El ts ordena a ferrovial levantar ingeniero la cierva Satisfacción vecinal

Esperando la sentencia...

  • Los vecinos de Muñoz Arenillas aplauden el dictamen judicial y los empresarios de la zona esperan que la obra se haga por partes y no influya en sus negocios

La sentencia judicial ha sido durante mucho tiempo la excusa o la razón para que el Ayuntamiento no emprendiera la tan ansiada y reivindicada remodelación de la plaza Ingeniero La Cierva.

Los vecinos de Muñoz Arenillas llevaban ya años pidiendo una serie de cambios que todos llegaron a ver lógicos: escalones sin sentido, desniveles desmedidos, iluminación escasa... Falta de seguridad, falta de protección contra las altas temperaturas veraniegas, ausencia de atractivos para los niños. Ha sido siempre, desde sus estrenos una plaza condenada a ser remodelada. Y por fin, un dictamen de del Tribunal Supremo obliga a la empresa constructora Ferrovial a hacerse cargo de los gastos de las obras que acabarán fundamentalmente con las goteras y el resto de problemas que sufre el estacionamiento subterráneo inaugurado en 1994.

El portavoz de los vecinos de Muñoz Arenillas, Juan Luis Bernal, expresó su satisfacción por la noticia de la sentencia que pondrá fin a una lucha cuyos inicios él recuerda hace ya años. "Al fin no tendremos que esperar más esta sentencia para conseguir la reforma". Bernal recuerda que lograron convencer al propio Loaiza, entonces concejal de Urbanismo, de que era una plaza "poco segura, cuestión que ratificaron sus técnicos". Pero la Administración local argumentaba que estaba a la espera de la sentencia que debía aclarar quién debía hacerse cargo de las facturas que generara el arreglo de las filtraciones.

Los vecinos de Ingeniero La Cierva dicen sentirse contentos de que el arreglo de las imperfecciones de la plaza no suponga coste alguno para las arcas de San Juan de Dios, a la vez que reivindican más espacios de juego para los más pequeños. En la actualidad tan sólo existe un columpio sobre suelo de caucho y un tío vivo "de pago".

"No somos nadie para diseñar la futura plaza, para eso están los técnicos municipales", pero admite Bernal que sueñan con una placita con bancos, farolas, árboles y atracciones para niños con suficiente protección como para no tener que huir de la plaza a la llegada de las altas temperaturas de los meses de julio y agosto.

Pero son varios los negocios que dependen muy directamente de la buena salud de la plaza. Uno de ellos, que siempre ha ido unido al origen y destino de Ingeniero La Cierva es el Hotel Playa. Su directora, Rocío Sutil, se muestra cautelosa y afirma que en los próximos días va a solicitar información al Ayuntamiento sobre las futuras obras. Antes prefiere no emitir juicio aunque confía en que se cuidarán de que los trabajos no supongan un obstáculo ni para el acceso de los clientes al hotel ni para el buen descanso.

Y como no, la cervecería Baro vivirá muy en primera persona los trabajos. Sobre los mismos, su propietario, Manuel Baro sabe que esto será beneficioso para todos "porque a la plaza le hace falta" y confía en que "el Ayuntamiento sea lo suficientemente inteligente para organizar las obras de manera que no tengamos que cerrar el negocio". Sobre este extremo, es cierto que se ha planteado que la obra se haga por parcelas para evitar que toda la plaza esté levantada a la vez y ofrecer una imagen poco turística en esta primerísima línea de playa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios