Coronavirus Cádiz “En Cádiz tenemos muchísimo riesgo de vivir un segundo brote importante”

  • Dos residentes del Hospital Puerta del Mar advierten que no es el momento de relajarse porque la provincia carece de la inmunidad de grupo que se ha desarrollado en otras ciudades

Susana Pascual (izquierda) y María del Carmen García (derecha).

Susana Pascual (izquierda) y María del Carmen García (derecha). / D.C.

María del Carmen García y Susana Pascual tienen 29 años cada una. Las dos trabajan en el Hospital Puerta del Mar. La primera cursa su quinto año de residencia en la especialidad de Medicina Intensiva y la segunda, su cuarto año en Medicina Interna. Su juventud no les impide ofrecer una visión rigurosa y pormenorizada de la situación que vive Cádiz ante la pandemia del Covid-19.

Ambas coinciden en subrayar que actualmente la crisis sanitaria ha dado “una tregua” a la provincia gaditana. “Está disminuyendo el número de contagios y, por tanto, el número de ingresos hospitalarios”, señala García. “Desde que tuviéramos el máximo número de ingresados en planta a mediados de marzo, afortunadamente el número de pacientes con Covid-19 ha decrecido”, insiste Pascual.

Inicialmente, cuando empezaron a diagnosticarse los primeros casos, “hubo mucha incertidumbre sobre el manejo y los circuitos que debían seguir estos pacientes por el hospital, por lo que se vivieron momentos de mucha ansiedad.”, explica Susana. “A medida que hemos ido adaptándonos a la situación y hemos corregido errores, esta ansiedad ha ido desapareciendo. Hemos tenido momentos muy duros, no obstante, no hemos vivido la pandemia con tanta intensidad como en otros puntos del país y, en parte, creo que esto ha sido por la magnífica labor que han realizado los compañeros del servicio”. “La gran suerte de no sufrir una situación tan devastadora como la vivida por algunos compañeros de Madrid se debe a que en Cádiz nos aislamos antes de que empezara a haber un gran volumen de casos”, apostilla Susana.

María del Carmen y Susana apuntan así a otro factor que ha sido clave para hacer frente a la pandemia en Cádiz: la previsión. “En la Unidad de Cuidados Intensivos hemos tenido tiempo para organizarnos, ya que los primeros pacientes llegaron más tarde que en otras provincias. Gracias a la dedicación y al esfuerzo de algunos compañeros, se han elaborado protocolos para el adecuado funcionamiento de la unidad durante ese lapso que nos dio la pandemia. Todos los profesionales somos un equipo y cada uno es fundamental en su labor. Estamos dando lo mejor de nosotros mismos y haciendo un gran esfuerzo para ofrecer la mejor atención a nuestros pacientes”.

"Nos sentimos engañados. Hemos estado falsamente protegidos con mascarillas defectuosas"

La voluntad y entrega de estas dos jóvenes gaditanas no les resta espíritu crítico para denunciar la falta de medios de protección que padecen a diario para desempeñar sus funciones. “¿Suficientes medios? Depende del día. ¿Son efectivos? No lo sabemos”, dispara García. “Nos sentimos engañados, ya que hemos estado falsamente protegidos con las mascarillas defectuosas retiradas por el Gobierno. Nos han expuesto a todos a un riesgo y muchos de los compañeros han enfermado. ¿Alguien se hará responsable? Esto es un error muy grave que no se puede permitir”, sentencia la joven residente.

En cuanto a la cantidad (no a la calidad) de los medios disponibles, Susana describe que usan “mascarilla FPP2 y mascarilla quirúrgica encima” para entrar en las habitaciones Covid. “Además, vamos con batas impermeables, doble guante y pantalla protectora. Agradecemos desde aquí a todos los colectivos que se han puesto en contacto con nosotros para enviarnos material”.

Por su parte, María del Carmen indica que en la Unidad de Cuidados Intensivos se ha hecho un uso limitado de los medios de protección. “Se ha intentado reducir al mínimo el personal asistencial en la Unidad Covid para no llegar a una situación de desabastecimiento, lo cual ha sobrecargado a muchos sanitarios”.

"Si nos relajamos, volveremos a tener otro pico y el sistema no podrá sostenerlo"

Las dos residentes aprovechan estas líneas para mandar un mensaje a la población gaditana: “No es el momento de relajarse, en absoluto. Las medidas de contención están siendo efectivas, pero la vuelta a la normalidad deberá ser muy progresiva y nuestra forma de vivir tendrá que cambiar por el bien de todos. Y recalco todos, puesto que no solo hay que proteger a la población más vulnerable; nadie está libre de ingresar por una neumonía secundaria a Covid-19. Si nos relajamos, volveremos a tener otro pico y el sistema no podrá sostenerlo”, afirma García.

No obstante, la joven precisa que “no hay que tener miedo, sino ser muy riguroso en el cumplimiento de las medidas de protección e higiene, reducir y agrupar las salidas para lo imprescindible y ser responsable. El banco o el supermercado no pueden convertirse en lugares de encuentro, muchas personas están muriendo a diario”.

Según Susana, “no hay que relajarse, entre otras razones, porque carecemos de la inmunidad de grupo que sí se ha desarrollado en otras ciudades. Por eso en Cádiz tenemos muchísimo riesgo de vivir un segundo brote importante en cuanto se levanten las medidas de aislamiento”.

Ir a trabajar todos los días al Puerta del Mar a sabiendas de que el Covid está allí no es tarea fácil. Tiene, evidentemente, un lado negativo pero también, una vertiente positiva. “Nosotros, los sanitarios, no somos héroes, sino personas como vosotros, con riesgo de enfermar y con seres queridos a los que proteger. Nos exponemos y los exponemos a diario a esta enfermedad para velar por la salud de todos”, dice María del Carmen. “La parte buena de la epidemia es la gratitud que recibimos de pacientes y de otros compañeros”, concluye Susana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios