de Regla en Chipiona): Madrid, la localidad jiennense de Martos o Granada fueron los destinos previos de Salido, principalmente ocupado hasta entonces de la labor docente de los futuros frailes franciscanos.

La capilla ardiente quedó instalada en San Francisco, donde hoy se despedirá a las 12 horas

A Cádiz llegó en 1982 como secretario provincial de la orden; y en estas tres décadas y media ha ocupado numerosas responsabilidades. De todas ellas, la más llamativa es la que ha llevado a cabo al frente de la Residencia Alvernia, primero, y de la Casa Fragela, posteriormente; después de trabajar a fondo en el área social de la mano de la recordada Dora Reyes. Al centro de la calle Santiago Terry (actualmente dedicado al hospedaje, con las residentes trasladadas a San Juan de Dios) llegó en 1991, cuando el sacerdote Enrique Arroyo le cedió la gestión, logrando rehabilitar y adaptar el edificio, concertando las plazas de residentes con la Junta de Andalucía, apenas tres años después. Tiempo después, se embarcaría en un difícil proyecto al frente del que el Obispado lo pondría y que vio resuelto a finales de 2008: la rehabilitación y apertura de la Residencia Fragela, con capacidad para 76 residentes y otros veinte mayores en estancia diurna.

En el año 2011, ya afectado por su enfermedad, cerraba su etapa al frente de ambos centros de mayores, aunque mantuvo (como ha hecho hasta el final) sus ocupaciones en el convento y en las cofradías (fue director espiritual de Vera-Cruz y hasta hace bien poco del Nazareno del Amor), atendiendo también el culto de la iglesia de San Francisco de Jerez.

En el año 2013, el Ayuntamiento lo distinguió como Hijo Adoptivo de la ciudad. Precisamente, el actual equipo de gobierno expresó ayer públicas condolencias por este fallecimiento, trasladando su pésame "a sus familiares y amigos y sumándose al dolor de toda la comunidad franciscana" y anunciando que en el día de hoy las banderas de la Casa Consistorial ondearán a media asta.

Desde ayer tarde está instalada la capilla ardiente en la sacristía del convento de San Francisco, hasta donde se acercaron numerosas personas (entre ellas el obispo diocesano). En este templo se oficiará hoy misa de exequias a las doce del mediodía, trasladando posteriormente los restos a Jerez, donde tendrá lugar otra eucaristía a las cinco de la tarde, tras la que el recordado vecino de San Francisco será enterrado en el monasterio franciscano de Chipiona. Descanse en paz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios