Cádiz

Don Felipe apela al carácter del Cádiz comercial frente a la crisis

  • El Príncipe de Asturias inaugura el encuentro y asegura que "pocas ciudades resultan tan idóneas para promover la cooperación" entre emprendedores · "Viajo a América con Cádiz en el corazón", dijo

Comentarios 18

El Príncipe de Asturias inauguró ayer el Congreso Iberoamericano de Jóvenes Empresarios que se celebra en Cádiz hasta mañana sábado y que reúne a más de 300 emprendedores de 20 países. En un momento donde la crisis económica atenaza las inversiones de medio mundo, Cádiz, el puente que durante el siglo XVIII y principios del XIX unió el comercio del viejo y el nuevo mundo, acoge unas jornadas que pretenden servir de punto de encuentro a inversores de las dos orillas del Atlántico.

Don Felipe de Borbón cerró el turno de intervenciones recogiendo el guante que poco antes le lanzara Teófila Martínez. "Alteza, cuando visite América piense que Cádiz le acompaña. Cuando visite Cádiz piense que América está presente", le dijo. Y el heredero de la Corona de España, atento, cerró su discurso hablando de su inminente viaje a Costa Rica para asistir a la investidura de Laura Chinchilla como presidenta. "Viajo a América con Cádiz en el corazón", apostilló.

Antes, el Príncipe de Asturias dejó constancia que volver "a esta querida y noble ciudad de Cádiz es siempre un enorme placer" y agradeció a AJE y a FIJE la invitación al congreso. "Pocas ciudades como Cádiz resultan tan idóneas para promover la cooperación entre los empresarios jóvenes que constituyen el mejor soporte para las esperanzas que tenemos depositadas en el futuro de desarrollo y bienestar de nuestras naciones", continuó su discurso.

Destacó igualmente que el nervio empresarial "es fundamental para nuestro crecimiento, progreso y bienestar como naciones que buscan en el siglo XXI elevar el nivel y la calidad de vida de sus pueblos". "La empresa es el centro y el motor de la actividad económica, tanto para la generación de riqueza y la creación de empleo como para promover el desarrollo, la formación y las expectativas colectivas".

El mensaje de optimismo de Don Felipe a los congresistas fue manifiesto a lo largo de su intervención, como cuando indicó que "en vosotros no solo está el futuro, sino también una parte importantísima de nuestro presente (...). No dejéis de ayudar a promover vuestras economías y la colaboración entre todas ellas, en beneficio de cada uno de vuestros países y de nuestra comunidad en su conjunto".

Casi para terminar dedicó un cariñoso epílogo a Cádiz, "ciudad antigua y siempre joven que se prepara para conmemorar la reunión de Las Cortes que en 1812 aprobaron la primera Constitución española en cuya elaboración participaron españoles y americanos de los antiguos Virreinatos".

Bibiana Aído, ministra de Igualdad, también intervino en la inauguración del congreso y en primer lugar quiso dar las gracias a los organizadores por elegir a Cádiz como sede, "una ciudad muy iberoamericana, emprendedora en el comercio y en la Constitución que tanto influyó en las independencias americanas".

Es importante, resaltó, que ese puente comercial que se vuelve a tender entre Europa y América "esté impulsado por la juventud, empresarios que son los motores para el desarrollo de nuestras sociedades en un momento donde se hace necesario fomentar nuevas vías de cooperación".

La ministra aseguró que si "no apostamos por nuevas formas de crear empresas estamos condenando al futuro". Como no podía ser de otra forma aludió al principio de igualdad, "porque es el capital humano lo que más importa, y el desafío al que nos enfrentamos es que las personas sean valoradas por sus capacidades".

Para acabar, aseguró que el dinero fácil y la especulación "no conforman una economía duradera" y que asistimos a una batallar entre "especulación y sostenibilidad".

La alcaldesa de Cádiz por su parte recordó cómo hace unos años se fraguó en Montevideo la organización de este congreso y envió un mensaje a los presentes. "Vosotros, jóvenes empresarios, sabéis perfectamente que sois un pilar fundamental de la recuperación económica de nuestros países".

"Esta ciudad de Cádiz -prosiguió-, históricamente unida a América, emprendió hace ahora seis años un camino de reencuentro con su hermana americana para preparar la celebración del Bicentenario. Celebración que no entenderíamos sin Iberoamérica". Teófila Martínez también recordó la construcción de la Casa de Iberoamérica, "que Cádiz quiere destinar a guardar el tesoro de las relaciones que de aquí a 2012 se establezcan entre los países americanos y esta ciudad".

Por su parte, Patricio Rodríguez Carmona, presidente de la Federación Iberoamericana de Jóvenes Empresarios, destacó en su intervención el apoyo del Ayuntamiento para conseguir "este sueño" y aconsejó a los presentes "abrirse al exterior. Todos tenemos los mismos problemas. Hay que recordar que somos los empresarios los que creamos riquezas y empleo". También consideró "imprescindible" emprender reformas en el mercado laboral.

José Andrés Santos, presidente de AJE Cádiz, indicó por su parte que "es un día feliz porque Cádiz tiene la oportunidad de ser epicentro por unos días de los empresarios de Iberoamérica".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios