Cádiz

La Faem culpa a Jerez de que Torrecera y La Barca no sean nuevos municipios

  • La Federación Andaluza de Entidades Locales pide una ley que aclare la financiación de estos núcleos y acusa al consistorio jerezano de bloquear la independencia de las dos

Los alcaldes de Torrecera, Manuel Bertolet (a la izquierda), y el de La Barca, Alejandro López (derecha), durante un pleno en el Ayuntamiento de Jerez. Los alcaldes de Torrecera, Manuel Bertolet (a la izquierda), y el de La Barca, Alejandro López (derecha), durante un pleno en el Ayuntamiento de Jerez.

Los alcaldes de Torrecera, Manuel Bertolet (a la izquierda), y el de La Barca, Alejandro López (derecha), durante un pleno en el Ayuntamiento de Jerez. / miguel ángel gonzález

La conversión esta semana de San Martín del Tesorillo en un nuevo municipio de la provincia ha provocado que otras entidades locales autónomas recuperen sus anhelos de independencia. En el caso de Jerez, tanto La Barca como Torrecera llevan años luchando sin éxito para lograr la segregación del municipio matriz. Por ello, sus alcaldes creen que las nuevas segregaciones aprobadas por la Junta de Andalucía pueden suponer un cambio de tendencia que les puede beneficiar en un futuro próximo.

Sin embargo, Miguel Gregorio Martínez, secretario general de la Federación Andaluza de Entidades Locales Municipales (Faem) y de la Federación Española Entidades Menores (Feem), se muestra mucho más crítico y pide un solución real para todos estos núcleos. En el caso de la provincia de Cádiz son diez actualmente las entidades locales autónomas: Zahara de los Atunes, en Barbate; Facinas y Tahivilla, en Tarifa; y Nueva Jarilla, Guadalcacín, San Isidro del Guadalete, Torrecera, El Torno, Estella del Marqués y La Barca, en Jerez. Además, en Andalucía existen otras 22 ELA, tras las ocho segregaciones aprobadas esta semana por la Junta.

La Faem reclama a la Junta una ley para segregar a todas las entidades locales"El Ayuntamiento de Jerez le roba todos los días la cartera a los vecinos de las ELA"

Para el responsable de la Faem es "lamentable" este panorama tras 40 años de Estatuto de Autonomía de Andalucía y supone un "fracaso que la Junta no haya sido capaz de solucionar la situación de estos pueblos desde los años 80". Miguel Gregorio Martínez destaca, además, que "estamos hablando de pueblos de más de 500 y 1.000 habitantes cuando en España hay más de 6.000 municipios que tienen menos de 1.000 habitantes y más de 5.000, con menos de 500 habitantes". Por ello, insiste en que es "una verdadera barbaridad" lo que ocurre en Andalucía con la extensión territorial tan grande que tiene. "Por ejemplo, todos los pueblos que hay en la provincia de Cádiz y que son ELA podrían perfectamente municipios". Desde la Faem defienden, igualmente, que la conversión de las entidades locales autónomas en municipios no sería sinónimo de crear una nueva administración. "Lo único que se cambia es el estatus para que haya una clarificación de las competencias y de la financiación y se le dé salida a unos rasgos diferenciadores, a una entidad propia como pueblos que son desde que se constituyeron", afirma.

Por estos motivos, insiste en que lo ocurrido en Andalucía con la Junta "es un fracaso porque desde el principio ha estado impidiendo las segregaciones". De hecho, recuerda que de desde el año 85 "se actuaba con la Ley de Base de Régimen local porque no había ley andaluza autonómica pero en el 93 pusieron límites de habitantes y distancia para las segregaciones". "Los pusieron para que nadie lo cumpliera y esa ley andaluza la hemos estado sufriendo hasta el 2010 que, por fin, logramos que se quitara ese límite que la ley estatal no lo establecía", rememora el responsable de la Faem, señalando que entonces sí se abrió la posibilidad de iniciar expedientes de segregación.

Sin embargo, al margen de los cambios de leyes, Miguel Gregorio Martínez afirma que los casos de La Barca y Torrecera se deben "sencillamente a que el Ayuntamiento de Jerez nunca, con ningún gobierno, ha querido oír hablar de que se segregue ninguna de las ELA. No sólo no ha querido hablar de eso sino que, además, las maltrata de manera continua, constante y permanentemente porque no les paga ni siquiera el convenio de financiación establecido con las ELA". De hecho, considera que los acuerdos de pleno para dar luz verde a los expedientes de segregación de ambas entidades sólo fueron una forma de "engañar a la ciudadanía, a las ELA y a la propia Junta". "Nadie sabía descifrar si el acuerdo apoyaba o no la segregación de manera que la Junta le tuvo que enviar un requerimiento al Ayuntamiento. El Ayuntamiento no contestó o lo hizo con evasivas y automáticamente el expediente decayó, por eso La Barca y Torrecera desgraciadamente no son hoy día dos municipios más de la provincia por culpa del Ayuntamiento de Jerez".

A juicio de la Faem, desde el Ayuntamiento matriz no se apoyan las segregaciones porque "Jerez, digamos, le roba la cartera todos los días a los vecinos de las entidades locales autónomas ya que recauda en impuestos y de tasas el doble o el triple de lo que luego revierte allí. Por ejemplo, si resulta que recauda en La Barca 4 o 5 millones y le da 1,5, pues se está financiando en parte Jerez con los recursos de las ELA", afirma. Asegura que así se ha demostrado en otros casos como el de Bala Negra en Almería, que antes de segregarse dependía de Berja. "El Ayuntamiento le decía que todo lo que recaudaba no llegaba a más de un millón de euros con unos 3.000 habitantes y, tras segregarse, resulta que donde decían un millón salen cerca de 4 millones", añade.

Ante estas circunstancias, Miguel Gregorio Martínez cree que para que esto no ocurra y no quede todo en manos de los ayuntamientos matrices "debe ser una ley la que clarifique la financiación". De este modo, se evitaría lo que ocurre en entidades como Zahara de los Atunes "que para los ingresos sí es Barbate pero la limpieza de la playa es una ELA. Es decir, sí para lo bueno y no para lo malo".

Entre las soluciones para evitar desigualdades, tanto la Federación andaluza como la española proponen, además, que se elimine la ley 27/2013 del PP que establece los 5.000 habitantes como mínimo para una segregación. "Se lo pedimos a los que se opusieron de manera frontal cuando estaban en la oposición y que ahora gobiernan, al PSOE". Ese cambio permitiría que tanto La Barca como Torrecera "o cualquier otra ELA de Cádiz o de Andalucía y de España puedan solicitar el expediente de segregación, porque los ocho que se acaban de segregar presentaron los expedientes antes de la entrada en vigor de la ley en 1 de enero de 2014, ya que la mayoría de las ELA no tiene 5.000 habitantes".

En segundo lugar, Miguel Gregorio Martínez reclama a la Junta de Andalucía que proponga y eleve al Gobierno central dicha propuesta de modificación de la ley, "aunque no lo harán porque el PSOE tampoco cree en las segregaciones. Desgraciadamente en este asunto ni el PP ni el PSOE están por la labor". Para el responsable de la Federación, en Andalucía debería hacerse "como hizo en su día hizo el Gobierno vasco con una ley para segregar de manera universal a todas las entidades locales menores de Guipúzcoa y Vizcaya". "Aquí quedan 32 con más de 500 habitantes y la Junta lo que tiene que hacer es una ley para quitarse esto de un plumazo porque somos un híbrido raro entre ser un municipio y un barrio". De hecho, apunta que la segregación de San Martín del Tesorillo hará que otras ELA con más habitantes y término municipal crean que se les está tratando con "desigualdad".

En Andalucía existen actualmente 32 entidades locales autónomas, tras los ocho expedientes que acaba de aprobar el consejo de gobierno de la Junta de Andalucía.

Según detallan desde la Federación Andaluza de Entidades Locales Municipales, la cifra de entidades locales se ha reducido en los últimos diez años de 48 a 32, tras ser resueltos favorablemente ocho expedientes hace varios años, y ahora otros ocho. Hay que recordar, que desde este martes están segregados El Palmar de Troya (Sevilla), San Martín del Tesorillo, en la provincia de Cádiz; Fuente Carreteros y La Guijarrosa, en Córdoba; Fornes y Torrenueva Costa (Granada), y Tharsis y La Zarza-Perrunal (Huelva).

La lista de entidades andaluzas la forman Fuente Victoria (Almería), Facinas, Tahivilla, San Isidro de Guadalete, Torrecera, La Barca, Guadalcacín, El Torno, Estella de Marqués y Nueva Jarilla (Cádiz); Algallarín, Ochavillo del Río, Encinarejo de Córdoba y Castil de Campos (Córdoba); Ventas de Zafarraya, El Turro, Picena, Mairena, Carcucha y Calahonda (Granada). Asimismo, también son entidades locales La Bobadilla (Málaga), Estación Linares Baeza, Garciez, Los Villares, El Centenillo, La Ropera, El Mármol, Mures y La Quintería (Jaén); La Redondela (Huelva) y Marismillas e Isla Redonda (Sevilla).

En las 32 ELA andaluzas viven unas 90.000 personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios