iglesia

Curadores de las familias

  • El Centro de Orientación Familiar Diocesano atendió 35 nuevos casos en 2017, la mayoría por problemas de comunicación y entre padres e hijos

La Iglesia de Cádiz mantiene el COF desde el año 1998. La Iglesia de Cádiz mantiene el COF desde el año 1998.

La Iglesia de Cádiz mantiene el COF desde el año 1998. / joaquín pino

Nació hace dos décadas con voluntad de ser una especie de hospital de las familias. Un posible último recurso para solucionar problemas en el seno de una vivienda, especialmente en las relaciones entre los padres y éstos con sus hijos. "En una sociedad en permanente crisis, de cambios profundos y continuos, la familia se encuentra inevitablemente inmersa en esa crisis", afirman. Y para salir de esa crisis se hace "frecuentemente necesaria una orientación familiar a padres y educadores de forma más profesionalizada". Aquí es donde interviene el Centro de Orientación Familiar que el Obispado de Cádiz puso en marcha en 1998, y que el pasado año atendió un total de 35 nuevos casos en la diócesis.

En la memoria de la actividad desarrollada por el COF el pasado año se atendieron 35 nuevos casos que requerían orientación familiar. Esta es posiblemente la principal pata de la acción de este servicio diocesano, que además de esta actividad curativa o de terapia trabaja también en una línea educativa o de prevención y en otra de mediación, que requirió también un nuevo caso a lo largo de 2017.

De esa actividad curativa o de orientación, el balance del COF refleja que los problemas de comunicación en el seno familiar o de relaciones entre padres e hijos representan el mayor porcentaje de las visitas recibidas el pasado año, aunque desde este centro precisan que "no es siempre fácil individualizar el origen de las disfunciones, siendo estas motivadas con frecuencia por varias causas". Le seguirían los problemas psicológicos, las separaciones, las adicciones, los malos tratos o los divorcios como los más repetidos a lo largo de 2017.

El 40% de las personas atendidas son mujeres que acuden solas, frente a un 26% de parejas, un 20% de hombres que van solos o un 8% de familias. Atendiendo a la edad de las personas atendidas, lo más frecuentes son mujeres mayores de 50 años y hombres de entre 30 y 40 años. Las cifras más reducidas las componen los jóvenes, sin presencia de mujeres menores de veinte años. Y atendiendo al nivel de estudios, el balance del pasado año refleja que la mayoría de personas atendidas solo tienen estudios primarios, siendo también elevado el número de mujeres sin estudios que fueron atendidas.

El mayor número de problemáticas familiares registradas durante el pasado año se da en núcleos con dos hijos (35% de los casos), seguido de aquellos que tienen un hijo (30%). La mitad de este último dato, un 15%, son casos donde no hay hijos; y en el 20% restante de los casos se han atendido, a partes iguales, a familias con tres o con cuatro hijos. Y en años de convivencia toma la delantera aquellas parejas que llevan entre diez y quince años juntos, seguidas de aquellas que han cumplido el cuarto de siglo en común.

La mayoría de las personas que acudieron al Centro de Orientación Familiar en busca de ayuda el pasado año (un 63%) fueron enviadas a través de las parroquias o de las diferentes Cáritas; un 13% lo hizo a través de amistades, y un 9% al tener conocimiento de esta labor que presta la Iglesia a través de los medios de comunicación. Además, el COF atendió sobre todo a gente de la capital (un 57% del total), seguido de Chiclana (un 17%) y San Fernando (14%).

Además de esta orientación familiar, el COF también desarrolla una labor preventiva por medio de sus canales de comunicación, charlas en distintos centros, cursos prematrimoniales y otras iniciativas encaminadas, en última instancia a apoyar y ayudar a las familias que presenten problemáticas de distinta índole y busquen apoyo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios