Cádiz

David Rincón dice que no recuerda nada pero reconoce que mató a su vecina

  • El joven asegura que consumió cocaína y hachís el día del crimen y que únicamente se acuerda de que salió de la vivienda de Mercedes Tello con un televisor · La defensa admite que hubo un asesinato

Comentarios 3

David Rincón admitió ayer en la Audiencia Provincial, en la primera sesión del juicio, que la madrugada del 5 de julio de 2010 mató a su vecina Mercedes Tello. Su abogado le preguntó qué recuerda de aquella noche. El joven aseguró que nada. ¿Reconoce haberle quitado la vida a Mercedes Tello?, planteó el letrado. El procesado respondió que sí pero explicó que sólo se acuerda de que salía de la vivienda de la víctima con un televisor. A continuación dijo que aquel día había consumido cocaína y hachís.

La declaración del procesado, el reconocimiento de su culpabilidad, modificó el calendario previsto para el juicio. Tanto la defensa como la Fiscalía y la acusación particular renunciaron a unos cuantos testigos y peritos y la vista oral quedó reducida a dos jornadas. Estaban programadas tres pero el juicio finalizará hoy tras oír el tribunal a unos policías y a los forenses y después los alegatos de las acusaciones y la defensa.

La Fiscalía y la acusación particular, ejercida por la familia de la víctima, posiblemente mantendrán su petición respecto a David Rincón. Coinciden en considerar que el crimen fue un asesinato aunque su petición de pena varía. La Fiscalía solicita 24 años de prisión por asesinato y robo. La acusación particular, 30 años de cárcel.

La defensa, tras la declaración del procesado, admitirá hoy que Mercedes Tello fue asesinada. Pero pedirá al tribunal que aplique una eximente incompleta por trastorno y por drogadicción. O bien una atenuante.

Mercedes Tello murió tras ser apuñalada en su casa de la calle Cal y Canto, en el barrio de Guillén Moreno. La versión del fiscal sobre lo que sucedió la noche del crimen indica que David Rincón decidió sustraer lo que de valor encontrase en la casa de su vecina Mercedes Tello y que para entrar en la vivienda usó las llaves que tiempo atrás había robado en el mismo domicilio cuando había estado haciendo allí trabajos de pintura. David le propuso a un conocido que lo acompañase, pero finalmente acudió con otro, con J.R., quien también fue procesado pero que no es juzgado porque padece una enfermedad grave y está incapacitado para someterse a un enjuiciamiento.

Según el fiscal, David y J. entraron en la casa y comenzaron a coger objetos para llevarse: un televisor que se encontraba en el dormitorio principal y otros. Mercedes estaba dormida, en una pequeña salita. Era la una de la madrugada, aproximadamente. La mujer se despertó y sorprendió a los intrusos. Y ellos reaccionaron violentamente: la apuñalaron repetidamente.

Mercedes Tello opuso una "fuerte resistencia", según demuestran los restos encontrados en sus uñas, dice el fiscal. También sostiene que la mujer se vio sin posibilidad alguna de defensa ante el ataque indiscriminado de dos personas. Recibió unas 30 puñaladas. Los dos jóvenes se fueron de la casa y dejaron a la mujer tirada en el suelo de la cocina, la totalmente desangrada y desasistida.

Hay un tercer acusado. Es J.J.M., para quien la Fiscalía solicita tres años de prisión porque sostiene que tuvo como misión vigilar la entrada al bloque en el que residía la víctima mientras sus compañeros cometían el robo. Ayer se sentó en el banquillo junto a David Rincón, quien lo exculpó: dijo que J.J. no participó en nada, que no tiene nada que ver con el crimen ni con el robo.

J.J. aseguró ayer que, tal como y como había dicho el otro procesado, él no intervino en los hechos que ahora juzga la Audiencia.

El juicio continuará hoy, en la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial, y previsiblemente quedará visto para sentencia. La acusación particular sostiene que hubo ensañamiento con la víctima. El testimonio de los forenses, que pasarán hoy por el estrado, ayudará al tribunal a inclinarse por esa versión o a descartarla.

David Rincón permanece en prisión desde el 9 de julio de 2010. Fue detenido al día siguiente del crimen. El caso lo juzga un tribunal profesional (tres magistrados) pese a que el homicidio es uno de los delitos reservados para el jurado. En los asuntos en los que coinciden dos o más delitos y alguno no es competencia del jurado, los jueces optan por un camino u otro tras aplicar un criterio que ha sido modificado varias veces e interpretado de manera distinta a lo largo de los años. De ahí que algún caso similar haya sido juzgado con jurado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios