Cádiz

Detenidos tres veces en mes y medio por estafa y amenazas por internet

  • Los individuos, de nacionalidad peruana y española, reconocieron su autoría en los hechos tras la última detención · Ambos carecían de antecedentes penales

La Policía Nacional ha detenido a dos personas, A C G.M. de 34 años de edad y nacionalidad peruana y M J V.C. de 37 años de edad y nacionalidad española, en tres ocasiones en sólo un mes y medio acusadas de los delitos de usurpación de estado civil y estafa, así como de amenazas graves mediante uso de Internet.

Según ha indicado la Comisaría Provincial de Cádiz en un comunicado, la investigación se inició a raíz de una denuncia presentada en enero en la que se daba cuenta de una serie de movimientos en la tarjeta de crédito de la víctima que no habían sido realizados por ésta.

A través de las primeras gestiones se constata que se trata de compras realizadas a través de Internet de diversa índole, como compras con entrega a domicilio en Carrefour y Mercadona por valor de 1.190 y 530 euros, varias compras de entradas de cine y numerosas recargas de números telefónicos, encontrándose datos discordantes en las diversas líneas de investigación, lo que daba muestra de que los autores de los hechos habían tomado precauciones para evitar su identificación.

Tras la puesta a disposición judicial de los presuntos autores de estos hechos, sólo siete días más tarde la víctima presentaba otra denuncia en la Comisaría manifestando que se habían realizado dos extracciones, de 300 euros cada una, en la tarjeta de crédito de su propiedad, siendo realizada la última de las extracciones un día antes del día de la primera detención.

En esta ocasión el 'modus operandi' utilizado era de mayor complejidad, ya que los autores, usurpando la identidad del titular de la tarjeta y simulando su voz en dos llamadas telefónicas, habían denunciado su extravío ante la entidad bancaria, solicitando un duplicado de la tarjeta y la activación de un servicio disponible en dicha entidad que permite la extracción de hasta 300 euros en cajeros automáticos mediante el uso de un código remitido al móvil del cliente, creado para cubrir las necesidades urgentes del cliente en caso de perdida de tarjeta.

Ante la evidencia de las pruebas obtenidas, los imputados en esta ocasión sí reconocieron su autoría en ambos hechos en su declaración. Sin embargo, una de las manifestaciones de los detenidos, intrascendente en principio, conducirían a la tercera de las detenciones. Fue al manifestar que ambos habían trabajado en una empresa de limpieza de la capital gaditana y que habían viajado a Perú en alguna ocasión.

Uno de los funcionarios policiales lo puso en relación con una investigación recientemente archivada, en la que el dueño de la misma empresa de limpieza había denunciado a inicios de 2010 haber recibido un correo electrónico anónimo en el que se amenazaba gravemente a él y su familia.

Dado que las primeras pesquisas habían llevado a la determinación de que el correo electrónico amenazante se había realizado desde Perú, la investigación se había archivado al carecer de otras vías de investigación, a expensas de que por parte de la autoridad judicial se considerara la solicitud de una comisión rogatoria a las autoridades peruanas.

Los comentarios de los detenidos permitieron su reapertura, lográndose a través de una nueva declaración del perjudicado y la comprobación de las listas de embarco de pasajeros a Perú, situar a los imputados en el lugar de comisión de los hechos en el momento en que se produjeron y lograr el móvil de los autores, ya que habían sido despedidos de la citada empresa por diversos problemas laborales.

Los dos detenidos reconocieron plenamente su autoría tras esta tercera detención. Finalmente, la Policía ha significado que hasta que se produjo la primera detención en febrero de 2011, los reseñados carecían de antecedentes policiales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios