Cádiz

Exhuman los restos de la tumba de un presunto bebé robado en 1984 en Cádiz

Los restos de la tumba de un presunto bebé robado fueron exhumados ayer en el cementerio mancomunado de Chiclana, según la presidenta de Bebés Robados en Cádiz, Rosario Herrera.

El caso se remonta al 11 de mayo de 1984, cuando a Pepi Rincón le dijeron que su bebé había muerto apenas 24 horas después de nacer en el Hospital Puerta del Mar por un encharcamiento de los pulmones. "El niño nació con un peso de 5,200 kilogramos y lo llevaron al nido", cuenta Rosario Herrera, "y en ningún momento lo trasladaron a la incubadora o a la UCI por lo que la familia se quedó muy extrañada cuando le comunicaron el fallecimiento del bebé", añade.

La presidenta de Bebés Robados en Cádiz relató que el rasgo más raro fue que en el parte de defunción "señalan que el niño murió a las 11.30 horas del día siguiente a nacer y precisamente a esa hora un familiar estuvo viendo al bebé en el nido y comprobó que estaba en perfecto estado de salud".

Al igual que sucede con otras denuncias de bebés robados, Herrera subraya que "tras la comunicación de la muerte del bebé ninguno de los padres pudo ver al niño". El 13 de mayo enterraron al niño en el cementerio de San José de Cádiz y el 11 de julio de 2001 exhuman los restos para trasladarlos al Mancomunado de Chiclana. En este proceso se percatan de que en "la pequeña caja donde debía estar el niño tan sólo hay una gasa".

Desde la asociación Bebés Robados han criticado el modo en el que han llevado la exhumación puesto que "después de varios meses esperando a que se efectuara han llamado hoy -por ayer- a la madre con diez minutos de antelación".

De este proceso esperan poco, ya que en un caso muy parecido en el que sólo había una gasa, se archivó el caso porque no encontraron material suficiente para realizar las pruebas de ADN.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios