Estado de las fortificaciones de Cádiz

Cultura baraja quedarse con las murallas para agilizar su reforma

  • Medio Ambiente no tiene entre sus funciones esta labor, que ha asumido durante años

  • El retraso de los Presupuestos del Estado ha paralizado la ejecución de nuevas obras

Grietas en la muralla en el entorno del Campo del Sur.

Grietas en la muralla en el entorno del Campo del Sur. / Julio González

El Ministerio de Medio Ambiente se ha sentado con el Ministerio de Cultura para hablar sobre el futuro de las murallas de Cádiz. A pesar de la protección cultural que tienen las fortificaciones, la propiedad de esta depende de Medio Ambiente que, sin embargo, no tiene entre sus funciones el mantenimiento de estos equipamientos.

El deterioro que sufre ya una parte importante de las murallas ha alertado a Medio Ambiente, que no tiene una partida específica para este tipo de actuaciones y que, hasta ahora, ha incluido fondos gracias a la presión que se ha realizado desde la Demarcación de Costas de Cádiz, que hace cinco años elaboró un ambicioso Plan para la recuperación de este legado histórico.

Este proceso ha chocado, sin embargo, con las crisis políticas que han impedido tener una estabilidad política y, sobre todo, unos presupuestos estatales en vigor. Esta misma semana la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, mostró sus dudas sobre la próxima aprobación de este documento que, previsiblemente, incluía una partida de algo más de un millón de obras para reactivar las obras en la zona del Campo del Sur.

El parón que se produjo en el Plan elaborado por Costas sólo se pudo reactivar hace unos meses cuando hubo que aprobar una actuación de urgencia en el castillo de Santa Catalina, donde se localizaron unas grietas de gran tamaño que podían poner en riesgo parte de la fortificación.

En conjunto Costas ya ha invertido unos tres millones de euros en los trabajos ejecutados desde 2015, hasta la imposibilidad de seguir trabajando por la falta de presupuestos.

Todo ello se quiere solucionar, o por lo menos mitigar en parte, con la inclusión de todas las fortificaciones en manos del Ministerio de Cultura. Más allá de que Costas no tiene entre sus funciones el arreglo de las murallas ni aquí ni en ningún otro punto del país, el cambio permitiría agilizar los proyectos de restauración y reforma que están pendientes.

Lo cierto es que Costas lleva meses planteando en Madrid lo ilógico de su función en Cádiz. Curiosamente, la Demarcación de Cádiz recibió el pasado mes de octubre el Premio Nacional de la Obra Pública ‘Carlos Fernández Casado’, por el proyecto de restauración del frente amurallado, centrándose especialmente en la operación ejecutada en el castillo de Santa Catalina.

En este trabajo, firmado por Patricio Poullet, jefe de la Demarcación de Costas, se destacan los daños asociados al mal comportamiento resistente como son grietas, agrietamientos verticales y horizontales, daños derivados del envejecimiento “y un entorno tan agresivo, unido a un escaso mantenimiento”.

El documento evidencia también la acción del vandalismo urbano.

Durante varias semanas el Ayuntamiento cortó el paso en la trasera del colegio del Campo del Sur, ante el temor a los desprendimientos en la muralla. Tras un requerimiento de la Junta, Costas indicó que, por el momento, no existe peligro en esta zona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios