Cádiz

Detenido por distribuir cocaína a clientes de un bar de la calle Sopranis

  • Los compradores se citaban con el detenido por el móvil para comprar la droga en los negocios de hostelería del casco histórico

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Cádiz a un hombre de 54 años de edad que se dedicaba a la venta de cocaína desde el interior de un establecimiento ubicado en la calle Sopranis. El detenido ha sido investigado como presunto autor de un delito contra la salud pública. En el momento de la detención se le intervinieron ocho envoltorios de cocaína y entre los efectos intervenidos se halló una libreta con anotaciones de los pedidos realizados por una abultada cartera de clientes.

La Policía Nacional abrió una investigación a raíz de los datos recabados sobre un local de hostelería situado en la calle Sopranis, donde al parecer había clientes que entraban al citado establecimiento para consumir sustancias estupefacientes, concretamente cocaína. Los investigadores observaron como incluso alguno de los clientes se estaba dedicando a la distribución de dicha sustancia estupefaciente en el interior del citado local, donde acudían consumidores para adquirir una dosis.

En la noche del pasado viernes, en el momento que la persona que actualmente regenta dicho establecimiento se disponía a su apertura al público se procedió a efectuar una diligencia de entrada y registro. En el registro practicado se hallaron en una de las dependencias un total de diez bolsas de plástico blanco con numerosos recortes circulares, utilizados habitualmente para el almacenamiento de sustancias pulverulentas como era en este caso de cocaína, así como dos recortes circulares de haber consumido y posteriormente haber sido arrojados al cubo de la basura.

Tras finalizar el registro, los agentes observaron al abandonar el local como a escasos metros de la puerta de entrada se encontraba un individuo con la intención de entrar en dicho establecimiento, pero al percatarse de la presencia policial mostró una actitud muy nerviosa, no atreviéndose a entrar a pesar de que el local ya se encontraba abierto al público. Ante la sospecha que el mismo portase algún tipo de sustancias estupefacientes se procedió a su identificación y cacheo. En el registro corporal efectuado se encontraron en el interior de una riñonera y un bolso bandolera que portaba, un ocho envoltorios de plástico, conteniendo cada uno de ellos pequeños trozos de sustancia compacta de color blanco, que resulto ser cocaína, con un peso total aproximado de 12,190 gramos, que guardaba.

Entre los efectos intervenidos, se encuentran una cartera con la Tarjeta de Identidad Profesional de Vigilante de Seguridad y una especie de placa insignia, así como un teléfono móvil y una pequeña agenda con diversos nombres de supuestos clientes, y anotaciones contables.

Así pues y ante las evidencias halladas, el considerable número de envoltorios intervenidos y la forma de presentación de los mismos que se encontraban ante una tenencia preordenada al tráfico, se procedió a su detención. El sujeto ha quedado en libertad con cargos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios