Alerta sanitaria Salud retira por listeriosis una morcilla elaborada y distribuida en la provincia de Cádiz

Salud y solidaridad

Coronavirus en Cádiz: “Eslabones de una cadena en la que si uno falla, se rompe”

  • Alumnos del centro educativo María Inmaculada de Cádiz llevaron hasta las puertas del hospital palabras de ánimo y agradecimiento a todo el colectivo de sanitarios

Nos acostumbramos al whatsapp, al email, al “me gusta”... y a veces olvidamos que es importante demostrar la cercanía cara a cara.

Los alumnos y alumnas del centro educativo María Inmaculada de Cádiz no se lo pensaron este miércoles dos veces, y perfectamente coordinados por sus profesores, por el departamento pastoral y por el equipo directivo del centro se acercaron hasta las mismísimas puertas del hospital Puerta del Mar para demostrar, todo lo cerca que permiten las restricciones de la pandemia, sus palabras de ánimo y de agradecimiento hacia el colectivo de sanitarios.

Hasta allí llegaron con pequeñas pancartas y se ubicaron, sin ánimo de entorpecer la labor de nadie, en la acera de enfrente del hospital. Intentaron elevar el volumen de sus aplausos, tanto como para que los pacientes ingresados en este centro sanitario no se sintieran solos, al menos ayer, durante esta visita de los alumnos del centro educativo María Inmaculada.

Una vez allí, mientras que los alumnos hacían visibles sus pancartas con sus mensajes de ánimo y agradecimiento, el equipo directivo del centro entregó en mano al gerente del hospital, Sebastián Quintero, un manifiesto, cuyo contenido le pidieron que trasladara a los responsables de los distintos departamentos de este hospital gaditano.

“Nos sentimos muy orgullosos de tener un gran sistema sanitario y unos profesionales extraordinarios. No queremos nombrar ningún colectivo en particular porque todos son igual de importantes, eslabones de una misma cadena, en la cual, si uno falla, ésta se rompe”, decía el manifiesto.

El escrito que entregaron a Quintero seguía diciendo que “sin duda alguna, sois un ejemplo de amor y compasión. Esa que nos toca el corazón y nos hace movilizarnos para aliviar el sufrimiento de las personas que se encuentran en una situación vulnerable de salud. Lo estáis haciendo de una forma generosa y valiente, dando todo de sí. Sacrificando vuestro tiempo libre, el contacto con vuestras familias y amigos y arriesgando la vida para sostener, aliviar, curar y prevenir el sufrimiento de otros. Y de esos otros, cualquiera puede ser uno mismo”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios