Cádiz

La Corporación da luz verde al cambio del uso de Tiempo Libre

  • Todos los grupos aprueban por unanimidad la modificación puntual en su fase inicial del PGOU para dar cabida a los convenios firmados con la Junta de Andalucía y Telefónica

Parte del futuro urbanístico de la ciudad dio ayer un paso importante al aprobar el Pleno del Ayuntamiento de Cádiz por unanimidad la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) en su fase inicial para dar cumplimiento a los convenios urbanísticos suscritos por el Consistorio gaditano con la Junta de Andalucía y Telefónica.

De estos dos acuerdos sobresale principalmente la futura instalación de tres nuevos hoteles en la ciudad. El más relevante de ellos es el que ocupará la Residencia Tiempo Libre, cuyo edificio pretende enajenar la Administración andaluza a pesar de la idea contraria del equipo de Gobierno municipal. A éste se unirán los dos inmuebles de Telefónica en la calle Ancha y el Pirulí, en donde está situada provisionalmente la Comisaría Provincial de la Policía Nacional. La operación con la compañía de telefonía reportará a las arcas locales casi un millón de euros.

A pesar del entendimiento entre las partes, las discrepancias, como casi siempre suele pasar, aparecieron por la primera intención del equipo de Gobierno, con su edil de Urbanismo, Martín Vila, a la cabeza, de mantener Tiempo Libre para el turismo social. Sin embargo, ya Vila ha dado su brazo a torcer y ha pasado a solicitar a la Junta de que destine la plusvalía de la enajenación del inmueble para poner en marcha otros proyectos pendientes en la ciudad por parte del Gobierno andaluz, como el albergue, el hospital o la segunda fase de Matadero.

Aun así, el teniente de alcalde puso el dedo en la llaga al afirmar que "no quedó justificado el cierre en ningún momento, no tenía daños estructurales y fue una decisión política". Con todo, el concejal de Ganar Cádiz en Común se defendió de las acusaciones de haber retrasado la presentación de la modificación puntual al resaltar que la tramitación fue la "pertinente".

La idea de Vila con Tiempo Libre despertó especial beligerancia en el portavoz del PP, Ignacio Romaní, que le manifestó que dimitiera de su cargo como concejal de Urbanismo o dejara "de dar lecciones de coherencia y honestidad" por haber presentado una moción con la que no estaba de acuerdo.

Ante esto, Romaní le mostró su desconfianza para llevar la tramitación del planeamiento de la ciudad. "No nos fiamos ni un pelo porque está en contra de lo que se aprueba", aseveró el concejal popular, que también le acusó de "haber parado todos los proyectos" de la ciudad desde que está en el Gobierno local. Entre ellos, hizo hincapié en el problema del proyecto del centro hospitalario en las oficinas de Altadis.

Este tema lo rescató también el portavoz del PSOE, Fran González, que le pidió al alcalde, José María González, que "se siente con los empresarios y replantee su postura".

Centrado en Tiempo Libre, el socialista defendió la postura de la Junta con este edificio al sentenciar que "no hay administración que pueda soportar mantener" su uso destinado para el turismo social. Por su parte, su compañera Victoria Rodríguez criticó "el doble discurso" del equipo de Gobierno con otras administraciones tras haberse discutido en el Pleno "la venta del hotel del Estadio" o por su intención de construir el pabellón Portillo "con la financiación de la venta de los bajos comerciales". "Hay que tener un criterio para todas las administraciones, no para lo mío una cosa y para los otros otra cosa", declaró.

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos, Juan Manuel Pérez Dorao, mostró su satisfacción por la modificación puntual del PGOU por tener "una utilidad relevante para el incremento de plazas hoteleras en la ciudad", por lo que pidió que "la tramitación urbanística se haga con máxima celeridad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios